Trump de capa caí­da y re­pu­bli­ca­nos quie­ren po­ner fin a su can­di­da­tu­ra

DE­LE­GA­DOS BUS­CAN CAM­BIAR REGLAS DE LA CON­VEN­CIÓN PA­RA EVI­TAR VER­GON­ZO­SA DE­RRO­TA

La Pr1mera USA - - Política -

Magnate ha re­tro­ce­di­do en las en­cues­tas por su ma­la ima­gen, va­rias em­pre­sas le dan la es­pal­da y anuncian que no se­rán patrocinadores de su campaña.

Alar­ma­dos por las úl­ti­mas mo­vi­das de su vir­tual aban­de­ra­do, un gru­po de de­le­ga­dos re­pu­bli­ca­nos quie­re po­ner fin al en­sa­yo pre­si­den­cia­lis­ta de Do­nald Trump. El plan, re­ve­la­do días atrás por The Was­hing­ton Post, es su­rrea­lis­ta: im­pli­ca cam­biar las reglas de la con­ven­ción re­pu­bli­ca­na y per­mi­tir­les a los de­le­ga­dos vo­tar por el can­di­da­to que quie­ran. Si se con­cre­ta­ra, cual­quier fi­gu­ra po­dría ser el can­di­da­to.

Los de­le­ga­dos re­pu­bli­ca­nos quie­ren in­ten­tar cam­biar las reglas de la con­ven- ción, que se rea­li­za­rá a fi­nes de ju­lio, en Cle­ve­land, pa­ra des­tro­nar­lo y evi­tar lo que, pre­vén, se­rá una ver­gon­zo­sa de­rro­ta en la elec­ción ge­ne­ral de no­viem­bre.

Trump ha re­tro­ce­di­do en las en­cues­tas y su ma­la ima­gen ha al­can­za­do un nue­vo pi­co. Y ha­ce dos días, en un vo­lan­ta­zo que de­no­ta des­ajus­tes in­ter­nos, echó a su je­fe de campaña, Co­rey Le­wan­dows­ki.

La úl­ti­ma en­cues­ta del diario The Was­hing­ton Post y la ca­de­na de no­ti­cias ABC, di­fun­di­da des­pués del ti­ro­teo, fue ca­te­gó­ri­ca: sie­te de ca­da diez nor­te­ame­ri­ca­nos tie­nen una ma­la ima­gen de Trump; en­tre los jó­ve­nes, esa pro­por­ción sube al 75%; en­tre las mu­je­res, al 77%, y en­tre los his­pa­nos, llega al 89%. Los la­ti­nos, a quie­nes Trump ha de­nos­ta­do des­de el ini­cio de su campaña, ten­drán una in­fluen­cia de­ter­mi­nan­te en el desen­la­ce de la elec­ción pre­si­den­cial.

El pro­me­dio de las en­cues­tas del si­tio Rea­lC­lea­rPo­li­tics, ter­mó­me­tro de la com­pul­sa po­lí­ti­ca, que a fi­nes de ma­yo ha­bía lle­ga­do a mos­trar a Trump unas dé­ci­mas por de­lan­te de la vir­tual can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, se ha da­do vuel­ta y aho­ra tie­ne a la de­mó­cra­ta con una ven­ta­ja de más de cin­co pun­tos.

Va­rias em­pre­sas les han da­do la es­pal­da al magnate y al Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Ap­ple, la se­gun­da com­pa­ñía más va­lio­sa del mun­do de­trás de Ex­xon, anun­ció que no es­ta­rá es­te año en­tre los patrocinadores de la con- ven­ción de Cle­ve­land. Otras em­pre­sas, co­mo Wells Far­go, UPS, Mo­to­ro­la, Ford, el ban­co de in­ver­sión JP Mor­gan y Wal­greens tam­po­co se­rán de la par­ti­da, se­gún la agen­cia Bloom­berg.

El lí­der re­pu­bli­cano en el Con­gre­so, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, tu­vo que res­pon­der sobre la mo­vi­da. No la con­de­nó. "No es mi tra­ba­jo de­cir­les a los de­le­ga­dos lo que tie­nen que ha­cer", res­pon­dió en uno de los pro­gra­mas po­lí­ti­cos del do­min­go. "Ellos ha­cen las reglas, ellos to­man las de­ci­sio­nes", anotó.

Fu­rio­so, Trump equi­pa­ró el in­ten­to pa­ra qui­tar­le la can­di­da­tu­ra a un gol­pe de Es­ta­do, di­jo que era "ile­gal" y lue­go se preo­cu­pó por re­cor­dar que ha si­do el pre­can­di­da­to más vo­ta­do en la his­to­ria del par­ti­do en las in­ter­nas pre­si­den­cia­les. Pe­ro ese da­to, es­tos días, po­co pa­re­ce im­por­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.