Or­lan­do co­mien­za a vol­ver a la nor­ma­li­dad

MI­LES SI­GUEN EN­VIAN­DO MEN­SA­JES

La Pr1mera USA - - Locales -

Han pa­sa­do cer­ca de dos se­ma­nas de la ma­sa­cre en la dis­co­te­ca Pul­se en Or­lan­do, la co­mu­ni­dad in­ten­ta re­gre­sar a la nor­ma­li­dad en me­dio de las in­te­rro­gan­tes de lo su­ce­di­do, del do­lor, las con­tro­ver­sias sobre el con­trol de ar­mas, la ame­na­za del te­rro­ris­mo y el lla­ma­do a la uni­dad. Un mar de pre­gun­tas y fuer­tes emo­cio­nes si­gue inun­dan­do la ciu­dad má­gi­ca que se ha vis­to man­cha­da por el peor ti­ro­teo ma­si­vo en la his­to­ria de EEUU.

Pe­ro a pe­sar del des­con­sue­lo, de la pesadilla y del do­lor, la co­mu­ni­dad se ha unido. To­dos si­guen ade­lan­te, po­co a po­co, día a día.

“Al co­ra­zón de Or­lan­do le han ro­ba­do un pe­da­zo que se com­po­nía de 49 per­so­nas. Es­to no nos va a de­fi­nir, nos va­mos a unir más, nos va­mos a le­van­tar co­mo la es­pu­ma. Hay un plan de ac­ción de asis­ten­cia pa­ra las víc­ti­mas y va­mos a con­ti­nuar de esa ma­ne­ra”, afir­mó Tony Or­tiz, co­mi­sio­na­do de la Ciu­dad de Or­lan­do, en un servicio es­pe­cial pa­ra cua­tro víc­ti­mas del in­ci­den­te, que eran es­tu­dian­tes del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio Ana G. Mén­dez, en Or­lan­do.

Las vi­gi­lias, ser­vi­cios re­li­gio­sos, tri­bu­tos pós­tu­mos, los en­tie­rros em­pe­za­ron a to­mar lu­gar al pa­sar los días de la ma­sa­cre co­me­ti­da por Omar Ma­teen, quien se iden­ti­fi­có co­mo un ‘sol­da­do is­lá­mi­co’, pe­ro que las au­to­ri­da­des de la FBI han ase­gu­ra­do que has­ta el mo­men­to no hay nin­gu­na evi­den­cia que Ma­leen hu­bie­se te­ni­do una co­ne­xión di­rec­ta con ISIS u otro gru­po te­rro­ris­ta.

Po­bla­ción de Or­lan­do re­na­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.