Es­tu­dian­te es par­te de muer­te de in­di­gen­te

NO HI­ZO NA­DA PA­RA AYU­DAR A AN­CIANO

La Pr1mera USA - - Locales -

Su­der cur­sa­ba su úl­ti­mo año en la se­cun­da­ria San­ta­na, era po­rris­ta.

Una po­rris­ta de 18 años de edad, quien es­ta­ba por gra­duar­se de la se­cun­da­ria, fue arres­ta­da y acu­sa­da por par­ti­ci­par en la gol­pi­za que de­jó a un des­am­pa­ra­do muer­to en el con­da­do de San Die­go.

Hai­ley Su­der se de­cla­ró cul­pa­ble el lu­nes de dos car­gos de ser un ac­ce­so­rio del in­ci­den­te violento, in­for­mó la ofi­ci­na del fis­cal de dis­tri­to del Con­da­do de San Die­go.

Se­gún la fis­ca­lía, Su­der era no­via de uno de los dos her­ma­nos acu­sa­dos de ase­si­nar a Geor­ge Lo­wery, de 50 años. In­ves­ti­ga­do­res de la Di­vi­sión de Ho­mi­ci­dio del She­riff de San Die­go, quie­nes se en­car­ga­ron de la in­ves­ti­ga­ción, no acla­ra­ron qué rol tu­vo Su­der en la muer­te del hom­bre.

Su­der cur­sa­ba su úl­ti­mo año en la se­cun­da­ria San­ta­na, pe­ro no se gra­duó con su cla­se es­te mes, di­jo Cat­he­ri­ne Mar­tin, por­ta­voz del Dis­tri­to Es­co­lar Gross­mont, Los An­ge­les Ti­mes. Tam­bién con­fir­mó que la jo­ven­ci­ta era po­rris­ta.

Los her­ma­nos Aus­tin Mos­trong, 20, y Pres­ton Mos­trong, 19, han re­co­no­ci­do su par­ti­ci­pa­ción en la pa­li­za de Lo­wery, se­gún la fis­ca­lía.

La es­po­sa de Lo­wery lo en­con­tró in­cons­cien­te el pa­sa­do 24 de abril cer­ca del cam­pa­men­to pa­ra de­sam­pa­ra­dos don­de vi­vía la pa­re­ja, cer­ca de Chubb La­ne y la ave­ni­da North Mag­no­lia en San­tee, se­gún el She­riff. Lo­wery su­frió un trau­ma se­ve­ro des­pués de ha­ber si­do pa­tea­do y gol­pea­do en la ca­be­za.

Fue tras­la­da­do a un hos­pi­tal, don­de mu­rió días des­pués. In­ves­ti­ga­do­res del She­riff ale­ga­ron Lo­wery fue tor­tu­ra­do du­ran­te el ata­que. La hi­ja de Lo­wery, Ka­tey To­rres, lan­zó una cuen­ta de GoFun­dMe pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra los gas­tos de la fa­mi­lia.

Su ma­dre, di­jo la jo­ven al dia­rio an­ge­lino, en­con­tró a su pa­dre “bru­tal­men­te gol­pea­do, en­san­gren­ta­do, ata­do, bo­ca aba­jo e in­cons­cien­te. Cu­bier­to pa­ra mo­rir”.

To­rres des­cri­bió a su pa­dre co­mo un hom­bre ge­ne­ro­so que su­frió en sus úl­ti­mos días. Tu­vo un de­rra­me ce­re­bral y dos he­mo­rra­gias ce­re­bra­les co­mo con­se­cuen­cia de los gol­pes.

Jó­ve­nes se en­sa­ña­ron con in­di­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.