“TRUMP ES UN FAR­SAN­TE”

Jue­za del tri­bu­nal Su­pre­mo de EE.UU. afir­ma que vir­tual can­di­da­to re­pu­bli­cano no tie­ne con­sis­ten­cia y di­ce lo pri­me­ro que se le vie­ne a la ca­be­za • RUTH BA­DER GINS­BURG PRE­GUN­TA ¿CÓ­MO HA SA­LI­DO ADE­LAN­TE SIN HA­BER HE­CHO PÚ­BLI­CAS SUS DE­CLA­RA­CIO­NES DE REN­TA?

La Pr1mera USA - - Portada -

Una jue­za del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Es­ta­dos Uni­dos Ruth Ba­der Gins­burg, aban­de­ra­da del ala pro­gre­sis­ta, lla­mó ayer "far­san­te" al vir­tual nominado del Par­ti­do Re­pu­bli­cano a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Do­nald Trump, en un mo­vi­mien­to na­da ha­bi­tual por par­te de un ma­gis­tra­do de la más al­ta cor­te del país.

En una en­tre­vis­ta con CNN, Gins­burg, de 82 años, no só­lo se re­afir­mó en los co­men­ta­rios que el fin de se­ma­na rea­li­zó en The New York Ti­mes, sino que fue más allá, til­dó a Trump de "far­san­te" y cri­ti­có que la pren­sa sea "sua­ve" con él por no in­sis­tir más en el he­cho de que no ha he­cho pú­bli­cas sus de­cla­ra­cio- nes de la ren­ta.

"Es un far­san­te. No tie­ne con­sis­ten­cia. Di­ce lo pri­me­ro que le vie­ne a la ca­be­za en ca­da mo­men­to. Tie­ne mu­cho ego. ¿Có­mo ha sa­li­do ade­lan­te sin ha­cer pú­bli­cas sus de­cla­ra­cio­nes de la ren­ta? La pren­sa pa­re­ce ha­ber si­do muy sua­ve en eso", in­di­có Gins­burg a la ca­de­na de te­le­vi­sión. Gins­burg ge­ne­ró po­lé­mi­ca el fin de se­ma­na cuan­do en una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en The New York Ti­mes di­jo no po­der ima­gi­nar qué se­ría de Es­ta­dos Uni- dos en ca­so de que Do­nald Trump ga­na­se las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, un ges­to que cri­ti­ca­ron me­dios y ju­ris­tas tan­to con­ser­va­do­res co­mo pro­gre­sis­tas al con­si­de­rar que no es pro­pio de una ma­gis­tra­da del Su­pre­mo.

El pro­pio Trump res­pon­dió a la jue­za que ve muy "po­co apro­pia­do que una jue­za del Tri­bu­nal Su­pre­mo de EEUU se in­vo­lu­cre en una cam­pa­ña po­lí­ti­ca", que ello su­po­ne una "des­hon­ra pa­ra la cor­te" y que Gins­burg de­be­ría pe­dir perdón a sus co­le­gas.

"No lo po­día creer cuan­do lo vi", la­men­tó el vir­tual can­di­da­to re­pu­bli­cano, en alu­sión a lo inau­di­to de que una de las per­so­nas que tie­nen en sus ma­nos la to­ma de de­ci­sio­nes con res­pec­to a los ca­sos que un hi­po­té­ti­co fu­tu­ro Go­bierno de Trump po­dría lle­var an­te la Jus­ti­cia le cri­ti­que abier­ta­men­te.

Gins­burg no só­lo po­dría te­ner que juz­gar po­lí­ti­cas y me­di­das de Trump en ca­so de que és­te lle­gue a pre­si­den­te, al­go que tras sus co­men­ta­rios pre­sen­ta­ría se­rias du­das so­bre su im­par­cia­li­dad, sino que in­clu­so po­dría te­ner que de­ci­dir si és­te lle­ga o no a pre­si­den­te en ca­so de que se pro­duz­ca al­gu­na ano­ma­lía en las elec­cio­nes. Ese es­ce­na­rio se dio, por ejem­plo, con el re­cuen­to de vo­tos en Flo­ri­da en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2000 y fue jus­ta­men­te una de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo (en el que ya es­ta­ba Gins­burg) lo que al fi­nal dio la vic­to­ria elec­to­ral a Geor­ge W. Bush fren­te a su ri­val de­mó­cra­ta Al Go­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.