Edú­ca­se so­bre la vio­len­cia do­més­ti­ca

La Prensa - Orlando - - LOCALES/ESTADO - Co­mi­sio­na­do del Dis­tri­to 2

En oc­tu­bre se ce­le­bra la cam­pa­ña na­cio­nal anual del Mes de Con­cien­ti­za­ción de la Vio­len­cia Do­més­ti­ca.

Por años es­te pro­ble­ma so­cial fue ig­no­ra­do y es­con­di­do. La pa­la­bra “do­més­ti­ca” se re­fie­re al con­tex­to del ho­gar li­bre de “tes­ti­gos” de afue­ra. La “vio­len­cia” per­pe­tra­da se re­fie­re ma­yor­men­te al abu­so cor­po­ral que de­ja hue­llas fí­si­cas en la víc­ti­ma del mis­mo.

An­te­rior­men­te, las víc­ti­mas fé­mi­nas afec­ta­das, y en al­gu­nos ca­sos va­ro­nes, es­ta­ban tan in­ti­mi­da­das por la reac­ción de las au­to­ri­da­des y por otras ins­ti­tu­cio­nes, in­clu­yen­do las igle­sias, que su­frían el abu­so en si­len­cio.

El he­cho es que el da­ño fí­si­co en al­gu­nos ca­sos pue­de sa­nar­se, pe­ro el cons­tan­te da­ño emo­cio­nal y men­tal afec­ta a la víc­ti­ma a un ni­vel que no pue­de sos­te­ner más; es­ta si­tua­ción pue­de y ha re­sul­ta­do en al­gu­nos ca­sos en la muer­te de la víc­ti­ma, del vic­ti­ma­rio o de am­bos.

Los es­tu­dios y es­ta­dís­ti­cas del abu­so do­més­ti­co in­di­can que en la ma­yo­ría de los ca­sos la víc­ti­ma es la mu­jer. La da­ta ade­más re­ve­la que es­ta en­fer­mi­za re­la­ción tie­ne co­mo prin­ci­pal es­ce­na­rio el ho­gar de pa­re­jas pro­ce­den­tes de to­dos los ni­ve­les so­cio-eco­nó­mi­cos, ét­ni­cos, edu­ca­cio­na­les, re­li­gio­sos, etc., o sea en la au­sen­cia de tes­ti­gos.

La cau­sa prin­ci­pal del abu­so es la “men­ta­li­dad o sen­tir” de la per­so­na que co­me­te el abu­so de que su pa­re­ja es su “pro­pie­dad”, o sea que ca­re­ce de per­so­na­li­dad pro­pia, por lo tan­to, que tie­ne que su­je­tar­se in­con­di­cio­nal­men­te a la per­so­na do­mi­nan­te que uti­li­za la in­ti­mi­da­ción y la cruel­dad fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca pa­ra ejer­cer su to­tal con­trol.

Es un he­cho in­ne­ga­ble que pa­ra po­der li­diar con es­tos abu­sos se re­quie­re la in­ter­ven­ción de to­da la co­mu­ni­dad de for­ma uni­da y or­ga­ni­za­da pa­ra edu­car có­mo evi­tar es­ta en­fer­me­dad so­cial y có­mo ayu­dar a las víc­ti­mas de abu­so den­tro y fue­ra del ho­gar.

En el con­da­do Os­ceo­la, co­mo en otros lu­ga­res du­ran­te es­ta ce­le­bra­ción, un gran nú­me­ro de or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro, igle­sias, es­cue­las, co­mer­cios, hos­pi­ta­les y el Go­bierno se han uni­do pa­ra edu­car la co­mu­ni­dad so­bre la vio­len­cia do­més­ti­ca y pa­ra ofre­cer­le in­for­ma­ción so­bre pro­gra­mas y or­ga­ni­za­cio- nes­que ofre­cen ser­vi­cios de ayu­da de có­mo su­pe­rar o evi­tar la vio­len­cia do­més­ti­ca.

Los ser­vi­cios in­clu­yen: con­cien­ti­za­ción so­bre el abu­so do­més­ti­co, prevención del abu­so y apo­yo pa­ra las so­bre­vi­vien­tes.

Beth­zai­da Gar­cía, fun­da­do­ra de la or­ga­ni­za­cion Vi­da en tus Ma­nos y di­rec­to­ra del mi­nis­te­rio Va­sos Frá­gi­les de la Igle­sia El Cal­va­rio, di­ri­ge es­tos dos gru­pos, cu­ya mi­sión es ofre­cer pro­gra­mas de edu­ca­ción, orien­ta­ción y ase­so­ra­mien­to acer­ca de la vio­len­cia do­més­ti­ca.

Es­tos gru­pos crean ini­cia­ti­vas que pro­mue­ven el co­no­ci­mien­to so­bre la vio­len­cia do­més­ti­ca y apo­de­ran a la mu­jer me­dian­te el co­no­ci­mien­to de la reali­dad de la vio­len­cia do­més­ti­ca.

Co­mo lí­der de la co­mu­ni­dad, me uno en re­co­no­cer es­te pro­ble­ma y a hon­rar a so­bre­vi­vien­tes. Los in­vi­to a asis­tir a se­mi­na­rio gra­tui­to, Mu­jer Se­gu­ra; Fa­mi­lias Se­gu­ras, el sá­ba­do, 27, a las 9 a.m., en la Igle­sia El Cal­va­rio, en el 2500 West Oak Rid­ge Rd., en Or­lan­do.

/EDLP

El da­ño fí­si­co en al­gu­nos ca­sos pue­de sa­nar­se, pe­ro el cons­tan­te da­ño emo­cio­nal y men­tal afec­ta a la víc­ti­ma a un ni­vel que no pue­de sos­te­ner más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.