La ver­dad so­bre re­duc­cio­nes en las hi­po­te­cas

La Prensa - Orlando - - AMERICA LATINA - LIC. MÓ­NI­CA A. SANTIAGO

En la ma­yo­ría de las con­sul­tas de ban­ca­rro­ta y de­fen­sa de fo­re­clo­su­re o eje­cu­ción de hi­po­te­ca los clien­tes nos pre­gun­tan, “¿se pue­de re­du­cir el prin­ci­pal de mi hi­po­te­ca al va­lor ac­tual en el mer­ca­do de la pro­pie­dad?”.

Se es­tán trans­mi­tien­do anun­cios de te­le­vi­sión y ra­dio don­de más de un gru­po de abogados in­si­núa que se pue­de re­du­cir el prin­ci­pal de su hi­po­te­ca.

Co­mo siem­pre, es im­por­tan­te que to­do el que se en­cuen­tre con una ca­sa cu­yo va­lor sea sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor al mon­to de su prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio se ase­so­re y pre­gun­te an­tes de to­mar una de­ci­sión.

Ca­da ca­so es dis­tin­to. En al­gu­nos ca­sos, en­tien­do que mi obli­ga­ción éti­ca es de­cir­le al clien­te, aun­que ha­ya al­ter­na­ti­vas, que la me­jor al­ter­na­ti­va es en­tre­gar la ca­sa.

No obs­tan­te, to­dos te­ne­mos prio­ri­da­des dis­tin­tas, y lo que pa­ra al­gu­nos no se vea co­mo una so­lu­ción ra­zo­na­ble, o una de­ci­sión in­te­li­gen­te en tér­mi­nos de fi­nan­zas, pa­ra otros que­dar­se con su ca­sa es una prio­ri­dad, la cual se de­be res­pe­tar, siem­pre cum­plien- do con nues­tra obli­ga­ción de ex­pli­car las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas de ca­da op­ción que ten­ga el clien­te.

A pe­sar de las par­ti­cu­la­ri­da­des que pue­da te­ner ca­da ca­so, y de la in­for­ma­ción a ve­ces un po­co con­fu­sa que se re­ci­be de los dis­tin­tos me­dios, lo si­guien­te le apli­ca a to­dos, y es im­por­tan­te que se acla­re: Us­ted pue­de eli­mi­nar, por com­ple­to, su se­gun­da hi­po­te­ca o lí­nea de cré­di­to en una ban­ca­rro­ta Ca­pí­tu­lo 13. Aun­que ten­ga un atra­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en el pa­go de su hi­po­te­ca, en una ban­ca­rro­ta Ca­pí­tu­lo 13, us­ted pue­de ne­go­ciar una mo­di­fi­ca­ción per­ma­nen­te (apli­ca­ble al res­to de la vi­da de su prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio) y que­dar­se con su ca­sa. Co­mo par­te de la ne­go­cia­ción de mo­di­fi­ca­ción den­tro de la ban­ca­rro­ta Ca­pí­tu­lo 13, al­gu­nos bancos han da­do y es­tán dis­pues­tos a re­du­cir par­te del prin­ci­pal de su hi­po­te­ca, o per­do­nar por­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas o to­do el atra­so que us­ted ten­ga en sus pa­gos hi­po­te­ca­rios, si es ne­ce­sa­rio pa­ra que el pa­go de su hi­po­te­ca se ajus­te a su reali­dad fi­nan­cie­ra. En un Ca­pí­tu­lo 13, us­ted pue­de re­du­cir a pre­cio del mer­ca­do pre­sen­te el mon­to del prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio de una o va­rias pro­pie- da­des de in­ver­sión. A mo­do de ejem­plo, en uno de los ca­sos, se lo­gró una mo­di­fi­ca­ción don­de el deu­dor pa­ga so­lo $71 men­sua­les de su hi­po­te­ca, por su si­tua­ción fi­nan­cie­ra muy par­ti­cu­lar, y la dis­po­ni­bi­li­dad del ban­co hi­po­te­ca­rio a tra­ba­jar fue­ra de los pa­rá­me­tros de los pro­gra­mas exis­ten­tes.

En otro ca­so, se ne­go­ció y se lo­gró que el ban­co hi­po­te­ca­rio per­do­na­ra o eli­mi­na­ra del prin­ci­pal los ca­si $100,000 en atra­sos que te­nía el deu­dor en pa­gos hi­po­te­ca­rios.

Cla­ro, no to­dos los ca­sos son igua­les, y por eso es esen­cial que los lec­to­res en­tien­dan la im­por­tan­cia de ase­so­rar­se con un abo­ga­do con ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria, en­ten­der cuá­les son sus op­cio­nes, y te­ner cla­ro lo que pue­de es­pe­rar de la op­ción que es­co­ja.

La úl­ti­ma de­ci­sión es del ban­co hi­po­te­ca­rio.

El pro­gra­ma de me­di­ca­ción de mo­di­fi­ca­ción de prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios que ofre­ce el Tri­bu­nal en la ban­ca­rro­ta Ca­pí­tu­lo 13 es, en es­te mo­men­to, úni­co en la na­ción.

Aun­que otros tri­bu­nal de ban­ca­rro­ta en otros es­ta­dos es­tán con­si­de­ran­do adop­tar­lo, to­da­vía no se ha im­ple­men­ta­do en nin­gún otro tri­bu­nal.

No ca­be du­da de que, a raíz de es­te pro­gra­ma, y del éxi­to que ha te­ni­do lo­gran­do apro­xi­ma­da­men­te el 70% de las mo­di­fi­ca­cio­nes so­li­ci­ta­das, mu­chas per­so­nas que ca­li­fi­quen pa­ra un Ca­pí­tu­lo 7 es­co­jan pre­sen­tar un Ca­pí­tu­lo 13 pa­ra po­der par­ti­ci­par del pro­gra­ma de me­dia­ción.

No obs­tan­te, el Ca­pí­tu­lo 13 es un pro­ce­so com­ple­jo, por lo que es esen­cial que se con­sul­te a un abo­ga­do con ex­pe­rien­cia en Ca­pí­tu­lo 13 an­tes de to­mar su de­ci­sión.

Se pue­de co­mu­ni­car con la li­cen­cia­da Mó­ni­ca A. Santiago en el te­lé­fono 407- 964- 1179.

/AP

Us­ted pue­de eli­mi­nar, por com­ple­to, su se­gun­da hi­po­te­ca o lí­nea de cré­di­to ba­jo una ban­ca­rro­ta Ca­pí­tu­lo 13.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.