Có­mo lle­gar a los 102 años

El me­xi­cano Luis Mar­tí­nez Al­cán­ta­ra, que vi­ve en Del­to­na, es un no­ta­ble ejem­plo de vi­da sa­na y lon­ge­va

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Ce­ci­lia Fi­gue­roa B@ce­ci­lia­fi­gue­roa

Luis Mar­tí­nez Al­cán­ta­ra cum­plió ha­ce po­co 102 años. Lú­ci­do, de ca­rác­ter ama­ble y son­rien­te, cree que en la vi­da hay que to­mar­se las co­sas con al­go de hu­mor sin enojos, te­ner pa­cien­cia y so­bre to­do co­mer bien pa­ra vi­vir una vi­da lar­ga y ser agra­de­ci­do por ca­da vi­ven­cia.

“Hay que te­ner alma pa­ra los pro­ble­mas de la vi­da, no eno­jar­se, hay que co­mer sa­lu­da­ble. Me es­for­cé por mi fa­mi­lia y to­dos los días re­zo no so­lo por mis hi­jos sino por to­do el mun­do. Cuan­do po­día ca­mi­na­ba has­ta des­cal­zo has­ta el al­tar de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe en Mé­xi­co, aho­ra me con­for­mo con re­zar­le y pe­dir­les nos ayu­de, por­que to­dos ne­ce­si­ta­mos ayu­da di­vi­na”, di­jo es­te me­xi­cano, re­si­den­te de Del­to­na.

Re­cor­dó que na­ció el 27 de ma­yo de 1915 y que ca­só el 23 de ma­yo de 1943 con su ama­da, Pau­la Ra­mos, con quien pro­creó seis hi­jos en Mé­xi­co: Jo­sé Luis Mar­tí­nez Ra­mos, de 73 años; Sil­via Gue­va­ra, de 70; Ma­ría de Lour­des, quien fa­lle­ció a los 44 años; Gra­cie­la Ló­pez, de 64; y los ge­me­los So­nia Patricia Te­je­da y Juan Car­los Mar­tí­nez, de 62 años.

En­viu­dó a los 61 años y no vol­vió a ca­sar­se, de­di­cán­do­se por com­ple­to a sus hi­jos y fa­mi­lia. Hoy cuen­ta con 14 nie­tos, 19 bis­nie­tos y un ta­ta­ra­nie­to.

Co­mo un hom­bre tra­ba­ja­dor, res­pon­sa­ble, de buen ca­rác­ter y que le sa­ca un chis­te a cual­quier si­tua­ción de la vi­da dia­ria lo des­cri­bió su hi­ja Sil­via Gue­va­ra, quien aho­ra lo lle­va a sus ci­tas mé­di­cas, de com­pras y de pa­seo. Su pa­dre ma­ne­jó has­ta los 101 años de edad.

“¡Qué no nos ha en­se­ña­do nues­tro pa­dre!”, ex­cla­mó con voz en­tre­cor­ta­da, Gue­va­ra, y quien di­jo sen­tir­se ben­de­ci­da por te­ner­lo con vi­da y po­der­lo dis­fru­tar en es­ta eta­pa de su vi­da.

“No hay pa­la­bras. Es un hom­bre jus­to, ho­nes­to, tra­ba­ja­dor, aho­rra­ti­vo, muy po­cas ve­ces lo he vis­to enoja­do, le sa­ca chis­te a ca­si to­do. Co­mo cual­quier pa­dre que ha bus­ca­do lo me­jor pa­ra sus hi­jos. To­dos sus hi­jos son hom­bres y mu­je­res de bien. Al mo­rir mi ma­dre se de­di­có a no­so­tros, nos uni­mos más”, di­jo su hi­ja Sil­via, quien vi­ve con su fa­mi­lia cer­ca de él.

El lon­ge­vo me­xi­cano pre­ci­só que lee sin an­te­ojos, le diag­nos­ti­ca­ron dia­be­tes a sus 92 años, en­fer­me­dad que tie­ne con­tro­la­da, y que pe­se a usar bas­tón es un hom­bre ac­ti­vo. “Ca­mi­na­ba co­mo 10 y 15 ca­lles has­ta los 80 años, ha­cía ejer­ci­cio, me gus­ta­ba mu­cho ju­gar te­nis, y aho­ra ha­go 30 mi­nu­tos dia­rios de bi­ci­cle­ta fi­ja”, co­men­tó Mar­tí­nez, ante lo que su hi­ja Sil­via son­rió y di­jo: “él has­ta me ga­na­ba en ha­cer ejer­ci­cio. Ha si­do un hom­bre muy fuer­te”.

Con­ta­dor pú­bli­co de pro­fe­sión, a sus 42 años te­nía dos tra­ba­jos en Mé­xi­co y no le al­can­za­ba pa­ra sos­te­ner su fa­mi­lia. Por eso de­ci­dió acep­tar la pe­ti­ción fa­mi­liar de su her­mano que vi­vía en Nue­va York, a don­de lle­gó a tra­ba­jar a una fá­bri­ca don­de em­pe­zó lim­pian­do y ter­mi­nó sien­do el lí­der de un de­par­ta­men­to a car­go de seis per­so­nas.

En­via­ba sin fal­ta el di­ne­ro ob­te­ni­do a su fa­mi­lia. “Fue un tiem­po du­ro, pe­ro me es­for­cé con la idea fi­ja de traer a to­da a mi fa­mi­lia”, di­jo Mar­tí­nez. Y así lo con­si­guió seis años des­pués. Cuan­do se es­ta­ble­ció, es­tu­dió in­glés y pu­do ver el fru­to de sus años de sa­cri­fi­cio con la re­com­pen­sa de su fa­mi­lia uni­da.

Tra­ba­jó has­ta los 65 años en Nue­va York y se mu­dó a Flo­ri­da don­de re­si­día su her­mano pa­ra vi­vir sus años de re­ti­ro. Vi­ve so­lo y co­ci­na sus ali­men­tos, ma­yor­men­te po­llo y pes­ca­do, le ha gus­ta­do via­jar y aún tie­ne un de­seo por cum­plir: co­no­cer Ale­ma­nia y al­go más de Eu­ro­pa, un de­seo que es­pe­ran rea­li­zar­le sus hi­jos.

En­tre tan­to, ha de­di­ca­do su tiem­po pa­ra via­jar en­tre Mé­xi­co, Nue­va York y Flo­ri­da pa­ra dis­fru­tar de sus hi­jos, nie­tos, bis­nie­tos y de­más des­cen­den­cia que vi­ven en esos si­tios. So­lo dos hi­jas vi­ven en Flo­ri­da.

Su fa­mi­lia se emociona ca­da año al ce­le­brar un año más de su vi­da. Rea­li­za­ron una mi­sa y ve­la­da por sus 100 años de edad, lue­go a sus 101 pu­die­ron es­tar to­dos sus hi­jos en su día es­pe­cial y el pa­sa­do cum­plea­ños lo fes­te­ja­ron en el res­tau­ran­te Ha­ba­ne­ros, don­de co­mió car­ni­tas y dis­fru­tó de un buen pe­da­zo de pas­tel de cum­plea­ños.

“Yo le di­go a mis her­ma­nos que lo de­je­mos dis­fru­tar”, di­jo Gue­va­ra, quien ex­hor­tó a los hi­jos a re­com­pen­sar a sus pa­dres con tiem­po y ca­ri­ño en sus años do­ra­dos.

“Na­die sa­be lo que tie­ne en la vi­da has­ta que lo per­de­mos. Hon­ren en vi­da a sus pa­dres, ya ellos hi­cie­ron mu­cho por no­so­tros, hay que dar­les en vi­da más que na­da amor. Mu­chos hi­jos quie­ren lle­var a un asi­lo a sus pa­dres, allí se mue­ren. Si pue­den cui­dar­los, há­gan­lo, ten­gan pa­cien­cia y dí­gan­les que los aman mu­cho”, agre­gó es­ta hi­ja agra­de­ci­da.l

CORTESÍA

El me­xi­cano Luis Mar­tí­nez Al­cán­ta­ra (cen­tro, de ca­mi­sa co­lor cla­ro) cum­plió 102 años en ma­yo de 2017. Vi­ve en Del­to­na, Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.