La tra­ge­dia en Texas y la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria

El Gobierno ya se ha­bía jac­ta­do de que sus du­ras ac­cio­nes ha­cia in­mi­gran­tes au­men­ta­ban el pre­cio de los co­yo­tes

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Pi­lar Ma­rre­ro Pi­lar.ma­rre­ro@im­pre­me­dia.com

Ja­mes Matt­hew Brad­ley Jr, el ca­mio­ne­ro de 60 años que ma­ne­ja­ba el vehícu­lo lleno de in­do­cu­men­ta­dos en el que 11 de los trans­por­ta­dos mu­rie­ron, po­dría en­fren­tar la pe­na de muer­te o ca­de­na per­pe­tua lue­go de ser acu­sa­do por au­to­ri­da­des fe­de­ra­les de “trans­por­te de ex­tran­je­ros ile­ga­les”.

No obs­tan­te la pro­me­sa de “mano du­ra” por las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, los ex­per­tos in­di­ca­ron que ya hay se­ña­les de que la re­tó­ri­ca de Trump so­bre el mu­ro, los pla­nes de con­tra­tar a mi­les de pa­tru­lle­ros fron­te­ri­zos y otras me­di­das po­li­cia­les han au­men­ta­do el cos­to de los co­yo­tes y el ries­go del cru­ce.

No es la primera vez en la his­to­ria de es­te país que es­to ocu­rre, se­ña­lan.

“Trans­por­te de ex­tran­je­ros ile­ga­les”: ese es el nom­bre del car­go por el que se im­pu­tó a Brad­ley, lue­go que las au­to­ri­da­des en­con­tra­ron un ca­mión re­ple­to de in­do­cu­men­ta­dos en el es­ta­cio­na­mien­to de un Wal­mart en San An­to­nio, Texas, el do­min­go 23 de ju­lio en la ma­dru­ga­da.

Se­gún de­ta­lles re­ve­la­dos en la acu­sa­ción for­mal, en ba­se a de­cla­ra­cio­nes rea­li­za­das por in­do­cu­men­ta­dos so­bre­vi­vien­tes, se cree que el trái­ler o ca­mión con­tu­vo en­tre 70 y has­ta 200 per­so­nas du­ran­te el tra­yec­to, que pa­ga­ron di­ver­sas can­ti­da­des de di­ne­ro pa­ra ser trans­por­ta­dos ile­gal­men­te.

En­tre los muer­tos es­ta­ban dos me­no­res de edad y al me­nos dos de los hos­pi­ta­li­za­dos en es­ta­do crí­ti­co tie­nen 15 años, se­gún re­por­tes pu­bli­ca­dos por me­dios en Texas.

En res­pues­ta al in­ci­den­te, que fue cu­bier­to por me­dios na­cio­na­les y lo­ca­les el do­min­go, fun­cio­na­rios de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump ha­bla­ron de “mano du­ra” con­tra los tra­fi­can­tes hu­ma­nos y de in­ver­tir re­cur­sos po­li­cia­les en “des­man­te­lar” sus re­des.

“Es­ta tra­ge­dia de­mues­tra la bru­ta­li­dad de las re­des de las que a me­nu­do ha­blo. Es­tos tra­fi­can­tes no tie­nen nin­gún res­pe­to por la vi­da hu­ma­na y so­lo bus­can ga­nan­cias”, di­jo el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, John Kelly, en un co­mu­ni­ca­do. “Con­ti­nua­re­mos ata­cán­do­los, lle­ván­do­los a la justicia y des­man­te­lan­do sus re­des”.

Es­tos in­ci­den­tes au­men­tan con la mano du­ra

No obs­tan­te, ex­per­tos en trá­fi­co y contrabando hu­mano se­ña­la­ron que es­te ti­po de in­ci­den­tes, aun­que no son nue­vos, se vuel­ven mu­cho más co­mu­nes cuan­do la re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gran­te y las ac­cio­nes po­li­cia­les se en­du­re­cen.

Tony Tal­bott, ex­per­to en trá­fi­co hu­mano y pro­fe­sor de la Universidad de Day­ton, en Ohio, di­jo que to­mar me­di­das po­li­cia­les sin re­sol­ver las ra­zo­nes por las cua­les la gen­te de­ses­pe­ra­da mi­gra, so­lo tien­de a crear más pe­li­gros pa­ra los mi­gran­tes y a au­men­tar las ga­nan­cias pa­ra los co­yo­tes y re­des de trá­fi­co.

“Tris­te­men­te, es­te no es un nue­vo fe­nó­meno”, di­jo Tal­bott, in­di­can­do que mien­tras más se in­vier­ta en pa­tru­llas fron­te­ri­zas y mu­ros, “los que que­dan en el ne­go­cio son los tra­fi­can­tes más te­rri­bles y des­al­ma­dos y las ru­tas se vuel­ven más lar­gas e in­se­gu­ras”.

De he­cho, la pro­pia Ad­mi­nis­tra­ción de Trump se jac­tó ha­ce al­gu­nas se­ma­nas de que la mano du­ra del Presidente en in­mi­gra­ción ya ha­bía au­men­ta­do el pre­cio de los co­yo­tes.

“Es­ta es una se­ñal de que ha­brá ru­tas más pe­li­gro­sas y ve­re­mos a más gen­te mu­rien­do en el de­sier­to, el con­teo de cuer­pos va a au­men­tar y tam­bién las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos”, di­jo Tal­bott.

La re­for­ma in­te­gral es la so­lu­ción, di­cen lí­de­res

La im­pac­tan­te no­ti­cia de lo ocu­rri­do con es­te ca­mión hi­zo que va­rios lí­de­res po­lí­ti­cos en Texas reac­cio­na­ran pi­dien­do una re­vi­sión de la po­lí­ti­ca na­cio­nal y una re­con­si­de­ra­ción de la re­for­ma mi­gra­to­ria co­mo so­lu­ción, mien­tras que otros acu­sa­ron a las “ciu­da­des san­tua­rio” de crear el pro­ble­ma, por su­pues­ta­men­te atraer mi­gran­tes.

El vi­ce go­ber­na­dor de Texas, Dan Pa­trick di­jo que el in­ci­den­te de­mos­tra­ba la ne­ce­si­dad de la re­for­ma. “Na­die de­be mo­rir al ve­nir a Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Pa­trick. “Es­to ne­ce­si­ta ter­mi­nar y no sé cuán­tas ve­ces más de­be­mos ver es­to”.

Los in­ci­den­tes co­mo es­te se han re­pe­ti­do con el pa­so de los años, y a pe­sar del au­men­to en mi­les de pa­tru­lle­ros fron­te­ri­zos y mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en tec­no­lo­gía y de­ten­ción de in­mi­gran­tes, na­da ha de­te­ni­do a los mi­gran­tes que es­tán lo su­fi­cien­te­men­te de­ses­pe­ra­dos pa­ra to­mar el pe­li­gro­so via­je.

Iró­ni­ca­men­te, el pro­pio di­rec­tor in­te­ri­no de la Agen­cia de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE) men­cio­nó en un co­mu­ni­ca­do que “per­so­nal­men­te tra­ba­jé en un trá­gi­co ca­so ocu­rri­do en Vic­to­ria, Texas, en 2003 -en el que 19 per­so­nas mu­rie­ron de­bi­do a la in­di­fe­ren­cia de los tra­fi­can­tes ha­cia los se­res hu­ma­nos y la ley”.

Sin em­bar­go, hay prue­bas con­clu­yen­tes que in­di­can que la so­lu­ción de “en­for­ce­ment only” o mano du­ra, que se en­fo­ca úni­ca­men­te en re­for­zar la frontera en vez de re­for­mar in­te­gral­men­te el sis­te­ma mi­gra­to­rio o las ra­zo­nes de la mi­gra­ción, ge­ne­ral­men­te re­sul­tan en más muer­tes de mi­gran­tes.

Es­to ocu­rrió en los años 90 du­ran­te el gobierno de Bill Clin­ton, cuan­do a raíz de nue­vas y res­tric­ti­vas le­yes y la fa­mo­sa Ope­ra­ción Guar­dián, las ru­tas de mi­gra­ción se des­via­ron a los de­sier­tos de Ari­zo­na y a la zo­na del Rio Gran­de, re­sul­tan­do en un au­men­to de más de 1,000% en las muer­tes du­ran­te el cru­ce.

EFE

La po­li­cía halló en la ma­dru­ga­da del do­min­go los cuer­pos sin vi­da de ocho in­mi­gran­tes den­tro de es­te ca­mión en San An­to­nio, Texas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.