LOS NI­ÑOS NE­CE­SI­TAN…

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN - Eva Pa­gán Hill

Un men­sa­je cir­cu­lan­do en Fa­ce­book di­ce que los ni­ños ne­ce­si­tan es­cu­char: “Te amo”, “Me sien­to or­gu­llo­so(a) de ti”, “Per­dó­na­me”, “Te per­dono”, “Es­toy es­cu­chán­do­te”, “Esa es tu res­pon­sa­bi­li­dad” y “Pue­des lo­grar­lo”. Otro di­ce que ne­ce­si­tan edu­ca­ción, ar­te, tiem­po pa­ra ju­gar.

Ne­ce­si­tan es­to y mu­cho más pa­ra po­der desa­rro­llar­se en adul­tos sa­lu­da­bles, res­pon­sa­bles y exi­to­sos. Ade­más de sen­tir­se ama­dos ne­ce­si­tan es­truc­tu­ra, lí­mi­tes y con­sis­ten­cia. Es im­por­tan­te pro­veer­les re­glas cla­ras (pre­fe­ri­ble­men­te es­cri­tas) y en­se­ñar­les que ca­da de­ci­sión o ac­to tie­ne consecuencias que pue­den ser po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas. Es tan da­ñino ser pa­dres per­mi­si­vos co­mo au­to­ri­ta­rios. Cuan­do los pa­dres mos­tra­mos con­sis­ten­cia, les ofre­ce­mos se­gu­ri­dad y apren­den a res­pe­tar y con­fiar tan­to no­so­tros co­mo en ellos mis­mos.

Ne­ce­si­tan con­ver­sa­ción y aten­ción, no ‘ser­mo­nes’.

Es esen­cial apren­der el ar­te del dia­lo­go y de es­cu­char. Dia­lo­go es co­mu­ni­ca­ción abier­ta don­de am­bas par­tes es­cu­chan con in­te­rés, acla­ran y ha­blan con res­pe­to y sin­ce­ri­dad. La ma­yo­ría de no­so­tros no es­cu­cha­mos por­que es­ta­mos pla­ni­fi­can­do nues­tras res­pues­tas o es­ta­mos pen­dien­tes del ce­lu­lar u otras dis­trac­cio­nes.

Ne­ce­si­tan co­ne­xión e in­de­pen­den­cia.

Ne­ce­si­tan sa­ber que es­tán co­nec­ta­dos con otras per­so­nas y el efec­to que tie­nen sus ac­tos so­bre los de­más. Em­pa­tía, sim­pa­tía y com­pa­sión sur­gen de la co­ne­xión con sus fa­mi­lia­res. Al mis­mo tiem­po, mu­chos pa­dres que­re­mos ha­cer­lo to­do por ellos y man­te­ner­los ni­ños to­da la vi­da, pe­ro ellos ne­ce­si­tan las he­rra­mien­tas pa­ra con­ver­tir­se en adul­tos in­de­pen­dien­tes. Las ta­reas más im­por­tan­tes y di­fí­ci­les son en­se­ñar­les au­to­dis­ci­pli­na, ho­nes­ti­dad, in­te­gri­dad, buen jui­cio, dis­cer­ni­mien­to, y por su­pues­to, au­to­de­fen­sa.

Ne­ce­si­tan apren­der a li­diar con obs­tácu­los, erro­res e in­jus­ti­cias.

El an­gli­cis­mo ‘Re­si­lien­cia’ es la ha­bi­li­dad de le­van­tar­se, sa­cu­dir­se, eva­luar, apren­der y bus­car otras op­cio­nes y opor­tu­ni­da­des cuan­do las co­sas no sa­len co­mo desea­mos. Nues­tros hi­jos son una ben­di­ción y nues­tro tra­ba­jo es cui­dar­los y guiar­los con amor y de­di­ca­ción ha­cia la adul­tez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.