Una vi­si­ta es­pe­cial ale­gra a re­fu­gia­dos

La Prensa - Orlando - - HURACÁN IRMA - Mig­da­lia Fer­nán­dez

Cuan­do la in­cer­ti­dum­bre de un fe­nó­meno na­tu­ral ata­ca, el ser hu­mano se vuel­ve vul­ne­ra­ble. Es en esos mo­men­tos cuan­do más se ne­ce­si­ta un abra­zo, un ami­go, y se ha re­sal­ta­do la solidaridad en la Flo­ri­da Cen­tral lue­go del pa­so del hu­ra­cán Ir­ma. Así, una jo­ven­ci­ta his­pa­na y su pa­pá de­ci­die­ron lle­var a su pe­rri­to de ser­vi­cio pa­ra ayu­dar a re­fu­gia­dos de la tor­men­ta.

La Igle­sia North­land en Long­wood re­ci­bió una vi­si­ta ines­pe­ra­da pa­ra ali­viar la mo­no­to­nía del am­bien­te y pro­veer con­sue­lo y un po­co de son­ri­sas a los allí re­fu­gia­dos. Se tra­tó de Prin­ce Pooh Ri­ve­ra Fer­nán­dez, un pe­rri­to de ser­vi­cio que se hi­zo no­tar por su la­bor vo­lun­ta­ria en el re­fu­gio ale­gran­do a al­gu­nos con su pre­sen­cia y con­so­lan­do a otros con afec­to.

La jo­ven Ga­brie­lla Paola y su pa­dre Víc­tor Ri­ve­ra lle­va­ron a Prin­ce al re­fu­gio pues les “pa­re­ció que las per­so­nas que es­tán allí ne­ce­si­ta­rían el con­sue­lo y la te­ra­pia que un pe­rro de ser­vi­cio pue­de ofre­cer”, di­jo la chi­ca quien aña­dió que Prin­ce ha he­cho es­te ti­po de tra­ba­jo por mu­chos años y “es­tá acos­tum­bra­do a las per­so­nas, so­bre to­do sa­be tra­ba­jar con los en­ve­je­cien­tes y ni­ños es­pe­cia­les”.

Prin­ce es un Yorks­hi­re Te­rrier de 8 años de edad en­tre­na­do des­de sus 3 años. “Su per­so­na­li­dad pa­cí­fi­ca y ama­ble lo ha­ce ser un com­pa­ñe­ro es­pe­cial co­mo pe­rro de ser­vi­cio”, di­jo Ri­ve­ra, quien ase­gu­ró que el lle­var a Prin­ce al re­fu­gio fue idea de su hi­ja y él la apo­yo en to­do mo­men­to. “Prin­ce tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer son­reír a al­guien en un mal día o sim­ple­men­te de dar­le con­sue­lo y com­pa­ñía, ha­ce que cual­quie­ra se sien­ta me­jor y en es­ta oca­sión des­pués del hu­ra­cán pu­do ale­grar a mu­chos que lo ne­ce­si­tan” di­jo la jo­ven­ci­ta de 13 años de edad.

Y fue evi­den­te esa reali­dad pues el re­fu­gio se ilu­mi­nó de son­ri­sas y per­so­nas que lle­va­ban sen­ta­das allí to­do el día sin sa­ber cuán­do re­gre­sa­rían a sus ho­ga­res. Ellos ol­vi­da­ron por un mo­men­to sus pe­nas al aca­ri­ciar al can que dó­cil­men­te y pa­cien­te­men­te fue de per­so­na en per­so­na de­ján­do­se to­car y abra­zar. En su ca­mi­nar to­có los co­ra­zo­nes de mu­chos in­clu­yen­do al­gu­nos con dis­ca­pa­ci­da­des y otros que lo ha­bían per­di­do ca­si to­do.

“Prin­ce es un amor”, di­jo Ali­cia Ote­ro, re­fu­gia­da en el al­ber­gue por fal­ta de ener­gía eléc­tri­ca en su ho­gar. Ch­ris­tie Ann Lan­gots, re­fu­gia­da y re­si­den­te de Al­ta­mon­te Springs, no de­ja­ba de son­reír y aca­ri­ciar a Prin­ce mien­tras da­ba gra­cias por te­ner­lo en el re­fu­gio. “Ha si­do una ex­pe­rien- cia lin­da ver­lo aquí ale­grán­do­nos”, di­jo Lan­gots, quien es­ta­ba acom­pa­ña­da de su es­po­so, am­bos co­nec­ta­dos a tan­ques de oxi­geno.

“Es ad­mi­ra­ble y me lle­na de emo­ción ver có­mo es­tas per­so­nas cam­bian su ros­tro al com­par­tir un ra­ti­to con la vi­si­ta de Prin­ce. Él to­ma su tra­ba­jo muy en se­rio y le gus­ta, el res­to del tiem­po es un pe­rri­to (ca­si hu­mano) muy fe­liz”, di­jo Ri­ve­ra.

El re­fu­gio en North­land Church es el úni­co re­fu­gio del Con­da­do Se­mi­no­le que per­ma­ne­ce abier­to. Allí han lle­ga­do per­so­nas que es­ta­ban en otros re­fu­gios que han ido ce­rran­do pa­ra vol­ver a la nor­ma­li­dad. Es­te con­da­do aun es­tá en pro­ce­so de re­cu­pe­rar­se de los es­tra­gos del pa­so del hu­ra­cán y un gran nú­me­ro de re­si­den­tes aún no tie­ne aun ener­gía eléc­tri­ca en sus ho­ga­res.

Prin­ce, el ado­ra­ble can, se de­jó que­rer por to­dos y fue muy pa­cien­te con los que ne­ce­si­ta­ban llo­rar abra­zán­do­lo. Se des­pi­dió con un ca­mi­nar fe­liz jun­to a su ni­ña due­ña y fue re­com­pen­sa­do con una de­li­cio­sa ga­lle­ti­ta pa­ra pe­rros por su amor a las per­so­nas y a su tra­ba­jo.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.