Hay quie­nes su­fren de ve­ji­ga tí­mi­da

La Prensa - Orlando - - PARATI SALUD - Pa­tri­cia Prieto

Pa­re­ce­ría men­ti­ra, pe­ro es real: al­gu­nas per­so­nas no pue­den ori­nar en los ba­ños fue­ra de su ca­sa, de­bi­do a que es­to les ge­ne­ra te­mor, ver­güen­za y an­sie­dad.

Ha­bla­mos de la pa­ru­re­sis, más co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo el sín­dro­me de la ve­ji­ga tí­mi­da o re­ten­ción uri­na­ria psi­co­gé­ni­ca, que con­sis­te en un ti­po de fo­bia o tras­torno so­cial en el que la per­so­na que la pa­de­ce es in­ca­paz de ori­nar en un ba­ño público al sen­tir que po­dría ser ob­ser­va­da por otros de for­ma real o no.

“[La pa­ru­re­sis] es un des­or­den emo­cio­nal que no tie­ne que ver na­da con la ti­mi­dez, sino que es­tá re­la­cio­na­do con la an­sie­dad”, di­ce la psi­có­lo­ga Re­bec­ca Pe­ter­son. “El gran pro­ble­ma que tie­nen las per­so­nas pa­ru­ré­ti­cas es que cuan- do van a ori­nar en un ba­ño público les en­tra la an­sie­dad de que van a ser es­cu­cha­das o juz­ga­das y, en­ton­ces, an­te el es­trés psí­qui­co de in­me­dia­to se crea una ten­sión en los es­fín­te­res que les di­fi­cul­ta o im­po­si­bi­li­ta del to­do la mic­ción”, agre­ga la psi­có­lo­ga, es­pe­cia­li­za­da en te­ra­pias pa­ra tra­tar pro­ble­mas emo­cio­na­les y de com­por­ta­mien­to en ni­ños, adul­tos, pa­re­jas y fa­mi­lias.

“En los ca­sos le­ves, se da co­mo un even­to oca­sio­nal ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias. Co­mo se­ría el ca­so de no po­der ori­nar en un ba­ño público de un con­cier­to o even­to de­por­ti­vo a sa­bien­das de que hay una gran lí­nea de per­so­nas afue­ra a la es­pe­ra de po­ner in­gre­sar. Mien­tras que en los ca­sos se­ve­ros, la per­so­na se li­mi­ta de sa­lir por­que so­lo pue­de ori­nar en los ba­ños de su ca­sa o has­ta se nie­ga a te­ner pa­re­jas an­te la idea de po­der ser es­cu­cha­da por otro mien­tras eje­cu­ta la nor­mal ne­ce­si­dad fi­sio­ló­gi­ca”, de­ta­lla el psi­quia­tra Luis San­do­val. No se sa­be a cien­cia cier­ta cuán­tas per­so­nas su­fren pa­ru­re­sis, de­bi­do a que mu­chas no bus­can un tra­ta­mien­to pa­ra ella. Es­tu­dios de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Pa­ru­re­sis (IPA) se­ña­lan que 21 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses y 220 mi­llo­nes de in­di­vi­duos a ni­vel mun­dial en­ca­ran es­te ti­po de tras­torno de an­sie­dad so­cial. Y se sa­be que afec­ta más a los hom­bres que a las mu­je­res y que, por lo ge­ne­ral, se ma­ni­fies­ta du­ran­te la pu­ber­tad. En­tre las cau­sas más co­mu­nes de es­te sín­dro­me se en­cuen­tra el ha­ber su­fri­do un trau­ma in­fan­til vin­cu­la­do a una si­tua­ción pro­du­ci­da en un ba­ño público. Por ejem­plo, ni­ños que fue­ron aco­sa­dos o mal­tra­ta­dos o en per­so­nas que su­frie­ron un abu­so se­xual.

“Tam­bién lo he­mos vis­to en per­so­nas con pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma acer­ca de su pro­pia ana­to­mía”, es­pe­ci­fi­ca el Dr. San­do­val. De acuer­do con el psi­quia­tra el tra­ta­mien­to pue­de in­cluir:

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.