Amor y re­tos de la nue­va diás­po­ra

Ya han co­men­za­do a lle­gar bo­ri­cuas que de­jan Puer­to Ri­co tras el hu­ra­cán. Un éxo­do emo­ti­vo y con gran sig­ni­fi­ca­do

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Ce­ci­lia Fi­gue­roa B@ce­ci­lia­fi­gue­roa

Mu­chas fa­mi­lias puer­to­rri­que­ñas es­tán lle­gan­do a la Flo­ri­da Cen­tral pa­ra reha­cer sus vi­das, em­pu­ja­das por los da­ños de­vas­ta­do­res que de­jó el hu­ra­cán Ma­ríaen Puer­to Ri­co y bus­can­do un si­tio se­gu­ro y que les de­vuel­va ese sen­ti­do de tran­qui­li­dad y es­ta­bi­li­dad pa­ra em­pe­zar de nuevo.

Se es­ti­ma que al me­nos 100,000 bo­ri­cuas po­drían lle­gar a la Flo­ri­da, es­ta­do con una gran con­cen­tra­ción de puer­to­rri­que­ños, pa­ra ini­ciar su nue­va vi­da. Y no va a ser fá­cil adap­tar­se a ese cambio emo­cio­nal y drás­ti­co que mu­chas fa­mi­lias ex­pe­ri­men­ta­rán.

Sin em­bar­go, an­te es­ta si­tua­ción, ya han co­men­za­do los es­fuer­zos pa­ra fa­ci­li­tar­les la tran­si­ción a lo que se con­ver­ti­rá en el nuevo ho­gar. El go­ber­na­dor de Flo­ri­da, Rick Scott, quien vi­si­tó y lle­vó ayu­da a Puer­to Ri­co, anun­ció es­ta se­ma­na la de­cla­ra­ción del es­ta­do de emer­gen­cia en Flo­ri­da pa­ra ayu­dar en la re­cu­pe­ra­ción de Puer­to Ri­co y la crea­ción de cen­tros de ali­vio, uno en el Ae­ro­puer­to de Or­lan­do (MCO) y otro en Mia­mi (MIA).

“Con fa­mi­lias des­pla­za­das por el hu­ra­cán que han lle­ga­do y que con­ti­núan lle­gan­do a Flo­ri­da, es crí­ti­co que nues­tro es­ta­do es­té pre­pa­ra­do pa­ra pro­veer los re­cur­sos que ellos ne­ce­si­tan tan pron­to lle­guen”, ex­pre­só el go­ber­na­dor.

Con es­ta or­den eje­cu­ti­va se es­pe­ra dar apo­yo a las fa­mi­lias re­cién lle­ga­das y Scott di­jo que hay coor­di­na­ción con FE­MA pa­ra ofre­cer ser­vi­cios co­mo asistencia de vi­vien­da, con­se­je­ría pa­ra cri­sis, asistencia de des­em­pleo y ayu­da le­gal.

Por otro la­do, el con­gre­sis­ta del Dis­tri­to 9 de Flo­ri­da, Da­rren Soto, vi­si­tó la is­la, y se im­pac­tó del da­ño que vio en el re­co­rri­do. “Las his­to­rias de Puer­to Ri­co son ver­da­de­ras. Mu­cha gen­te es­pe­ran­do en fi­las por co­mi­da, agua y ga­so­li­na. Los con­te­ne­do­res es­tán aún api­la­dos en el puer­to. La ma­yo­ría de la is­la es­tá sin ser­vi­cio de ce­lu­lar o elec­tri­ci­dad, es­pe­cial­men­te en las áreas rurales co­mo Utua­do. No­so­tros fui­mos el úni­co he­li­cóp­te­ro en el ai­re, no ca­mio­nes, no es­ta­cio­nes de ali­vio de FE­MA. Sus his­to­rias de­ben ser es­cu­cha­das”, fue el men­sa­je del con­gre­sis­ta Soto jun­to a una se­rie de fotos im­pac­tan­tes en su cuen­ta de Fa­ce­book.

De­ján­do­lo to­do y a em­pe­zar de ce­ro

Así, la fa­mi­lia de la puer­to­rri­que­ña Nat­ha­lia Cor­tez se ex­ten­dió. Re­ci­bió en su casa en Kis­sim­mee a sus fa­mi­lia­res de Agua­di­lla: su pa­dre, ve­te­rano de gue­rra con una con­di­ción mé­di­ca; su ma­dre, su her­ma­na, Ma­ría Cor­tez y su es­po­so Mel­vin Gon­zá­lez, am­bos pro­fe­sio­na­les, y sus tres hijos de 15, 11 y 6 años.

“Ya te­nía­mos de­seos de ve­nir­nos a vi­vir a Flo­ri­da an­tes del hu­ra­cán. Gra­cias a mi her­ma­na que nos recibe en su casa, hay otros que no tie­nen dón­de ir. Fue muy du­ro lo que nos to­có vi­vir en la is­la. La cri­mi­na­li­dad va a au­men­tar por la es­ca­sez de ali­men­tos. Nues­tros ve­ci­nos ya te­nían pasajes pa­ra New York, otros pa­ra Flo­ri­da y gen­te que se va a Mary­land”, di­jo Ma­ría Cor­tés, maes­tra de pro­fe­sión, quien den­tro de sus pri­me­ras ges­tio­nes te­nía el re­gis­trar a sus hijos en las es­cue­las del Con­da­do Os­ceo­la, don­de le pi­den a los es­tu­dian­tes lle­ga­dos de Puer­to Ri­co su cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to.

Mien­tras, su ma­dre Iris Qui­ño­nes di­jo que no tie­ne en­tre sus planes re­gre­sar a Puer­to Ri­co por la des­truc­ción que vi­vió y la po­ca ayu­da que vio en sus al­re­de­do­res. Aun­que su hi­ja Nat­ha­lia Cor­tez via­jó des­de Or­lan­do, tras el hu­ra­cán, al no sa­ber de sus fa­mi­lia­res por la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción en la is­la y lle­gó a su casa por la no­che con pro­vi­sio­nes. “Yo no po­día creer que mi hi­ja ha­bía via­ja­do co­mo es­ta­ban las con­di­cio­nes, nos abra­za­mos y llo­ra­mos. Es­ta­mos vi­vos es lo que cuen­ta”, con­tó Qui­ño­nes.

En­tre tan­to, pa­ra Natalia, que lle­va años en la Flo­ri­da Cen­tral, es el mo­men­to ideal pa­ra la reuni­fi­ca­ción de la fa­mi­lia sin ha­ber­lo pla­nea­do y lue­go de tan­tas lá­gri­mas y an­gus­tias que pa­de­ció al no sa­ber de ellos por mu­chos días tras el hu­ra­cán Ma­ría.

“Han si­do días muy in­ten­sos pa­ra mu­chos co­mo no­so­tros, pero, fi­nal­men­te es­tán aquí, gra­cias a Dios y va­mos a sa­lir ade­lan­te. Lo im­por­tan­te, es que es­ta­mos jun­tos”, di­jo Cor­tez.

Por su par­te, Gon­zá­lez es­pe­ra en­con­trar un tra­ba­jo a tiem­po com­ple­to que le per­mi­ta sa­lir ade­lan­te con su fa­mi­lia. “No­so­tros los adul­tos po­día­mos so­bre­vi­vir, pero no los ni­ños. No dor­mía bien, se nos qui­tó el ape­ti­to pen­san­do en có­mo con­se­guir ga­so­li­na, pa­sé lar­gas ho­ras pa­ra con­se­guir co­mo mu­chos, pero si ya nos que­da­ba po­ca re­ser­va de ali­men­tos, que se los de­ja­mos a mis pa­dres”, di­jo es­te puer­to­rri­que­ño.

En­tre tan­to, la or­ga­ni­za­ción VAMOS4PR, con su cam­pa­ña “Re­lie­ve*Re­build”, bus­ca que se eli­mi­ne la deu­da pú­bli­ca de Puer­to Ri­co por com­ple­to pa­ra que la is­la se en­fo­que en sus es­fuer­zos de re­cons­truc­ción.

Va­rios fun­cio­na­rios elec­tos y miem­bros de la co­mu­ni­dad hi­cie­ron un lla­ma­do a los le­gis­la­do­res pa­ra to­mar ac­cio­nes in­me­dia­tas pa­ra es­tar lis­tos y aten­der la cri­sis de re­fu­gia­dos.

El se­na­dor del Dis­tri­to 15 de Flo­ri­da, Víc­tor To­rres, di­jo que es ne­ce­sa­ria la crea­ción de cen­tros de ali­vio a lo lar­go del es­ta­do pa­ra que las per­so­nas co­noz­can los re­cur­sos y ser­vi­cios en cuan­to a es­cue­las, em­pleos, ayu­da con vi­vien­da y asistencia mé­di­ca, en­tre otras ne­ce­si­da­des.

Pa­ra ello ha so­li­ci­ta­do jun­to a otros le­gis­la­do­res una se­sión es­pe­cial ur­gen­te al go­ber­na­dor pa­ra con­se­guir los fon­dos fe­de­ra­les pa­ra es­ta cau­sa.

“Hay mu­chos puer­to­rri­que­ños que no pue­den re­gre­sar a Puer­to Ri­co por las con­di­cio­nes ma­las y mu­chos que es­tán lle­gan­do, de­be­mos ayu­dar­los”, di­jo el se­na­dor To­rres.

Por su par­te, Amy To­rres, re­pre­sen­tan­te es­ta­tal del Dis­tri­to 48, se sien­te iden­ti­fi­ca­da con es­ta cau­sa y di­jo que tra­ba­ja­rá en planes a lar­go: “en­ten­de­mos sus su­fri­mien­to, aún tenemos fa­mi­lia con la que no nos he­mos co­mu­ni­ca­do aún en Puer­to Ri­co. Me sien­to muy or­gu­llo­sa de la ge­ne­ro­si­dad ma­ra­vi­llo­sa de nues­tra gen­te ha­cia Puer­to Ri­co. Tenemos que tra­ba­jar uni­dos, es­to es al­go hu­ma­ni­ta­rio, eso es lo que hay que ver, que es lo más im­por­tan­te”.

Ex­hor­tó a los re­cién lle­ga-

dos o a sus fa­mi­lia­res a con­tac­tar las ofi­ci­nas de sus re­pre­sen­tan­tes o con­gre­sis­tas pa­ra sa­ber qué es­tán aquí y cuá­les son sus ne­ce­si­da­des.

En­tre los planes pro­pues­tos en es­ta reunión, el puer­to­rri­que­ño Fé­lix Mi­ge­nis plan­teó la re­ci­pro­ci­dad de li­cen­cias pro­fe­sio­na­les pa­ra fa­ci­li­tar que mu­chos pro­fe­sio­na­les pue­dan ejer­cer su pro­fe­sión y con­tar con un sa­la­rio digno pa­ra man­te­ner a sus fa­mi­lias.

“El pro­ce­so se me ha he­cho muy di­fí­cil, es­to de re­no­var las li­cen­cias es un ne­go­cio. Hay que dar­le la opor­tu­ni­dad, tie­nen el co­no­ci­mien­to, la pro­fe­sión y que lo pon­gan en prác­ti­ca y apor­ten a su co­mu­ni­dad”, di­jo Mi­ge­nis, quien tie­ne una li­cen­cia in­te­ri­na de sa­lud men­tal en Te­xas, pero que no ha po­di­do re­va­li­dar­la en Flo­ri­da.

El sa­cer­do­te boricua Jo­sé Ro­drí­guez, de la igle­sia Epis­co­pal Je­sús de Na­za­ret, en Or­lan­do, abo­gó pa­ra que la co­mu­ni­dad apo­ye to­dos los es­fuer­zos an­te la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que vi­ven los puer­to­rri­que­ños. “Flo­ri­da es el lu­gar con más puer­to­rri­que­ños en es­tos mo­men­tos, no po­de­mos que­dar­nos de bra­zos cru­za­dos. Va­mos a re­ci­bir a es­tu­dian­tes que ne­ce­si­tan ser aco­mo­da­dos en las en­ti­da­des, en­fer­mos que ne­ce­si­ta­rán aten­ción mé­di­ca, fa­mi­lias con di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des. Y que­re­mos de­cir­les: Or­lan­do te da la bien­ve­ni­da. Flo­ri­da te es­tá abrien­do las puer­tas. La hu­ma­ni­dad es pri­me­ro y no la bu­ro­cra­cia”, di­jo.

En­tre esas ne­ce­si­da­des, pa­ra el con­se­je­ro Jerry De Je­sús es­tá la de ayu­da men­tal pa­ra las per­so­nas con de­pre­sión, an­sie­dad y que han lle­ga­do trau­ma­ti­za­das por lo vi­vi­do. “Hay dos diag­nós­ti­cos que va­mos a ver: des­or­den de ajus­ta­mien­to, porque al sufrir un cambio drás­ti­co en la vi­da de es­tas per­so­nas pue­den en­fren­tar pro­ble­mas de de­pre­sión y an­sie­dad; y tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co (PSTD). Y de­ben apren­der a ajus­tar­se a sus nue­vas for­mas de vi­da porque pue­de cau­sar mu­cho es­trés en las fa­mi­lias”, ad­vir­tió.

Mien­tras, el abo­ga­do y ex­le­gis­la­dor puer­to­rri­que­ño Ant­hony Suá­rez di­jo que la cri­sis en Puer­to Ri­co ha descubierto la in­fluen­cia de la diás­po­ra puer­to­rri­que­ña, a la que se van a su­mar­se cien­tos de mi­les de bo­ri­cuas, es­pe­cial­men­te en Flo­ri­da, adon­de lle­ga­ron el año pa­sa­do más de 80,000.

“Es­to se pue­de du­pli­car, unos ven­drán a Flo­ri­da, por la co­ne­xión que tie­nen, porque cuen­tan con fa­mi­lias, es­tán cer­ca de la is­la y el am­bien­te sa­lu­da­ble que ofre­ce a las fa­mi­lias. Sa­be­mos que las es­cue­las no van a fun­cio­nar en unos me­ses, no va a ver luz, va a to­mar tiem­po res­ta­ble­cer y re­cu­pe­rar­se. Si van a em­pe­zar de nuevo, las fa­mi­lias se van a mu­dar acá, es ra­zo­na­ble”.

A su vez, pre­ci­só que la in­fluen­cia de la diás­po­ra en es­te tiem­po es muy fuer­te, con la pre­sen­cia de los se­na­do­res y go­ber­na­do­res de Nue­va York y Flo­ri­da pa­ra ir a Puer­to Ri­co y de­cir pre­sen­te y ayu­dar en es­tos tiem­pos de cri­sis.

“Se ha desa­rro­lla­do un po­der de la diás­po­ra que es­tá tra­ba­jan­do y ayu­dan­do a le­van­tar a Puer­to Ri­co”, di­jo Suá­rez, pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos Puer­to­rri­que­ños en Flo­ri­da (PRBA).

Es­ta en­ti­dad ha pues­to a la dis­po­si­ción de los re­cién lle­ga­dos una lí­nea de in­for­ma­ción pa­ra con­sul­ta le­gal con abo­ga­dos tan­to en Nue­va York co­mo en Flo­ri­da pa­ra trá­mi­tes en Puer­to Ri­co co­mo re­cla­mos por da­ños a FE­MA, cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to, pro­pie­da­des y ma­nu­ten­ción de me­no­res, en­tre otros. Al­gu­nos de esos ser­vi­cios se­rán gra­tui­tos a per­so­nas de ba­jos re­cur­sos.

De igual mo­do, la or­ga­ni­za­ción La­tino Jus­ti­ce PRLDEF, con su ini­cia­ti­va “Re­buil­ding Puer­to Ri­co”, va a mo­vi­li­zar a abo­ga­dos vo­lun­ta­rios bi­lin­gües pa­ra asis­tir a las fa­mi­lias en la is­la y los afec­ta­dos que lle­guen a Flo­ri­da y otros es­ta­dos.

Pro­vee­rán ayu­da pa­ra lle­nar for­mu­la­rios de asistencia, se­gu­ros y re­cla­mos de otros be­ne­fi­cios. “Que pi­dan asistencia a or­ga­ni­za­cio­nes con­fia­bles y so­me­tan sus apli­ca­cio­nes a FE­MA lo an­tes po­si­ble. Es im­por­tan­te que ten­gan a la mano sus do­cu­men­tos, los que ten­gan al al­can­ce y los ayu­de en sus trá­mi­tes”, di­jo Ki­ra Ro­me­ro-Craft, abo­ga­da con­se­je­ra de La­ti­noJus­ti­ce PRLDEF.l

CE­CI­LIA FI­GUE­ROA / LA PREN­SA

La puer­to­rri­que­ña Nat­ha­lia Cor­tez re­ci­bió a sus fa­mi­lia­res en el Ae­ro­puer­to de Or­lan­do, ocho en to­tal que lle­ga­ron des­de Puer­to Ri­co a re­si­dir en la Flo­ri­da tras los es­tra­gos en la is­la por el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría.

La fa­mi­lia de Nat­ha­lia Cor­tez sa­lió de Puer­to Ri­co y lle­gó a Or­lan­do tras el hu­ra­cán Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.