La ciu­dad que nun­ca duer­me vi­ve la peor pe­sa­di­lla

La Prensa - Orlando - - #ELPAÍS #VIOLENCIAARMADA - Adria­na Aré­va­lo/EFE

Las Ve­gas, una ciu­dad más que acos­tum­bra­da al rui­do, a las mul­ti­tu­des y a la al­ga­ra­bía, no sa­le del es­tu­por tras la peor ma­tan­za por ar­ma de fue­go re­gis­tra­da en EEUU, con al me­nos 59 muer­tos. La no­che pa­re­ce ha­ber­se ex­ten­di­do y se fun­dió con una ma­dru­ga­da amar­ga.

Ro­sa Sán­chez vi­ve a ape­nas cin­co mi­nu­tos del fa­mo­so bu­le­var de Las Ve­gas, el Strip, don­de su­ce­dió to­do. Ella y sus hijos se en­te­ra­ron en cuan­to la no­ti­cia se pro­du­jo.

“Sen­ti­mos mie­do, no lo pue­do ne­gar, pero des­pués de eso es más tris­te­za y do­lor”, con­tó la mujer, quien ex­pli­có que sus hijos no pa­ra­ron de llo­rar en to­da la no­che.

Ella, al igual que mu­chos re­si­den­tes de la ciu­dad, lle­gó has­ta el cen­tro de es­pec­tácu­los al que la Po­li­cía lo­cal tras­la­dó a to­dos aque­llos que no han po­di­do re­gre­sar a sus ho­te­les de­bi­do al su­ce­so y el enor­me ope­ra­ti­vo de las au­to­ri­da­des.

A Kim­berly Cu­liard la no­ti­cia le lle­gó al co­ra­zón. Su es­po­so tra­ba­ja­ba en el ho­tel Man­da­lay Bay, el mis­mo ho­tel des­de el que el sos­pe­cho­so, iden­ti­fi­ca­do co­mo Step­hen Pad­dock, dis­pa­ró des­de el pi­so 32 con un ar­ma au­to­má­ti­ca con­tra una mul­ti­tud de más de 22,000 per­so­nas que asis­tían en la calle a un con­cier­to de un festival country.

“Lo­gré co­mu­ni­car­me con él y rá­pi­do me di­jo que estaba bien y me con­tó to­do lo que estaba pa­san­do. ¡Es muy du­ro es­to!”, di­ce con la voz en­tre­cor­ta­da.

Ella re­vi­sa­ba en su te­lé­fono las fotos de su es­po­so y lo mi­ra­ba con un ges­to de ali­vio, pero tam­bién de tris­te­za.

“Ya ca­si va a po­der lle­gar a la casa, aho­ra que los de­jen sa­lir de ahí. Ahí me con­ta­rá me­jor to­do lo que pa­só. Pero es que no se en­tien­de por qué al­guien ha­ce al­go así. Por qué ma­tar y las­ti­mar a tan­ta gen­te inocen­te”, di­jo con ra­bia.

Fren­te al Cen­tro Mé­di­co Uni­ver­si­ta­rio, el prin­ci­pal cen­tro hos­pi­ta­la­rio de la ciu­dad, es­ta­ban apos­ta­dos no só­lo los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, sino de­ce­nas de per­so­nas que acu­die­ron al lla­ma­do pa­ra do­nar san­gre.l

Agen­tes del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Las Ve­gas acor­do­na­ron el lu­gar de la ma­tan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.