Step­hen Pad­dock, un apos­ta­dor que arra­só Las Ve­gas a ba­la­zos

La Prensa - Orlando - - #ELPAÍS #VIOLENCIAARMADA -

lOA Step­hen Pad­dock, de 64 años, le gus­ta­ba apos­tar, asis­tir a con­cier­tos y gas­tar el di­ne­ro de su ju­bi­la­ción en ca­si­nos y sa­las de jue­go.

lO“Era só­lo un ti­po que ju­ga­ba al pó­ker y via­ja­ba en cruceros y co­mía bu­rri­tos en Ta­co Bell, no te­nía una afi­lia­ción po­lí­ti­ca que se­pa­mos, ni una afi­lia­ción re­li­gio­sa que nos cons­te”, di­jo su her­mano Eric Pad­dock.

lODes­de ha­cía va­rios años, Pad­dock vi­vía con su no­via, Ma­ri­lou Dan­ley, en una co­mu­ni­dad de ju­bi­la­dos en Reno (Ne­va­da), cu­yos ve­ci­nos des­cri­bie­ron al ti­ro­tea­dor co­mo al­guien ex­tre­ma­da­men­te dis­tan­te.

lOSu pa­dre es­tu­vo en la lis­ta de los diez más bus­ca­dos del FBI por ser la­drón de ban­cos pro­fe­sio­nal.

lOLas au­to­ri­da­des en­con­tra­ron 18 ar­mas adi­cio­na­les así co­mo ex­plo­si­vos en una de sus re­si­den­cias.

lOA­gen­tes en­con­tra­ron en su au­to Ni­tra­to de Amo­nio, un fer­ti­li­zan­te que se pue­de usar pa­ra ha­cer ex­plo­si­vos.

FA­CE­BOOK

Step­hen Pad­dock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.