LA BEN­DI­CIÓN DE ES­PE­RAR EN DIOS

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN -

Vi­vi­mos en un mun­do su­per­só­ni­co, va­mos a la ve­lo­ci­dad del so­ni­do, to­do lo que­re­mos in­me­dia­ta­men­te. Aho­ra, el in­ter­net lo que­re­mos de al­ta ve­lo­ci­dad y pa­ga­mos un ex­tra pa­ra que así sea. Que­re­mos la co­mi­da ins­tan­tá­nea, rá­pi­da, no hay tiem­po de co­ci­nar. Vi­vi­mos co­mo de­ses­pe­ra­dos, uti­li­za­mos quí­mi­cos pa­ra que las plan­tas crez­can más rá­pi­do de lo nor­mal y den sus fru­tos en el me­nor tiem­po po­si­ble y así ha­ce­mos con los ani­ma­les con los cua­les nos ali­men­ta­mos.

Lo mis­mo nos pa­sa cuan­do le pe­di­mos al­go a Dios, que­re­mos que nos res­pon­da al ins­tan­te, no hay tiem­po de es­pe­ra y por es­ta ra­zón mu­chos he­mos per­di­do la fe y es­pe­ran­za en él. Se nos ol­vi­da que el es­pe­rar es la pie­za o par­te im­por­tan­te de nues­tra fe. Es así co­mo las sa­gra­das es­cri­tu­ras de­fi­nen la fe: es la cer­te­za de lo que se “es­pe­ra”, la con­vic­ción de lo que no se ve.

En mi vi­da personal he te­ni­do que apren­der es­te prin­ci­pio, me ha cos- ta­do mu­cho. Les cuen­to mi secreto, pe­ro por fa­vor no se lo di­gan a na­die. Soy im­pa­cien­te y no me gus­ta es­pe­rar, tu­ve que es­pe­rar 12 años pa­ra ver na­cer a mi pri­mer nie­to, du­ran­te es­te tiem­po no per­dí la fe, se­guí oran­do dan­do gra­cias a Dios por la res­pues­ta, pe­ro al fi­nal el Se­ñor me dio es­ta gran ben­di­ción. En otra opor­tu­ni­dad tu­ve que “es­pe­rar” 17 años pa­ra que la res­pues­ta lle­ga­ra y glo­ria a Dios lle­gó.

Al “es­pe­rar” en Dios le de­mos­tra­mos que con­fia­mos en Él, for­ma nues­tra ca­rác­ter, nos ma­du­ra, le de­mos­tra­mos que le cree­mos y aun­que mu­chas ve­ces la res­pues­ta es no (me ha pa­sa­do), si­go cre­yen­do en sus pro­me­sas. No per­da­mos la fe, si­ga­mos ade­lan­te, re­ci­ba a Je­su­cris­to co­mo su Salvador.

Se me por­tan bien y buen ge­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.