REAC­CIÓN EX­TRE­MA

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN -

Es muy di­fí­cil im­pe­dir que una per­so­na sin an­te­ce­den­tes pe­na­les al­qui­le una ca­mio­ne­ta pa­ra atro­pe­llar gen­te sin im­por­tar­le si mue­re en la ac­ción. Es­te es el desafío que hoy pre­sen­ta el te­rro­ris­mo.

El ata­que en Nue­va York que de­jó ocho muertos re­fle­ja la vul­ne­ra­bi­li­dad que exis­te an­te el sui­ci­da que usa un ins­tru­men­to co­mún de la vi­da dia­ria pa­ra lo­grar sus pro­pó­si­tos.

Es po­co lo que se pue­de ha­cer pa­ra prevenir es­te ti­po de in­ci­den­tes, más que la pre­cau­ción ge­ne­ral y la aten­ción que pue­dan pres­tar, en es­te ca­so la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na, an­te el ex­tre­mis­mo de al­guno de sus in­te­gran­tes.

Man­te­ner la nor­ma­li­dad es la res­pues­ta ade­cua­da a es­te ti­po de he­cho. El pro­pó­si­to del te­rro­ris­mo es crear un te­mor que al­te­re la ru­ti­na. Que el mie­do obli­gue a reac­cio­nes im­pul­si­vas, drás­ti­cas y di­vi­si­vas.

Los neo­yor­qui­nos die­ron un ejem­plo de lo ade­cua­do al sa­lir a la ca­lle dis­fra­za­dos tal co­mo te­nían pla­nea­do en la no­che de Halloween. El ata­que es­tre­me­ció la ciu­dad, pe­ro su gen­te desafió al te­rro­ris­mo con su ru­ti­na.

No se pue­de de­cir lo mis­mo de la Ca­sa Blan­ca.

El pre­si­den­te Do­nald Trump apro­ve­chó de in­me­dia­to pa­ra ex­pri­mir po­lí­ti­ca­men­te es­ta tra­ge­dia. La uti­li­zó pa­ra pro­mo­ver sus pos­tu­ras re­cal­ci­tran­tes so­bre in­mi­gra­ción y pa­ra ata­car a los de­mó­cra­tas.

El au­tor del ata­que Say­fu­llo Sai­pov ob­tu­vo su re­si­den­cia ha­ce sie­te años a tra­vés de la lo­te­ría de vi­sas, crea­da pa­ra dar di­ver­si­dad a la in­mi­gra­ción. Su con­ver­sión al is­la­mis­mo ex­tre­mis­ta de ISIS se reali­zó es­tan­do en EEUU.

La “exa­mi­na­ción ex­tre­ma” pro­pues­ta por Trump de los in­mi­gran­tes que lle­gan no ha­bría de­te­ni­do a Sai­pov.

Es­te he­cho no pue­de ser atri­bui­do a un in­mi­gran­te que se ra­di­ca con el fin de co­me­ter un ac­to te­rro­ris­ta. No ocu­rrió en nin­guno de los in­ci­den­tes an­te­rio­res, pe­ro la ad­mi­nis­tra­ción Trump ac­túa co­mo si así fue­ra.

El pre­si­den­te tam­bién cul­pó de in­me­dia­to al se­na­dor Chuck Schu­mer por la exis­ten­cia de la lo­te­ría de vi­sas. En reali­dad, el de­mó­cra­ta fue uno de los au­to­res de la reforma mi­gra­to­ria de 2013, que eli­mi­na­ba ese pro­gra­ma. El li­de­raz­go re­pu­bli­cano de la Cá­ma­ra Ba­ja es res­pon­sa­ble de que aún exis­ta esa lo­te­ría por blo­quear la reforma.

Por otra par­te lla­ma la aten­ción la reac­ción rá­pi­da de Trump an­te es­te in­ci­den­te.

Es un con­tras­te con el tiem­po que se to­mó pa­ra re­fe­rir­se a la mar­cha neo­na­zi que ter­mi­nó con un muer­to. Y a su fal­ta de ac­ción so­bre las ar­mas de fue­go cuan­do se ma­ta a 59 per­so­nas y más de 500 que­dan he­ri­dos co­mo en Las Ve­gas.

Por aña­di­du­ra, es de­plo­ra­ble que el pre­si­den­te sa­bo­tee el sis­te­ma ju­di­cial di­cien­do que es una “bur­la que ha­ce reír” y ale­ge so­bre lo “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to” co­mo si tu­vie­ra al­go que ver con to­do es­to.

Los te­rro­ris­tas pue­den sen­tir­se sa­tis­fe­chos con la reac­ción vis­ce­ral y di­vi­si­va del pre­si­den­te. Suer­te que que­da la gen­te pa­ra mos­trar que no se­rán in­ti­mi­da­dos.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.