Un só­lo aná­li­sis de san­gre de­tec­ta 8 ti­pos di­fe­ren­tes de cán­cer

Investigadores de EEUU han desa­rro­lla­do nue­vos pa­rá­me­tros pa­ra la de­tec­ción pre­coz de los ti­pos de cán­cer más co­mu­nes

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - Re­dac­ción

En el Cen­tro On­co­ló­gi­co Kim­mel de Johns Hop­kins investigadores han desa­rro­lla­do un aná­li­sis de san­gre que sirve pa­ra de­tec­tar ocho de los ti­pos de cán­cer más co­mu­nes y ayu­da a iden­ti­fi­car la ubi­ca­ción del cán­cer.

El aná­li­sis, de­no­mi­na­do Can­ce­rSEEK, es una prue­ba úni­ca, no in­va­si­va y de mé­to­do mul­ti­ana­li­to que ana­li­za si­mul­tá­nea­men­te la con­cen­tra­ción de ocho pro­teí­nas can­ce­rí­ge­nas y la pre­sen­cia de mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas por cán­cer en el ADN cir­cu­lan­te en la san­gre. La prue­ba tie­ne co­mo ob­je­ti­vo de­tec­tar los ocho ti­pos de cán­cer más co­mu­nes que re­pre­sen­tan más del 60 por cien­to de muer­tes por cán­cer en los EEUU. Cin­co de los ti­pos de cán­cer que el aná­li­sis in­clu­ye no cuen­tan, en la actualidad, con nin­gún aná­li­sis de de­tec­ción.

“El uso de una com­bi­na­ción se­lec­ti­va de bio­mar­ca­do­res pa­ra la de­tec­ción pre­coz cuen­ta con el po­ten­cial de cam­biar las me­di­das que usa­mos pa­ra la de­tec­ción de cán­cer, y se ba­sa en la mis­ma ló­gi­ca de uti­li­zar una com­bi­na­ción de fár­ma­cos pa­ra el tra­ta­mien­to del cán­cer”, di­ce el Dr. Nic­ko­las Pa­pa­do­pou­los, au­tor prin­ci­pal y catedrático de on­co­lo­gía y pa­to­lo­gía.

Los re­sul­ta­dos se pu­bli­ca­ron por In­ter­net en Scien­ce.

“Las cé­lu­las tu­mo­ra­les cir­cu­lan­tes con mu­ta­cio­nes del ADN pue­den ser mar­ca­do­res su­ma­men­te es­pe­cí­fi­cos pa­ra el cán­cer. Pa­ra apro­ve­char es­ta par­ti­cu­la­ri­dad in­he­ren­te, he­mos in­ten­ta­do desa­rro­llar un pa­nel ge­né­ti­co pe­que­ño, pe­ro só­li­do, que pue­da de­tec­tar por lo me­nos una mu­ta­ción pre­sen­te en la ma­yo­ría de los cán­ce­res”, di­ce Jos­hua Cohen, es­tu­dian­te de me­di­ci­na e in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, y el pri­mer au­tor del do­cu­men­to. “De he­cho, man­te­ner el pa­nel de mu­ta­cio­nes pe­que­ño es im­pres­cin­di­ble pa­ra re­du­cir al mí­ni­mo los re­sul­ta­dos fal­sos po­si­ti­vos y pa­ra man­te­ner el cos­to de los aná­li­sis de de­tec­ción ase­qui­ble”.

Ini­cial­men­te, los investigadores ex­plo­ra­ron va­rios cien­tos de ge­nes y 40 mar­ca­do­res pro­teí­ni­cos reduciendo el nú­me­ro a seg­men­tos de 16 ge­nes y ocho pro­teí­nas. Es­tos in­di­can que es­te aná­li­sis mo­le­cu­lar tie­ne co­mo ob­je­to úni­co la de­tec­ción de cán­cer y, de­bi­do a eso, es dis­tin­to a otros ti­pos de prue­bas mo­le­cu­la­res que de­pen­den del aná­li­sis de gran­des can­ti­da­des de ge­nes can­ce­rí­ge­nos pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción de me­tas te­ra­péu­ti­cas de va­lor prác­ti­co.

En es­ta in­ves­ti­ga­ción, el aná­li­sis pro­du­jo un re­sul­ta­do es­pe­cí­fi­co pa­ra cán­cer ma­yor de 99 por cien­to. “Ese re­sul­ta­do su­ma­men­te es­pe­cí­fi­co era fun­da­men­tal pues­to que los re­sul­ta­dos fal­sos po­si­ti­vos pue­den pro­vo­car que los pa­cien­tes sean so­me­ti­dos a prue­bas y pro­ce­di­mien­tos de se­gui­mien­to in­va­si­vos e in­ne­ce­sa­rios pa­ra con­fir­mar la pre­sen­cia de al­gún ti­po de cán­cer”, ex­pli­ca el Dr. Ken­neth Kinz­ler, catedrático de on­co­lo­gía y co­di­rec­tor del Cen­tro Lud­wig. El aná­li­sis se em­pleó con 812 con­tro­les sa­nos y pro­du­jo so­la­men­te sie­te re­sul­ta­dos fal­sos po­si­ti­vos.

La prue­ba se eva­luó en 1,005 pa­cien­tes sin me­tás­ta­sis en los es­ta­dios I a III, con cán­cer: de ovario, hí­ga­do, es­tó­ma­go, pán­creas, esó­fa­go, co­lo­rrec­tal, pul­món y mama. La me­dia de sen­si­bi­li­dad diag­nós­ti­ca, o la ha­bi­li­dad de en­con­trar un cán­cer, fue de un 70 por cien­to y os­ci­ló en­tre un 98 por cien­to pa­ra el cán­cer ová­ri­co y una lectura ba­ja de 33 por cien­to pa­ra el cán­cer de mama. De los cin­co cán­ce­res pa­ra los cua­les no exis­te una prue­ba diag­nós­ti­ca: ová­ri­co, hí­ga­do, de es­tó­ma­go, pan­creá­ti­co y de esó­fa­go, la sen­si­bi­li­dad diag­nós­ti­ca os­ci­ló en­tre un 69 por cien­to y un 98 por cien­to.

“Una in­no­va­ción de nues­tro mé­to­do de cla­si­fi­ca­ción es que com­bi­na la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var va­rias mu­ta­cio­nes de ADN jun­to a las con­cen­tra­cio­nes de cier­tas pro­teí­nas, pa­ra to­mar una de­ci­sión fi­nal”, co­men­ta el Dr. Cris­tian To­ma­set­ti, pro­fe­sor ad­jun­to de on­co­lo­gía y bio­es­ta­dís­ti­ca, quien de­sa­rro­llo el al­go­rit­mo. “Otro as­pec­to no­ve­do­so de nues­tra es­tra­te­gia es que uti­li­za el apren­di­za­je au­to­má­ti­co pa­ra per­mi­tir que la prue­ba de­tec­te con exac­ti­tud la ubi­ca­ción de un tu­mor, in­clu­so en las zo­nas anató­mi­cas más pe­que­ñas, en un 83 por cien­to de los pa­cien­tes”.

Aun­que la prue­ba ac­tual no de­tec­ta to­dos los ti­pos de cán­cer, sí iden­ti­fi­ca mu­chos de los cán­ce­res que de lo con­tra­rio que­da­rían sin ser de­tec­ta­dos. “La gran ma­yo­ría de las te­ra­pias más pro­me­te­do­ras con­tra el cán­cer, con las que con­ta­mos hoy en día, so­lo be­ne­fi­cian a una can­ti­dad li­mi­ta­da de los pa­cien­tes con cán­cer, y a es­tas las con­si­de­ra­mos co­mo gran­des ade­lan­tos. Si en ver­dad va­mos a lo­grar avan­ces en la de­tec­ción pre­coz del cán­cer te­ne­mos que em­pe­zar a pen­sar de una ma­ne­ra más rea­lis­ta y a re­co­no­cer que nin­gu­na prue­ba o aná­li­sis pue­de de­tec­tar to­dos los ti­pos de cán­cer”, di­ce el Dr. Bert Vo­gels­tein, co­di­rec­tor del Cen­tro Lud­wig, Pro­fe­sor Clay­ton de on­co­lo­gía e in­ves­ti­ga­dor en el Ins­ti­tu­to Mé­di­co Ho­ward Hughes.

Pa­ra con­cen­trar­se en los ana­li­tos que in­clu­ye­ron en el aná­li­sis Can­ce­rSEEK, el equi­po de investigadores sa­có da­tos de más de tres dé­ca­das de in­ves­ti­ga­cio­nes sobre la ge­né­ti­ca del cán­cer ge­ne­ra­dos en el Cen­tro Lud­wig de Johns Hop­kins, don­de se crea­ron los pri­me­ros ma­pas ge­né­ti­cos del cán­cer; así co­mo da­tos pro­ce­den­tes de mu­chas otras ins­ti­tu­cio­nes.

Con el fin de de­ter­mi­nar con pre­ci­sión las ba­ses de las se­cuen­cias de ADN pa­ra eva­lua­ción en el aná­li­sis de Can­ce­rSEEK, los investigadores em­plea­ron el mé­to­do ba­sa­do en los ren­di­mien­tos de­cre­cien­tes, en­tre ellos los mar­ca­do­res de ADN que fue­ron úti­les pa­ra de­tec­tar los cán­ce­res y eli­mi­nar los que no ofre­cían ma­yo­res be­ne­fi­cios. El re­sul­ta­do fue un pa­nel ge­né­ti­co de mar­ca­do­res de ADN al­ta­men­te se­lec­ti­vos y re­la­ti­va­men­te pe­que­ño.

“Óp­ti­ma­men­te, la de­tec­ción pre­coz de los cán­ce­res su­pon­dría una cu­ra­ción to­tal tras so­lo una operación, pe­ro has­ta los ti­pos de cán­cer que no se pue­den cu­rar con so­lo una operación res­pon­de­rán me­jor a las te­ra­pias sis­té­mi­cas si exis­te una enfermedad me­nos avan­za­da”, co­men­ta la Dra. An­ne Ma­rie Len­non, pro­fe­so­ra ad­jun­ta de me­di­ci­na, ci­ru­gía y ra­dio­lo­gía, di­rec­to­ra clí­ni­ca de gas­tro­en­te­ro­lo­gía y di­rec­to­ra del Pro­gra­ma In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Quis­tes Pan­creá­ti­cos.l

Nic­ko­las Pa­pa­do­pou­luos: «El uso de una com­bi­na­ción se­lec­ti­va de bio­mar­ca­do­res pa­ra la de­tec­ción pre­coz cuen­ta con el po­ten­cial de cam­biar las me­di­das que usa­mos pa­ra la de­tec­ción de cán­cer»

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.