El Río de San Juan (St Johns) fue des­cu­bier­to por los es­pa­ño­les

La Prensa - Orlando - - #PARATI #CULTURA - Rap­hael Cos­me SAN AGUSTÍN, FL

El río más gran­de del es­ta­do de la Flo­ri­da es el Río St Johns, des­cu­bier­to por Don Juan Pon­ce de León jun­to con la Flo­ri­da. Pon­ce de León lo lla­mó el Río de las Corrientes y los es­pa­ño­les con­ti­nua­ron nom­brán­do­lo así has­ta 1562. Más tar­de el re­por­te de la exis­ten­cia de es­te río lle­gó a los más fa­mo­sos car­tó­gra­fos y di­se­ña­do­res de ma­pas en to­da Eu­ro­pa.

A prin­ci­pios del 1565, a al­gu­nos de es­tos car­tó­gra­fos en Fran­cia, que ser­vían a la en­ti­dad mi­li­tar, les atra­jo el cau­da­lo­so río y pa­ra no des­per­tar sos­pe­chas en­via­ron en una flo­ta a re­li­gio­sos mi­sio­ne­ros fran­ce­ses, al man­do de Jean Renault, y con la ayu­da de los in­dios Ti­mu­cua ini­cia­ron las la­bo­res pa­ra es­ta­ble­cer un asen­ta­mien­to mi­li­tar en las ri­be­ras del Río de las Corrientes, al que cam­bia­ron el nom­bre a La Ri­vie­re Du Mai o Río de Ma­yo (hoy Jack­son­vi­lle).

La noticia lle­gó al rey es­pa­ñol Felipe II y en­fu­re­ci­do re­clu­tó al as­tu­riano ca­pi­tán ge­ne­ral Don Pe­dro Me­nén­dez de Avi­lés, quien lle­gó has­ta un fuer­te cons­trui­do de pa­los por los fran­ce­ses, La Ca­ro­li­na (Fort Ca­ro­li­ne), en la ri­be­ra del río y lo ocu­pó y lo lla­mó San Ma­teo. Lue­go na­ve­gó sie­te mi­llas al sur y en el pue­blo de Se­loy (hoy la Fuen­te de la Juventud) fun­dó la ciu­dad de San Agustín el 8 de sep­tiem­bre de 1565.

Mien­tras tan­to, Re­bault en­vió una flo­ta pa­ra ata­car a los es­pa­ño­les por el sur de San Agustín y allí una san­grien­ta ba­ta­lla se desató, ter­mi­nan­do vic­to­rio­so Me­nén­dez. Di­cho en­cuen­tro bé­li­co fue nom­bran­do por los es­pa­ño­les co­mo Ma­tan­zas y años más tar­de des­cen­dien­tes es­pa­ño­les de Me­nén­dez mar­cha­ron ha­cia el nor­te has­ta el río y le cam­bia­ron el nom­bre a Río San Juan en ho­nor San Juan Bau­tis­ta. Ese nom­bre (St. Johns) lo con­ser­va has­ta hoy.

Des­de tem­prano del si­glo 17 el Río San Juan (St. Johns) sir­vió co­mo la me­jor Fuen­te de trans­por­te acuá­ti­co pa­ra to­do ti­po de bar­co que lle­va­ba pro­vi­sio­nes pa­ra la ciu­dad de San Agustín y ha­cia la Flo­ri­da Cen­tral unió el tra­fi­co de ali­men­tos y ma­te­ria­les de cons­truc­ción en­tre los puer­tos en la ri­be­ra del Río de San Juan, co­mo el fuer­te es­pa­ñol de Pi­co­la­ta, y tam­bién unió el trans­por­te por vía te­rres­tre has­ta el Puer­to de Tam­pa cer­ca del Va­lle de ‘Tan­pa’, co­mo lo lla­ma­ron dos si­glos an­tes los in­dios Ca­lu­sa cuan­do lle­ga­ron los ex­plo­ra­do­res Juan Pon­ce de León, Her­nan­do de So­to y Pán­fi­lo de Nar­váez.

Des­de la pri­me­ra mi­tad del si­glo 17 los es­pa­ño­les con­cen­tra­ron sus es­fuer­zos en man­te­ner la ca­pi­tal de la Flo­ri­da en San Agustín a con­se­cuen­cia de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que pro­veía el uso del Río de San Juan (St. Johns) y los be­ne­fi­cios de su­per­vi­ven­cia de do­ce­nas de mi­sio­nes fran­cis­ca­nas cons­trui­das cer­ca de él. Una de ellas, la Mi­sión de San Luis de Apa­la­chee, fue fun­da­da en 1633 en don­de hoy es Ta­llahas­see, ca­pi­tal de la Flo­ri­da.

Pa­ra me­dia­dos del si­glo 19, el Río de St. Johns se ilu­mi­nó con el in­ven­to de los bar­cos de va­por y va­rias lí­neas de bar­cos de va­por ope­ra­ban des­de Pa­lat­ka has­ta Jack­son­vi­lle. Va­rios pre­si­den­tes, co­mo Ulys­ses S. Grant y Gro­ver Cle­ve­land, abor­da­ron uno de es­tos bar­cos de va­por a tra­vés del Río St. Johns. En 1935, al­re­de­dor de sie­te puen­tes pa­ra au­to­mó­vi­les fue­ron cons­trui­dos sobre el Río St. Johns y acua­ti­zó el pri­mer avión en la re­cién cons­trui­da ba­se área Es­ta­ción Pun­to Ne­gro. Más tar­de, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se cons­tru­yó la ba­se na­val de May­port, la más gran­de del sur de Es­ta­dos Uni­dos, en la bo­ca del Río St Johns.

Aun­que la ma­si­va cons­truc­ción de ca­lles y au­to­pis­tas pa­ra me­dia­dos del si­glo 20 qui­tó im­por­tan­cia al uso del Río St. Johns pa­ra lle­gar a otras ciu­da­des, las prác­ti­cas mi­li­ta­res des­de la ba­se May­port, el Puer­to de Jack­son­vi­lle y el an­cla­do de gran­des cru­ce­ros tu­rís­ti­cos hi­cie­ron re­gre­sar el es­plen­dor al río.

Lo que re­sul­ta irri­so­rio es que mu­chos es­cri­to­res con­tem­po­rá­neos omi­ten la con­tri­bu­ción de los es­pa­ño­les a la his­to­ria del Río de St Johns y ni si­quie­ra exis­te una placa en nin­gu­na par­te de Jack­son­vi­lle que los nom­bre.l

RAP­HAEL COS­ME

El Río San Juan (St. Johns) es gran­de y cau­da­lo­so.

RAP­HAEL COS­ME

Pe­dro men­dén­dez y Juan Pon­ce de León re­co­rrie­ron en el si­glo 16 las aguas del Río St. Johns.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.