Drama y va­lor de la caravana mi­gran­te

Ga­brie­la Her­nán­dez es­ca­pó de la vio­len­cia de su ex ma­ri­do y de las pan­di­llas en Hon­du­ras. No vió más op­ción que unir­se a la Caravana Mi­gran­te

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Ma­nuel Oca­ño Es­pe­cial pa­ra Im­pre­me­dia

“Lo que más te­mo es que me se­pa­ren de mis hi­jos; ese es el te­mor que más an­do”, di­jo a es­te me­dio la se­ño­ra Ga­brie­la Her­nán­dez mo­men­tos an­tes de en­trar con sus dos pe­que­ños, de dos y seis años de edad, a la ga­ri­ta pea­to­nal Pe­dWest que une a Ti­jua­na con San Die­go.

“Va­mos a ver, nos po­ne­mos en ma­nos de Dios”, di­jo con lá­gri­mas en el ros­tro ins­tan­tes des­pués de des­pe­dir­se con be­sos de su pa­re­ja sen­ti­men­tal y pa­dre del em­ba­ra­zo de tres me­ses que lle­va en el vien­tre al cru­zar por pri­me­ra vez la lí­nea que de­mar­ca la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se.

La se­ño­ra de 27 años de edad, con no­ta­ble can­san­cio, fue una de las pri­me­ras 50 per­so­nas de unas 350 de la lla­ma­da “Caravana Via­cru­cis Mi­gran­te”, que fue­ron ele­gi­das pa­ra cru­zar la fron­te­ra en bus­ca de asi­lo es­te fin de se­ma­na.

Por años fue víc­ti­ma de vio­len­cia con­yu­gal, pe­ro des­de ha­ce unos me­ses tam­bién fue ame­na­za­da de muer­te, por unos ex­cóm­pli­ces del que fue­ra su ma­ri­do.

Los abo­ga­dos es­ta­dou­ni­den­ses de mi­gra­ción que en los úl­ti­mos días ase­so­ra­ron a la caravana “pien­san que ten­go po­si­bi­li­da­des de que me den el asi­lo”, co­men­tó.

“A mí me es­co­gie­ron por­que ten­go un em­ba­ra­zo de al­to ries­go; co­mo tu­ve una in­fec­ción cuan­do ve­nía­mos en el ca­mino pa­ra acá, tu­ve con­se­cuen­cias y ten­go que cui­dar mu­cho al be­bé”, di­jo.

El be­bé fue ges­ta­do apro­xi­ma­da­men­te al mis­mo tiem­po que la se­ño­ra Ga­brie­la tu­vo que co­men­zar a huir por su vi­da y las de sus hi­jos.Su exes­po­so, un me­cá­ni­co au­to­mo­triz, arre­gla­ba vehícu­los pa­ra una pan­di­lla de­di­ca­da a ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les en Hon­du­ras.

“Lo que pa­só es que él ca­yó pre­so, y lue­go de que es­tu­vo un tiem­po en la cár­cel lo de­ja­ron sa­lir y fue a es­con­der­se en un pue­blo. En­ton­ces lle­ga­ron a bus­car­lo y co­mo no lo en­con­tra­ban la aga­rra­ron con­mi­go y con mis ni­ños”, pla­ti­có.

Los pan­di­lle­ros lle­ga­ban a su ca­sa ar­ma­dos, ti­ra­ban co­sas y le ad­ver­tían a gri­tos que ella te­nía que lo­ca­li­zar a su exes­po­so o la pa­ga­ría con su vi­da y las de sus hi­jos.

Co­mo pu­do y sin re­cur­sos, la fa­mi­lia hu­yó por Hon­du­ras, cru­zó la fron­te­ra gua­te­mal­te­ca y lue­go la me­xi­ca­na pa­ra unir­se a la caravana, que ha­bían es­cu­cha­do que par­ti­ría con cien­tos de cen­troa­me­ri­ca­nos en bus­ca de asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos, una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble pa­ra que ni el exes­po­so ni los de­lin­cuen­tes la al­can­za­ran.

Pe­ro ha­ce po­co más de tres se­ma­nas, cuan­do la caravana ya re­co­rría te­rri­to­rio me­xi­cano, la se­ño­ra en­fer­mó y los mé­di­cos que la re­vi­sa­ron en estaciones del ca­mino le ad­vir­tie­ron que te­nía que cui­dar­se mu­cho.

“Pues, me die­ron me­di­ci­nas y me re­ce­ta­ron re­po­so, pe­ro vi­nien­do en ‘la bes­tia’, em­ba­ra­za­da y con ni­ños pe­que­ños, es difícil des­can­sar”, re­su­mió. Tam­po­co po­día de­te­ner­se. Avan­za­do el re­co­rri­do por Mé­xi­co, sin la caravana le se­ría cer­ca de im­po­si­ble con­ti­nuar.

La si­tua­ción de la fa­mi­lia, y la de cien­tos de mi­gran­tes, cam­bió al lle­gar al nor­te de Mé­xi­co. En Mexicali, en la fron­te­ra con Ca­le­xi­co, por fin abor­dó un au­to­bús có­mo­do, in­clu­so con ai­re acon­di­cio­na­do, du­ran­te unas tres ho­ras rum­bo a Ti­jua­na.

Lue­go en el re­fu­gio Ju­ven­tud 2000, al nor­te de Ti­jua­na, asig­na­ron una tien­da de cam­pa­ña pe­que­ña, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra que la fa­mi­lia se alo­ja­ra en una estructura te­cha­da y cui­da­da en­tre vo­lun­ta­rios.

Si­guie­ron plá­ti­cas con abo­ga­dos, sin in­vi­tar a la pren­sa. Lue­go nue­va­men­te reunio­nes con abo­ga­dos de California.

Tras asis­tir con to­dos los in­te­gran­tes de la caravana a una ac­ti­vi­dad de so­li­da­ri­dad si­mul­tá­nea en Pla­yas de Ti­jua­na e Im­pe­rial Beach, California, y vuel­ta al cen­tro de la ciu­dad pa­ra los úl­ti­mos pre­pa­ra­ti­vos pa­ra mar­char a la ga­ri­ta, la se­ño­ra Her­nán­dez por fin se for­mó pa­ra avan­zar ha­cia la ga­ri­ta Pe­dwest.

Mien­tras tan­to, la por­ta­voz de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za (CBP), Jac­que­li­ne Wa­si­luk, ad­vir­tió en San Die­go en co­mu­ni­ca­do que su agen­cia so­lo aten­de­ría de acuer­do con su ca­pa­ci­dad. Más tar­de in­di­có que la ca­pa­ci­dad se ha­bía al­can­za­do y CBP de­ja­ría de atender a quie­nes ca­re­cie­ran de do­cu­men­tos.

La caravana mar­chó de cual­quier ma­ne­ra a la ga­ri­ta, don­de mo­men­tos an­tes de in­gre­sar a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se la se­ño­ra Her­nán­dez re­ve­ló sen­tir­se “muy ner­vio­sa”.

Pla­ti­có que en­ten­día que nadie pue­de sa­ber cuán­to tar­da­rá la re­vi­sión de su ca­so, “pue­den ser de una ho­ras, a unos días, se­ma­nas o me­ses”.

Un mo­men­to an­tes de ir­se, la se­ño­ra Ga­brie­la di­jo co­mo pa­ra sí mis­ma: “Quie­ro que va­yan a la es­cue­la y sean per­so­nas de bien”. Lue­go avan­zó con Jo­nat­han, de dos años, en un bra­zo, y Omar, de cua­tro, to­ma­do de la mano.

Lo úl­ti­mo que di­jo con voz en­tre­cor­ta­da en te­rri­to­rio me­xi­cano fue que se sen­tía

Uni­dos.. can­sa­da, y en­tró fi­nal­men­te con lá­gri­mas en los ojos a Es­ta­dos

FO­TOS MA­NUEL OCA­ÑO.

Ga­brie­la Her­nán­dez se des­pi­dió de su pa­re­ja y se en­tre­gó en la ga­ri­ta de Ti­jua­na con sus hi­jos.

Co­mo Ga­brie­la Her­nán­dez son cien­tos los in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que es­pe­ran pa­ra pe­dir asi­lo en EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.