DHS con­ti­nua­rá se­pa­ra­ción de fa­mi­lias

El go­bierno de Trump re­co­no­ció que eso ocu­rri­rá cuan­do los pa­dres sean so­me­ti­dos a jui­cio mi­gra­to­rio

La Prensa - Orlando - - #ELPAÍS #INMIGRACIÓN - Ma­ría Pe­ña ma­ría.pe­na@impremedia.com WAS­HING­TON

El De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (DHS) ad­mi­tió que con­ti­nua­rá una nue­va prác­ti­ca po­li­cial, ini­cia­da in­for­mal­men­te la se­ma­na pa­sa­da, de ini­ciar jui­cio con­tra to­da per­so­na in­do­cu­men­ta­da de­te­ni­da en la fron­te­ra, lo que re­sul­ta­rá en la se­pa­ra­ción de ni­ños de sus pa­dres.

En de­cla­ra­cio­nes a es­te me­dio, un fun­cio­na­rio de al­to ran­go del DHS, que pi­dió el ano­ni­ma­to, di­jo que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump ini­ció la se­ma­na pa­sa­da el en­jui­cia­mien­to de per­so­nas que cru­zan ile­gal­men­te la fron­te­ra ha­cia EEUU, co­mo for­ma de di­sua­dir la in­mi­gra­ción ile­gal.

“Es­to co­men­zó la se­ma­na pa­sa­da… no hay po­lí­ti­ca de se­pa­rar a los ni­ños en la fron­te­ra, pe­ro es­ta­mos re­fi­rien­do a to­dos los que cru­zan ile­gal­men­te al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pa­ra su en­jui­cia­mien­to, lo que po­dría re­sul­tar en al­gu­nas se­pa­ra­cio­nes de fa­mi­lias”, re­co­no­ció el fun­cio­na­rio.

Por ór­de­nes del fis­cal ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pre­sen­tó car­gos cri­mi­na­les la se­ma­na pa­sa­da con­tra on­ce in­mi­gran­tes que par­ti­ci­pa­ron en la ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes que ini­ció una ca­mi­na­ta a lo largo de Mé­xi­co el pa­sa­do 25 de mar­zo.

En el mar­co de una po­lí­ti­ca de “ce­ro to­le­ran­cia” con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, Ses­sions ya ha­bía ins­trui­do a los fis­ca­les en la fron­te­ra sur a que ini­cia­ra car­gos cri­mi­na­les con­tra to­da per­so­na de­te­ni­da en la zo­na, y or­de­nó el des­plie­gue de más fis­ca­les a la zo­na.

La se­cre­ta­ria de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Kirst­jen Nielsen, se hi­co eco de las ad­ver­ten­cias de Ses­sions, y se­ña­ló que las au­to­ri­da­des, si­guien­do sus ins­truc­cio­nes in­cre­men­ta­rán el tras­la­do de ca­sos a un procesamiento ju­di­cial con­tra los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos ba­jo el ar­tícu­lo 8 del “Ac­ta de In­mi­gra­ción y Na­tu­ra­li­za­ción” (INA).

Cri­mi­na­li­za­ción de in­do­cu­men­ta­dos

Con la nue­va po­lí­ti­ca, los pa­dres que cru­cen ile­gal­men­te con sus hi­jos me­no­res en­tre los puer­tos de en­tra­da al país co­rre­rán el ries­go de ser se­pa­ra­dos, y de in­me­dia­to afron­ta­rán car­gos cri­mi­na­les por in­gre­so o re­in­gre­so ile­gal, de­pen­dien­do de su si­tua­ción par­ti­cu­lar.

Has­ta aho­ra, los agen­tes fron­te­ri­zos po­dían man­te­ner a las fa­mi­lias uni­das en­vián­do­las a un mis­mo cen­tro de de­ten­cio­nes, o las de­vol­vían al la­do me­xi­cano de la fron­te­ra.

Sin em­bar­go, se­gún ex­pli­có el fun­cio­na­rio del DHS, aho­ra los pa­dres se­rán so­me­ti­dos a un pro­ce­so ju­di­cial en un tri­bu­nal fe­de­ral, y una vez com­ple­ta­do ese pro­ce­so y el juez dé la or­den de de­por­ta­ción, “los in­di­vi­duos se­rán de­vuel­tos a su país de ori­gen”.

En cambio, sus ni­ños me­no­res se­rían trans­fe­ri­dos a al­ber­gues a car­go de la Ofi­ci­na de Rea­sen­ta­mien­to de Re­fu­gia­dos del De­par­ta­men­to de Sa­lud y Re­cur­sos Hu­ma­nos (HHS), pre­ci­só.

Con el ape­go al de­bi­do pro­ce­so, las per­so­nas que pre­sen­ten ca­sos de asilo vá­li­dos po­drán con­ti­nuar sus ca­sos an­te el go­bierno, agre­gó.

Si las per­so­nas ex­pre­san mie­do de ser re­gre­sa­das a su país na­tal, los ofi­cia­les de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción de Fron­te­ras (CBP) los pro­ce­san pa­ra su en­tre­vis­ta con un ofi­cial de asilo en la Ofi­ci­na de Ser­vi­cios de In­mi­gra­ción y Ciu­da­da­nía (USCIS).

El fun­cio­na­rio tra­tó de jus­ti­fi­car la nue­va prác­ti­ca al des­ta­car que en abril pa­sa­do, los agen­tes CBP arres­ta­ron a más de 50,000 per­so­nas in­do­cu­men­ta­das en la fron­te­ra, que mar­có una tri­pli­ca­ción des­de abril de 2017.

La pri­me­ra con­de­na por un cru­ce ile­gal es un de­li­to me­nor que aca­rrea una sen­ten­cia má­xi­ma de 180 días en pri­sión y cual­quier con­de­na sub­si­guien­te po­dría pro­ce­sar­se co­mo un de­li­to gra­ve.

Una vez de­por­ta­dos, los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos tie­nen prohi­bi­do en­trar al país du­ran­te cin­co años tras su pri­me­ra de­por­ta­ción, 20 años por cual­quier con­de­na sub­si­guien­te, y de for­ma in­de­fi­ni­da si se tra­ta de un de­li­to con agra­van­tes, di­jo DHS.

Gru­pos cí­vi­cos y pro-in­mi­gran­tes en to­do el país han con­de­na­do la prác­ti­ca de se­pa­rar a ni­ños de sus pa­dres en la fron­te­ra, y al­gu­nos, co­mo la Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les de EEUU (ACLU), han en­ta­bla­do de­man­das con­tra la Ad­mi­nis­tra­ción Trump.

Al­gu­nos ac­ti­vis­tas ade­lan­ta­ron a es­te dia­rio que pa­dres y ni­ños in­mi­gran­tes rea­li­za­rán una pro­tes­ta hoy con­tra la nue­va po­lí­ti­ca du­ran­te una au­dien­cia del Se­na­do.

FOTOS: EFE

Va­rias fa­mi­lias for­ma­ron par­te de la Ca­ra­va­na Mi­gran­te en la bús­que­da de asilo.

Agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za in­ter­cep­tan a una fa­mi­lia tras in­gre­sar a te­rri­to­rio de EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.