ASIS­TEN­CIA SO­CIAL EN PE­LI­GRO

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN #COLUMNASINVITADAS -

Los de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos del Con­gre­so se sue­len unir ca­da cin­co año pa­ra re­no­var la ley fe­de­ral agrí­co­la. Ya no es el ca­so. Aho­ra la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na quie­re apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra re­du­cir la red de asis­ten­cia so­cial.

Es­to se ba­sa en la creen­cia de que pa­ra ayu­dar a la su­pera­ción de un in­di­vi­duo de ba­jos re­cur­sos de­bi­do a la ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral, hay que re­du­cir el ac­ce­so a una ali­men­ta­ción nu­tri­ti­va. Y si es un ho­gar de gen­te tra­ba­ja­do­ra de es­ca­sos re­cur­sos hay que aco­tar cuan­to an­tes esa ayu­da que le per­mi­te aso­mar­se por arri­ba del ni­vel de po­bre­za.

El blan­co es el Pro­gra­ma Su­ple­men­ta­rio de Nu­tri­ción (SNAP) que ayu­da a las per­so­nas po­bres a ob­te­ner ali­men­tos sa­nos y nu­tri­ti­vos.

El SNAP com­ba­te la “in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria” o sea la fal­ta de un ac­ce­so con­sis­ten­te a co­mi­da nu­tri­ti­va en al­gún mo­men­to del año. La co­mu­ni­dad la­ti­na es de las más vul­ne­ra­bles. Uno de ca­da cin­co la­ti­nos es­tu­vo en es­ta si­tua­ción en 2016 en 2018 en com­pa­ra­ción a uno de ca­da ocho es­ta­dou­ni­den­ses.

Si bien es cier­to que la gran ma­yo­ría de los fon­dos de es­ta ley agrí­co­la es­tán des­ti­na­dos a pro­gra­mas nu­tri­ti­vos, no se pue­de ar­gu­men­tar que su cos­to au­men­tó ex­ce­si­va­men­te co­mo pa­ra te­ner que to­mar es­tas me­di­das.

En reali­dad, la me­jo­ra de la eco­no­mía a par­tir del 2014, úl­ti­ma fe­cha que fue ex­ten­di­da la ley, per­mi­te re­du­cir el por­cen­ta­je de la par­te so­cial del 79% al 76.5%. La ley des­ti­na 867,00 mi­llo­nes de dó­la­res du­ran­te 10 años. Los fon­dos pa­ra nu­tri­ción son 93,000 mi­llo­nes me­nos que an­tes.

La nue­va ley im­po­ne una cláu­su­la de tra­ba­jo pa­ra los beneficiarios mu­cho más es­tric­ta que la ac­tual.

Tam­bién crea un cor­te au­to­má­ti­co del be­ne­fi­cio eli­mi­nan­do una gra­dua­li­dad que ha­bían es­ta­ble­ci­dos 42 es­ta­dos. De he­cho es­to es un cas­ti­go pa­ra los tra­ba­ja­do­res po­bres y un des­alien­to pa­ra ob­te­ner más pa­go.

La ley su­pues­ta­men­te ayu­da a las per­so­nas que pier­den el be­ne­fi­cio por fal­ta de tra­ba­jo otor­gan­do fon­dos pa­ra ca­pa­ci­ta­ción. El pro­ble­ma es que la can­ti­dad de di­ne­ro es ri­dí­cu­la­men­te ba­ja.

La ci­fra de 7,650 mi­llo­nes de dó­la­res pa­re­ce mu­cho, pe­ro dis­tri­bui­da a lo lar­go de 10 años pa­ra cer­ca de tres mi­llo­nes sin tra­ba­jo equi­va­le a 30 dó­la­res men­sua­les por par­ti­ci­pan­te. La ci­fra ade­cua­da pa­ra un plan de ca­pa­ci­ta­ción co­mo el que se pro­po­ne re­quie­re 150,000 mi­llo­nes pa­ra 10 años.

Fi­nal­men­te, la nue­va es­truc­tu­ra que es­ta­ble­ce la ley pa­ra re­por­tar la gen­te que tra­ba­ja es una cos­to­sa pe­sa­di­lla pa­ra los Es­ta­dos.

Es muy pro­ba­ble que la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­te aprue­be en es­tos días es­te cas­ti­go a la po­bre­za en for­ma de ley. Pe­ro re­cor­tar gas­to pa­ra pa­liar el dé­fi­cit afec­tan­do ayu­das vi­ta­les no pa­re­ce lo más hu­mano y jui­cio­so.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.