Desa­rro­llan píl­do­ra pa­ra el diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma

In­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran que el mé­to­do de diag­nós­ti­co sea más pre­ci­so que las ma­mo­gra­fía

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - Re­dac­ción

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan es­tán desa­rro­llan­do una píl­do­ra que ha­ce que los tu­mo­res de ma­ma se ilu­mi­nen cuan­do se ex­po­nen a la luz in­fra­rro­ja, y han de­mos­tra­do que el con­cep­to fun­cio­na en ra­to­nes. El nue­vo mé­to­do de diag­nós­ti­co ayu­da­ría a dis­tin­guir en­tre los tu­mo­res be­nig­nos y ma­lig­nos, evi­tan­do que las mu­je­res se so­me­tan a pro­ce­di­mien­tos in­ne­ce­sa­rios.

La ma­mo­gra­fía es una he­rra­mien­ta im­pre­ci­sa. Apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de los pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma tra­ta­das con ci­ru­gía o qui­mio­te­ra­pia tie­nen tu­mo­res que son be­nig­nos o de tan len­to cre­ci­mien­to que nun­ca lle­ga­rían a ser pe­li­gro­sos pa­ra la vi­da, se­gún un es­tu­dio de Di­na­mar­ca el año pa­sa­do. En otras mu­je­res, el den­so te­ji­do ma­ma­rio ocul­ta la pre­sen­cia de bul­tos o gru­mos inusua­les, re­sul­tan­do en muer­tes por cán­ce­res tra­ta­bles.

“Gas­ta­mos $4,000 mi­llo­nes de más al año en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de cán­ce­res de los cua­les las mu­je­res nun­ca mo­ri­rían,” di­jo Greg Thur­ber, pro­fe­sor asis­ten­te de in­ge­nie­ría quí­mi­ca y bio­mé­di­ca de la U-M, quien di­ri­gió el equi­po. “Si nos cam­bia­mos a una ima­gen mo­le­cu­lar, po­de­mos ver qué tu­mo­res de­ben ser tra­ta­dos.”

“No quie­ro des­car­tar la ma­mo­gra­fía. La ma­mo­gra­fía es bue­na, sal­va vi­das,” agre­gó. “Lo que es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer es fa­cul­tar al mé­di­co pa­ra que to­me me­jo­res de­ci­sio­nes con el pa­cien­te, de mo­do que no se ha­gan prue­bas in­ne­ce­sa­rias, pe­ro aque­llos pa­cien­tes que sí tie­nen cán­cer, que sí ne­ce­si­tan tra­ta­mien­to, re­ci­ban ese tra­ta­mien­to apro­pia­do lo más pron­to po­si­ble.”

El mé­to­do del equi­po de Thur­ber uti­li­za un co­lo­ran­te que res­pon­de a la luz in­fra­rro­ja pa­ra mar­car o ‘eti­que­tar’ una mo­lé­cu­la que co­mún­men­te se ha­llaen las cé­lu­las tu­mo­ra­les, en los va­sos san­guí­neos que ali­men­tan los tu­mo­res y en el te­ji­do in­fla­ma­do. Al te­ner in­for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca so­bre los ti­pos

En com­pa­ra­ción con la luz vi­si­ble, la luz in­fra­rro­ja pe­ne­tra en el cuer­po fá­cil­men­te y pue­de lle­gar a to­das las pro­fun­di­da­des de la ma­ma sin ra­yos X, que tie­ne un pe­que­ño ries­go de al­te­rar el ADN y sem­brar un nue­vo tu­mor. El uso de un co­lo­ran­te en­tre­ga­do oral­men­te tam­bién me­jo­ra la se­gu­ri­dad, ya que al­gu­nos in­tra­ve­no­sos.. pa­cien­tes pue­den te­ner reac­cio­nes se­ve­ras a co­lo­ran­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.