Có­mo cui­dar la sa­lud men­tal y las emo­cio­nes en la era Trump

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Vir­gi­nia Ga­glia­no­ne vir­gi­nia.ga­glia­no­ne@lao­pi­nion.com

Con­se­jos pa­ra ma­ne­jar el te­mor, la ira y otros sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos que sur­gen co­mo re­sul­ta­do de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca

Los pri­me­ros me­ses de la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump han pro­vo­ca­do fuer­tes sen­ti­mien­tos no só­lo en la po­bla­ción de EEUU, sino de al­re­de­dor del mun­do, sen­ti­mien­tos que se ma­ni­fes­ta­ron con pro­tes­tas y ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, den­tro y fue­ra del país.

Los psi­có­lo­gos y te­ra­pis­tas fue­ron al­gu­nos de los pro­fe­sio­na­les que pri­me­ro no­ta­ron di­chos sen­ti­mien­tos, al ver cre­cer el nú­me­ro de pa­cien­tes.

“Des­de la elec­ción de Do­nald Trump he­mos no­ta­do un au­men­to inusual de pa­cien­tes que lle­gan a con­sul­tar por de­pre­sión, co­ra­je, es­trés y an­sie­dad”, in­di­có Ana San­tao­la­lla, psi­co­te­ra­peu­ta, ex­per­ta en fa­mi­lias, con prác­ti­ca en Kai­ser Per­ma­nen­te y en su con­sul­to­rio par­ti­cu­lar.

Ha­ble­mos de po­lí­ti­ca

La psi­co­te­ra­peu­ta in­di­có que es co­mún que los pa­cien­tes to­quen te­mas de ac­tua­li­dad en sus te­ra­pias, pe­ro só­lo des­de la pers­pec­ti­va par­ti­cu­lar que los afec­ta; pe­ro du­ran­te la se­ma­na que ga­nó Trump, el 60% de los pa­cien­tes lo men­cio­na­ron en sus se­sio­nes.

“Co­mo pro­fe­sio­nal, no ha­blo de mi in­cli­na­ción po­lí­ti­ca en par­ti­cu­lar, sino que me con­cen­tro en ofre­cer ma­ne­ras de pro­ce­sar las emo­cio­nes que preo­cu­pan al pa- cien­te”, San­tao­la­lla.

Y a pe­sar de que el cri­te­rio ge­ne­ral de los pro­fe­sio­na­les de sa­lud men­tal es man­te­ner­se al mar­gen de las opi­nio­nes po­lí­ti­cas, el ve­rano pa­sa­do, an­tes de que se co­no­cie­ran los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, un gru­po de más de 2,500 pro­fe­sioQDOHV GH VDOXG PHQWDO ÀUPDURQ XQ “ma­ni­fes­to”, o pro­cla­ma, crea­do por Bill Doherty, te­ra­pis­ta y pro­fe­sor de psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, opo­nién­do­se al “Trum­pis­mo” (ci­ti­zent­he­ra­pists. com/ma­ni­fes­to/).

La pro­cla­ma “Te­ra­pis­tas ciu­da­da­nos en con­tra del Trum­pis­mo”, des­cri­be los efec­tos psi­co­ló­gi­cos de la cam­pa­ña pre­si­den­cial en los pa­cien­tes.

Se­gún el do­cu­men­to, el “Trum­pis­mo” es una se­rie de prin­ci­pios y com­por­ta­mien­tos que los pro­fe­sio­na­les ge­ne­ral­men­te tra­tan de re­sol­ver en sus prác­ti­cas y que in­clu­yen:

Bus­car un “chivo expiatorio”, que pue­de ser una per­so­na o un gru­po en par­ti­cu­lar, co­mo en el ca­so de los in­mi­gran­tes, pa­ra cul­par­lo de to­dos los ma­les, en lu­gar de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de los ac­tos pro­pios.

Nun­ca pe­dir per­dón o ad­mi­tir erro­res.

De­ni­grar y ri­di­cu­li­zar a crí­ti­cos y ri­va­les.

Su­bor­di­nar y de­gra­dar a las mu­je­res, y exa­ge­rar la mas­cu­li­ni­dad co­mo ideal cul­tu­ral.

OOOOLa ex­per­ta ase­gu­ra que es co­mún que sus pa­cien­tes to­quen hoy te­mas de ac­tua­li­dad, co­mo las pro­tes­tas, en sus te­ra­pias.

Pro­mo­cio­nar la vio­len­cia y el des­pre­cio por las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

“Mu­chas mu­je­res me han ex­pre­sa­do en te­ra­pia su preo­cu­pa­ción de que el Pre­si­den­te ha­ga co­men­ta­rios mi­só­gi­nos y de­ni­gran­tes al ha­blar de ellas”, agre­gó San­tao­la­lla. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te es­tre­san­te en­tre víc­ti­mas de abu­so se­xual o con pro­ble­mas de ima­gen cor­po­ral”.

O‘¿Có­mo le ha­go?’

Cien­tos de per­so­nas se en­cuen­tran en la dis­yun­ti­va en­tre leer o ig­no­rar las no­ti­cias, pa­ra evi­tar sen­tir­se mal. San­tao­la­lla ase­gu­ró que es po­si­ble in­for­mar­se de ma­ne­ra ob­je­ti­va.

´8QD PDQHUD GH KDFHUOR HV ÀMDU un tiem­po lí­mi­te por día, es­pe­cial­men­te pa­ra leer las re­des so­cia­les co­mo Facebook o Twit­ter, don­de exis­ten co­men­ta­rios ra­cis­tas y de odio que cau­san es­trés”, ex­pli­có. La psi­co­te­ra­peu­ta re­co­men­dó po­ner lí­mi­tes es­pe­cial­men­te en la no­che, por­que las no­ti­cias y co­men­ta­rios de odio pue­den cau­sar in­som­nio.

Ha­cer ejer­ci­cio dia­rio, o prac­ti­car un de­por­te.

Ha­blar con se­res que­ri­dos y no guar­dar­se den­tro las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

Bus­car un hobby y otras ma­ne­ras de ca­na­li­zar el co­ra­je, co­mo, por ejem­plo, a tra­vés del ac­ti­vis­mo.

La me­di­ta­ción es otra ma­ne­ra de li­diar con los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos y re­la­jar­se. “En la ac­tua­li­dad, exis­ten ‘apps’ o pro­gra­mas de me­di­ta­ción, co­mo Head Spa­ce, que son sim­ples de ba­jar”.

Se­gún la psi­co­te­ra­peu­ta, mu­chas per­so­nas re­pri­men sus emo­cio­nes, y es­tas ter­mi­nan ma­ni­fes­tán­do­se de otro mo­do.

“Qui­zás tie­nen pe­leas con su pa­re­ja, o es­tán con­ti­nua­men­te enoja­dos. Mu­cha gen­te es­tá es­tre­sa­da, pe­ro no pue­de de­ter­mi­nar de dón­de vie­ne ese es­trés”, opi­nó San­tao­la­lla “La te­ra­pia es un buen re­cur­so, pa­ra quie­nes tie­nen ac­ce­so a ella”.O

OOOOUn es­tu­dio rea­li­za­do en fe­bre­ro de es­te año, por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew son­deó los sen­ti­mien­tos de los nor­te­ame­ri­ca­nos en torno a la nue­va ad­mi­nis­tra­ción. Com­par­ti­mos al­gu­nos de los ha­llaz­gos de la en­cues­ta:

La apro­ba­ción ge­ne­ral del desem­pe­ño de Trump en sus pri­me­ras se­ma­nas es­tá en­tre las más ba­jas de la his­to­ria.

O

AR­CHI­VO

Las mu­je­res es­tán preo­cu­pa­das por los co­men­ta­rios de­ni­gran­tes del Pre­si­den­te, ase­gu­ra la psi­co­te­ra­peu­ta Ana San­tao­la­lla .

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.