UN DES­PI­DO QUE LE­VAN­TA SOS­PE­CHAS

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

El prin­ci­pal va­lor que ri­ge al Bu­ró Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­ción (FBI) es la in­de­pen­den­cia de su ac­cio­nar an­te el Pre­si­den­te de turno. Su li­de­raz­go es­tá es­truc­tu­ra­do pa­ra ese fun­cio­na­mien­to, por eso so­la­men­te en dos oca­sio­nes fue des­pe­di­do su di­rec­tor en los 111 años de la agen­cia.

En el pri­mer ca­so fue el ex­pre­si­den­te Bill Clin­ton, por cues­tio­nes éti­cas, el se­gun­do es el pre­si­den­te Do­nald Trump. Sin em­bar­go, pa­ra ha­llar una si­tua­ción pa­re­ci­da al ac­tual des­pi­do de Ja­mes Co­mey hay que re­mon­tar­se a Ri­chard Ni­xon, ya que tan­to él co­mo Trump des­pi­die­ron a fun­cio­na­rios que in­ves­ti­ga­ban sus ad­mi­nis­tra­cio­nes.

El des­pi­do de Co­mey fue hu­mi­llan­te al en­viar­le una car­ta por men­sa­je­ro cuan­do el di­rec­tor del FBI es­ta­ba en otra ciu­dad. Fue un mal­tra­to in­ne­ce­sa­rio, un des­pre­cio que con­tra­di­ce el ar­gu­men­to de que el des­pi­do es pa­ra ele­var la mo­ral en la agen­cia fe­de­ral.

Es muy di­fí­cil creer que el des­pi­do se de­be al dis­gus­to con la ma­ne­ra que Co­mey ma­ne­jó el año pa­sa­do la cues­tión de los emails de la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton. El di­rec­tor del FBI tu­vo un pa­pel cues­tio­na­ble por sus desa­cier­tos, pe­ro es in­com­pren­si­ble que la mis­mas ac­cio­nes que le ga­na­ran las ala­ban­zas de Trump le cues­ten su tra­ba­jo me­ses des­pués.

Lo dis­tin­to es que hoy hay una in­ves­ti­ga­ción del FBI so­bre la inÁuen­cia ru­sa en la pa­sa­da elec­ción pa­ra ayu­dar a la cam­pa­ña de Trump.

El te­ma de la in­tro­mi­sión de Ru­sia creó un caos en la ad­mi­nis­tra­ción Trump. En el po­co tiem­po que lle­va su go­bierno, el ca­so lle­vó a si­tua­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias co­mo la au­to­ex­clu­sión del se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia de la in­ves­ti­ga­ción y a una se­rie de des­pi­dos de al­to ni­vel que lle­gó aho­ra a Co­mey.

Al pre­si­den­te le hu­bie­ra gus­ta­do que Co­mey lo de­fen­die­ra an­te el Con­gre­so en vez de re­co­no­cer que sí hay una in­ves­ti­ga­ción so­bre su cam­pa­ña y que di­je­ra que es cier­to que 2ba­ma in­te­rÀ­rió su te­lé­fono.

Trump cree que to­dos tra­ba­jan pa­ra pro­te­ger­lo de sus erro­res y de­fen­der lo que no es cier­to. Cuan­do es­to no ocu­rre, los des­pi­de con to­do el des­pre­cio de un due­ño que se sien­te trai­cio­na­do.

La es­pe­ran­za es que el su­ce­sor de Co­mey sea un ejem­plo de im­par­cia­li­dad pa­ra sa­nar he­ri­das. Pe­ro eso es du­do­so, y ha­brá qe ver pa­ra creer.

Es ne­ce­sa­rio sa­ber qué ocu­rrió en el des­pi­do de Co­mey y en la in­ves­ti­ga­ción del FBI. El ca­mino más via­ble es una co­mi­sión es­pe­cial del Con­gre­so y el nom­bra­mien­to de un in­ves­ti­ga­dor in­de­pen­dien­te por par­te del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. En am­bos ca­sos exis­ti­rá la ame­na­za de obs­truc­cio­nes en el in­ten­to de lle­gar a la ver­dad.

Se­ría bueno que los re­pu­bli­ca­nos tu­vie­ran la in­te­gri­dad de quie­nes le­gis­la­ban en la era de Ni­xon. Pe­ro eso lu­ce hoy di­fí­cil. Hoy su li­de­raz­go

Blanca.. pa­re­ce cóm­pli­ce de la es­to­ca­da a la de­mo­cra­cia co­me­ti­da por la Ca­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.