Jui­cio en­fren­ta ac­tual­men­te la co­mu­ni­dad his­pa­na y cómo pue­den ser abor­da­dos?

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Ena­ció en Chica­go y ob­tu­vo una li­cen­cia­tu­ra en His­to­ria del Arte y una maes­tría en Pla­nea­ción y Po­lí­ti­ca Ur­ba­na en la Uni­ver­si­dad de Illi­nois en Chica­go (UIC), ins­ti­tu­ción con la que en 2006 se vin­cu­ló co­mo con­se­je­ra en la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría. Des­de allí ha im­pul­sa­do que más mu­je­res es­tu­dian­tes se vin­cu­len a las ca­rre­ras en in­ge­nie­ría y fue re­cien­te­men­te nom­bra­da al fren­te de Wo­men in En­gi­nee­ring Pro­grams. So­to se ha com­pro­me­ti­do de mo­do des­ta­ca­do en re­du­cir la bre­cha que im­pi­de que más mu­je­res es­tu­dien in­ge­nie­ría y tra­ba­ja di­rec­ta­men­te con sus es­tu­dian­tes en el cam­pus para dar­les apo­yo y lo­grar que más mu­je­res es­tu­dien y se gra­dúen a UIC.

¿Qué en­se­ñan­zas, va­lo­res y ejem­plos re­ci­bis­te de tu fa­mi­lia y maes­tros que te per­mi­tie­ron desa­rro­llar tu po­ten­cial?

Las en­se­ñan­zas que me han da­do mi fa­mi­lia y maes­tros son mu­chas. En es­pe­cíÀFR YHU D PL PDPi \ RWUDV mu­je­res en mi fa­mi­lia tra­ba­jar para pro­veer para sus fa­mi­lias ha sido lo más im­pac­tan­te para mí. Des­de muy pe­que­ña yo me di cuen­ta de que las mu­je­res en mi fa­mi­lia son su­ma­men­te tra­ba­ja­do­ras e in­te­li­gen­tes y que la mu­jer lo pue­de to­do. Yo nun­ca me sen­tí li­mi­ta­da por ser mu­jer, al con­tra­rio, siem­pre me sen­tí ca­paz de to­do y es­to es lo que me ha per­mi­ti­do desa­rro­llar­me en to­do lo que ha­go.

¿Cuá­les han sido tus prin­ci­pa­les re­tos y lo­gros en tu ca­rre­ra?

El re­to más gran­de que he te­ni­do en mi ca­rre­ra es cuan­do em­pe­cé la uni­ver­si­dad. Sien­do la pri­me­ra per­so­na en mi fa­mi­lia en acu­dir la uni­ver­si­dad, tu­ve mu­chas du­das y mie­dos, pe­ro con el tiem­po fui apren­dien­do y acos­tu­mEUiQGRPH DO FDPELR $O Ànal, mis años en la uni­ver­si­dad fue­ron los me­jo­res de mi vi­da y la me­jor de­ci­sión que to­mé fue se­guir con mis es­tu­dios y re­ci­bir una maes­tría HQ SODQLÀFDFL­yQ XUEDQD (VWD maes­tría me abrió mu­chas puer­tas al ni­vel pro­fe­sio­nal pues se me dio una gran pro­mo­ción en el tra­ba­jo.

Cuan­do ter­mi­ne la maes­tría, ya tra­ba­ja­ba para la Uni­ver­si­dad de Illi­nois en Chica­go (UIC) en la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría… Me di cuen­ta de que las mu­je­res so­la­men­te for­ma­ban de un 12% a 14% de los es­tu­dian­tes de in­ge­nie­ría en UIC. Ob­via­men­te, ese nú­me­ro es alar­man­te e in­me­dia­ta­men­te for­mé par­te de un es­fuer­zo para in­cre­men­tar­lo... Es­tos es­fuer­zos ini­cia­ron el de­par­ta­men­to Wo­men in En­gi­nee­ring Pro­grams, que se en­fo­ca en el re­clu­ta­mien­to y re­ten­ción de es­tu­dian­tes y pro­vee va­rios re­cur­sos co­mo be­cas y ase­so­ra­mien­to aca­dé­mi­co y pro­fe­sio­nal… Es­pe­ro que muy pron­to po­da­mos re­du­cir la bre­cha de gé­ne­ro en in­ge­nie­ría en la uni­ver­si­dad y que las mu­je­res ten­gan el mis­mo ac­ce­so y opor­tu­ni­da­des que los hom­bres al ni­vel pro­fe­sio­nal.

En mi opinión, la co­mu­ni­dad la­ti­na es muy tra­ba­ja­do­ra y con­tri­bu­ye a mu­chos as­pec­tos de nuestra so­cie­dad. Pe­ro creo que no te­ne­mos la re­pre­sen­ta­ción ne­ce­sa­ria al ni­vel po­lí­ti­co y en áreas co­mo la cien­cia, tec­no­lo­gía, e in­ge­nie­ría. Para ini­ciar un cam­bio, ne­ce­si­ta­mos apo­yar y mo­ti­var a más la­ti­nos para que ter­mi­nen sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios y con­si­de­ren una ca­rre­ra que pue­da im­pac­tar de una ma­ne­ra po­si­ti­va a la co­mu­ni­dad la­ti­na y el mundo. La ma­yo­ría de los jó­ve­nes la­ti­nos en es­te país tie­nen la opor­tu­ni­dad de acu­dir a la uni­ver­si­dad y re­ci­bir ayu­da ÀQDQFLHUD SDUD SDJDU SRU VXV es­tu­dios pe­ro por una ra­zón u otra mu­chos no lo ha­cen. Creo que, en par­te, es­to se de­be al he­cho que hay una falta de men­to­res la­ti­nos que pue­dan mo­ti­var a los jó­ve­nes de hoy en día. Es im­por­tan­te que aque­llos que son exi­to­sos en sus ca­rre­ras re­gre­sen a sus co­mu­ni­da­des y ayu­den guiar a una nue­va ge­ne­ra­ción de la­ti­nos pro­fe­sio­na­les para que ten­ga­mos la re­pre­sen­ta­ción ade­cua­da en áreas que LQÁX\HQ HO PXQGR HQWHUR

¿Cuál es el se­cre­to de tu éxito en tu ám­bi­to pro­fe­sio­nal?

Siem­pre he sido una per­so­na que le gus­ta apren­der y to­mar nue­vos re­tos para cre­cer pe­ro lo que me ha ayu­da­do bas­tan­te al ni­vel pro­fe­sio­nal es siem­pre man­te­ner una mente abier­ta y no te­mer FRPHWHU HUURUHV +H FRQÀU­ma­do que no siem­pre ten­dré las res­pues­tas para to­do lo que se me pre­sen­te, así que es muy im­por­tan­te para mí, pe­dir ayu­da cuan­do lo ne­ce­si­te. Por es­ta ra­zón, me sien­to muy afor­tu­na­da de tra­ba­jar en un am­bien­te don­de mis co­le­gas me apo­yan y ayu­dan cuan­do lo ne­ce­si­to.

¿Qué con­se­jo das a las jó­ve­nes para que pue­dan lo­grar sus me­tas y con­ver­tir­se en mu­je­res des­ta­ca­das?

Mi con­se­jo a las jó­ve­nes la­ti­nas, es que no se li­mi­ten a lo­grar sus me­tas por el sim­ple he­cho de ser mu­je­res. En la cul­tu­ra la­ti­na es muy co­mún per­ci­bir a la mu­jer en cier­tos ro­les, pe­ro los tiem­pos han cam­bia­do y la mu­jer ha de­mos­tra­do que lo pue­de to­do. No im­por­ta el tiem­po que se to­me en cum­plir una me­ta, lo im­por­ta­nWH HV OOHJDU D OD UHFWD ÀQDO \ ha­cer­lo que mu­cho es­fuer­zo y de­di­ca­ción.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.