Los fid­get spin­ners: un do­lor de ca­be­za pa­ra los edu­ca­do­res

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Pa­tri­cia Prieto pa­tri­cia.prieto@lao­pi­nion.com

Ex­per­tos se­ña­lan que son

‘un ar­tícu­lo de dis­trac­ción’ en los sa­lo­nes de cla­se y no son be­ne­fi­cio­sos pa­ra to­dos los ni­ños

Tie­ne un eje cen­tral que sos­tie­ne dos o tres pe­que­ñas hé­li­ces que ter­mi­nan en unos aros me­tá­li­cos con ro­da­mien­to. Se tra­ta del

un “ju­gue­te gi­ra­to­rio” de po­co pe­so y di­men­sión cu­ya in­ven­ción se le acre­di­ta a la in­ge­nie­ra quí­mi­ca Cat­he­ri­ne Het­tin­ger (ori­gi­na­ria de Flo­ri­da y hoy de 62 años), quien en 1993 lo creó pa­ra ju­gar con su hi­ja. Pe­ro, se­gún con­tó la in­ge­nie­ra a prin­ci­pios de es­te mes al pe­rió­di­co The Guar­dian, a par­tir del 2004 no pu­do se­guir con­ser­van­do su pa­ten­te de in­ven­ción por no te­ner los $400 dó­la­res que le pe­dían por los de­re­chos de re­no­va­ción.

Igual­men­te con­tó que su in­ven­ción se dio cuan­do pa­de­cía de mias­te­nia gra­ve (un ti­po de tras­torno au­to­in­mu­ne que va de­bi­li­tan­do los múscu­los), que le im­pe­día ju­gar con su hi­ja de ocho años pa­ra dis­traer­la.

Dos dé­ca­das des­pués, el pe­que­ño ju­gue­te gi­ra­to­rio que se usa­ba en Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra ayu­dar a la re­la­ja­ción y con­cen­tra­ción de al­gu­nos pa­cien­tes con au­tis­mo, GpÀFLW GH DWHQFL­yQ $'+' es­trés, an­sie­dad y de­pre­sión se co­mer­cia­li­zó de tal ma­ne­ra

Los fid­get spin­ner re­sul­tan atrac­ti­vos pa­ra ni­ños y adul­tos por sus di­ver­ti­dos diseños, co­lo­res y el re­to de po­der ac­ti­var sus hé­li­ces a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad y tiem­po.

que hoy se pro­du­cen 10 mi­llo­nes de uni­da­des pa­ra su­plir su gran de­man­da en­tre adul­tos y ni­ños que no su­fren es­tas afec­cio­nes.

Invasores de los sa­lo­nes de cla­se

Su po­pu­la­ri­dad en­tre los ni­ños en edad es­co­lar ha pro­vo­ca­do en la ac­tua­li­dad una in­va­sión de es­tos en los sa­lo­nes de cla­se, con­vir­tién­do­se en un do­lor de ca­be­za pa­ra los maes­tros que tra­tan de en­se­ñar mien­tras sus alum­nos los sos­tie­nen en sus ma­nos y se es­cu­cha el so­ni­do que emi­te el mo­vi­mien­to de sus hé­li­ces.

“La­men­ta­ble­men­te, es­te ‘apa­ra­ti­to’ que em­pe­zó a usar­se con una bue­na in­ten­sión [co­mo un ele­men­to te­ra­péu­ti­co]

Al­gu­nos me­no­res con au­tis­mo o dé­fi­cit de aten­ción (ADHD) los usan con fi­nes te­ra­péu­ti­cos. Pe­ro hoy, de­bi­do a su po­pu­la­ri­dad, es­tán en las es­cue­las co­mo un ju­gue­te más.

ya no es­tá sien­do pro­ve­cho­so des­de que se ma­siÀFy +R\ VH KD FRQYHUWLGR HQ un ju­gue­te o ‘ar­tícu­lo de dis­trac­ción’ en el sa­lón de cla­se que in­te­rrum­pe el pro­ce­so de apren­di­za­je”, di­ce la pro­fe­soUD $OH[DQGUD 2FKRD YLQFX­la­da a una es­cue­la char­ter de Nue­va York. “Real­men­te es mo­les­to ver que mien­tras uno es­tá dic­tan­do la cla­se, los chi­cos [sin estar diag­nos­ti­ca­dos] ten­gan en­fo­ca­da su DWHQFL­yQ HQ HO ÀGJHW VSLQQHU en vez de te­ner sus ma­nos ocu­pa­das en la to­ma de apuntes y sus ojos en­fo­ca­dos en el ta­ble­ro o en el ma­te­rial que se es­tá usan­do”.

Es tal el pro­ble­ma de dis­trac­ción es­co­lar que se es­tá dan­do con es­tos fa­mo­sos ju­gue­tes gi­ra­do­res que nu­me­ro­sas es­cue­las de Nue­va York LQFOX\HQGR OD GH 2FKRD Ca­li­for­nia, Flo­ri­da, Illi­nois, Mas­sa­chu­setts, Mi­ne­so­ta y Ne­va­da los han prohi­bi­do en los sa­lo­nes de cla­se.

No son pa­ra to­dos los ni­ños

La Dra. Ro­se Ál­va­rez-Sal­vat, psicóloga pe­dia­tra vin­cu­la­da al Nic­klaus Chil­dren’s Hos­piWDO GH 0LDPL DÀUPD TXH ´ORV fid­get spin­ner no son pa­ra to­dos los ni­ños, e in­clu­so ni si­quie­ra pa­ra los ‘diag­nos­ti­ca­dos que los ne­ce­si­tan’ por­que WRGDY­tD QR VH WLHQHQ VXÀFLHQ­tes es­tu­dios pa­ra sa­ber si en reali­dad sir­ven o no a los meQRUHV FRQ $'+' R DXWLVPRµ

“Per­so­nal­men­te no se los re­co­mien­do a mis pa­cien­tes. $ HOORV ORV UHPLWR D ORV WUDWD­mien­tos de te­ra­pia que cie­nW­tÀFDPHQWH KDQ GHPRVWUDGR una y otra vez, que sí ayu­dan en el apren­di­za­je y aten­ción de los ni­ños con diag­no­sis”, sub­ra­ya la Dra. Ál­va­rez-Sal­vat. “Por ello veo en­ten­di­ble la in­co­mo­di­dad de los maes­tros an­te la pre­sen­cia ma­si­va de es­tos ‘ju­gue­ti­tos’ en los sa­lo­nes de cla­se”.

/D H[SHUWD HQ SVLFRORJ­tD in­fan­til tam­bién ve co­rrec­ta la ac­ción que han to­ma­do va­rios dis­tri­tos es­co­la­res del país de ve­tar­los en sus cla­ses por­que se han trans­for­ma­do un ‘ins­tru­men­to de dis­trac­ción’, co­mo ocu­rrió en el pa­sa­do con las tar­je­tas de Po­ki­mon y las cha­qui­ras pa­ra crear pul­se­ras y co­lla­res.

“En es­te pro­ble­ma, los pa­dres que han com­pra­do un ÀGJHW VSLQQHU D XQ KLMR VLQ diag­no­sis tie­nen tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad de estar pen­dien­te de que el me­nor no lo lle­ve a la es­cue­la, por­que allí va a re­ci­bir su pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca y no a ju­gar con és­te. E in­clu­si­ve, no veo ni bueno su uso en los re­creos o des­can­sos, ya que el me­nor de­be estar más bien co­rrien­do o te­nien­do una ac­ti­vi­dad fí­si­ca en vez de estar sen­ta­do con es­te ju­gue­te en la mano”, con­clu­ye la Dra. Ál­va­rez-Sal­vat.

El ju­gue­te gi­ra­to­rio es­tá sien­do ve­ta­do por va­rios plan­te­les es­co­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.