FRAUDE INEXISTENTE

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

La Co­mi­sión pa­ra la In­te­gri­dad Elec­to­ral nom­bra­da por el pre­si­den­te Do­nald Trump bus­ca de­mos­trar que el fraude en las ur­nas es tan gran­de que le ro­bó la po­si­bi­li­dad de ga­nar el vo­to po­pu­lar en 2016.

Es­te pa­nel tie­ne la mi­sión de con­fir­mar un pro­ble­ma gi­gan­tes­co que no exis­te: raWLÀFDU TXH HQ QRYLHPEUH SD­sa­do más de tres mi­llo­nes de vo­tos re­ci­bi­dos por la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton pro­vi­nie­ron de vo­tan­tes que no eran ciu­da­da­nos o que vo­ta­ron en va­rios es­ta­dos, en­tre otros mo­ti­vos.

Pe­ro no hay ra­zón pa­ra su­po­ner­lo más allá de un Pre­si­den­te cu­yo ego le im­pi­de re­co­no­cer que pue­de per­der en al­gún mo­men­to, in­clu­so cuan­do ga­nó la Ca­sa Blan­ca. De al­guien que tam­po­co des­per­di­cia opor­tu­ni­dad al­gu­na pa­ra cul­par a in­do­cu­men­ta­dos e in­mi­gran­tes de las frus­tra­cio­nes, in­clu­so cuan­do son per­so­na­les.

Los au­to­res de los re­por­tes que se uti­li­zan pa­ra ar­gu­men­tar que el fraude elec­to­ral es un pro­ble­ma han de­nun­cia­do las ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes

La co­mi­sión elec­to­ral nom­bra­da por Trump va por el ca­mino equi­vo­ca­do. Otra vez los in­mi­gran­tes son el chi­vo ex­pia­to­rio.

de su tra­ba­jo. Pe­ro igual se re­pi­ten esas con­clu­sio­nes por in­di­vi­duos que de­trás del ar­gu­men­to del fraude quie­ren ga­nar elec­cio­nes fre­nan­do el ac­ce­so al vo­to a los más po­bres y a las mi­no­rías.

La Co­mi­sión es­tá a car­go del se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Kan­sas, Bob Ko­bach, uno de los prin­ci­pa­les en cul­par a los in­mi­gran­tes de fraude. Jun­to a él es­tá Hans von Sap­kovsky, un ana­lis­ta del Ins­ti­tu­to He­ri­ta­ge con un his­to­rial de blo­quear el de­re­cho al vo­to. Es­te es un ejem­plo de lo que se en­cuen­tra en­tre los 10 in­te­gran­tes del pa­nel.

Ellos son co­mo pes­ca­do­res en un la­go don­de no hay pe­ces. Por eso lan­za­ron una red gi­gan­tes­ca pi­dien­do a los es­ta­dos los pa­dro­nes elec­to­ra­les, los nom­bres de los vo­tan­tes, ODV GLUHFFLRQHV DÀOLDFLRQHV po­lí­ti­cas, pron­tua­rios, his­to­rial de vo­ta­ción y los úl­ti­mos cua­tro nú­me­ros del Se­gu­ro So­cial. La es­pe­ran­za es que al­go cai­ga.

Es­ta es una ac­ción sin pre­ce­den­te y te­mi­ble en ma­nos de­di­ca­das a blo­quear el ejer­ci­cio de la de­mo­cra­cia, aun­que se acla­re que so­lo se pi­de in­for­ma­ción pú­bli­ca.

Por for­tu­na, hay una gran can­ti­dad de es­ta­dos que se nie­ga a pro­veer es­ta in­for­ma­ción.

La Co­mi­sión, tan­to por sus in­te­gran­tes co­mo por su miVL­yQ QR PHUHFH OD FRQÀDQ]D pa­ra re­ci­bir es­ta in­for­ma­ción. Es­tos da­tos pue­den ser maQLSXODGRV SDUD GHVFDOLÀFDU vo­tan­tes y pa­ra obs­ta­cu­li­zar el ac­ce­so a las ur­nas a de­ter­mi­na­dos elec­to­res.

El pre­sio­nar a los es­ta­dos di­cien­do que no la dan por­que tie­nen al­go que es­con­der ig­no­ra que has­ta el pro­ce­di­mien­to se­gui­do fue inade­cua­do pa­ra es­tos ca­sos.

El al­ma­ce­na­mien­to de es­tos da­tos, que es­tán di­se­mi­na­dos en 50 fuen­tes dis­tin­tas, en un so­lo si­tio tam­bién los ex­po­ne a ser hac­kea­dos.

Hay mu­chos as­pec­tos por co­rre­gir e in­ves­ti­gar en el pro­ce­so elec­to­ral, des­de el YRWR SRU FRUUHR D OD LQÁXHQ­cia ru­sa. Eso no le in­tere­sa a es­ta co­mi­sión por­que su úni­co pro­pó­si­to elec­to­ral..es re­for­zar al Pre­si­den­te y per­ju­di­car a su opo­si­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.