MIEDO A REPORTAR LOS CA­SOS DE ODIO

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Hay un se­rio pro­ble­ma con los de­li­tos de odio. Se co­no­ce que hay una gran can­ti­dad de ellos y que los la­ti­nos es­tán en­tre los más per­ju­di­ca­dos. Al mis­mo tiem­po, se sa­be que es­tos in­ci­den­tes no se re­por­tan ade­cua­da­men­te, es­ti­mán­do­se que la ci­fra real su­pera lo co­no­ci­do.

Un re­por­te re­cien­te del Bu­ró de Es­ta­dís­ti­cas de Jus­ti­cia re­ve­ló que en­tre 2004 y 2015 los his­pa­nos ex­pe­ri­men­ta­ron el ín­di­ce por­cen­tual más de es­tos de­li­tos lle­gan­do a 1.3 por ca­da mil per­so­nas.

El de­li­to de odio se­gún la la Ley de Es­ta­dís­ti­cas de 1990, que fue en­men­da­da en 2008, HV ´OD HYLGHQFLD PDQLÀHVWD GH un pre­jui­cio ba­sa­do en la raza, el gé­ne­ro, la re­li­gión, la dis­ca­pa­ci­dad , orien­ta­ción se­xual o et­ni­ci­dad”.

Es­to abar­ca des­de el des­pre­cia­ti­vo “re­gre­sen a su país” de una an­cia­na en el su­per­mer­ca­do a una gol­pi­za en una ca­lle os­cu­ra co­me­ti­da por adul­tos y jó­ve­nes. Cla­ro, am­bos no son lo mis­mo. Uno de­ja la dig­ni­dad he­ri­da, en el otro la vi­da co­ore pe­li­gro. La­men­ta­ble­men­te es­tos úl­ti­mos in­ci­den­tes son fre­cuen­tes.

Pe­ro el pre­jui­cio que los ori­gi­na es si­mi­lar. El la­tino, in­mi­gran­te, mu­sul­mán, afro­ame­ri­cano o gay no de­be­ría es­tá aquí; no­so­tros es­ta­ría­mos me­jor sin él, pien­san los au­to­res per­pe­tra­do­res de es­tos ca­sos.

El re­por­te “Ha­te Cri­me Vic­ti­mi­za­tion 2004-2015” cal­cu­la que en ese pe­río­do se co­me­tie­ron 250,000 de­li­tos de es­te ti­po. Es­tas ci­fras, una com­biQDFL­yQ GH UHSRUWHV RÀFLDOHV \ H[WUDRÀFLDOHV GHVQXGDQ WDPes­te bien otro pro­ble­ma: la ba­ja co­la­bo­ra­ción de las en­ti­da­des po­li­cia­les y gu­ber­na­men­ta­les pa­ra reportar es­tos de­li­tos.

Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te de Pro­pu­bli­ca ha­lló que más de 100 agen­cias fe­de­ra­les fa­lla­ron en reportar los de­li­tos de odio al ban­co de da­tos del FBI. Otra in­ves­ti­ga­ción de la Pren­sa Aso­cia­da (AP) de 2016 mos­tró que más de 2,700 de­par­ta­men­tos de po­li­cía y del She­riff de to­do el país no re­por­ta­ron al FBI ni si­quie­ra un de­li­to de es­te ti­po en seis años.

El in­cum­pli­mien­to de la ley que obli­ga reportar es­tos de­li­tos al ban­co de da­tos fe­de­ral, es ex­pli­ca­do en des­co­no­ci­mien­to de es­ta obli­ga­ción y con­fu­sión pa­ra re­co­no­cer­los. Lo que sí de­mues­tra es un apa­ren­te de­sin­te­rés en reportar ti­po de de­li­to en un sec­tor am­plio sec­tor po­li­cial y den­tro del go­bierno fe­de­ral.

Ya es di­fí­cil sa­ber la can­ti­dad de es­tos de­li­tos por el te­mor de sus víc­ti­mas a re­por­tar­los a las au­to­ri­da­des pa­ra su­mar­le la fa­lWDGHFRODERUDFL­yQRÀFLDO +D\ gen­te que des­con­fía de que la po­li­cía lo to­ma­rá en se­rio o por miedo a la de­por­ta­ción en el ca­so de los in­mi­gran­tes.

Es com­pli­ca­do com­ba­tir los de­li­tos de odio en es­ta si­tua­ción.

Es­to es un in­di­cio pé­si­mo pa­ra los la­ti­nos y los in­mi­gran­tes que, jun­to a los mu­sul­ma­nes, son el blan­co de un dis­cur­so gu­ber­na­men­tal que pro­mue­ve el re­sen­ti­mien­to ha­cia ellos e, in­di­rec­ta­men­te, ati­za el pre­jui­cio que pro­vo­ca los de­li­tos de odio.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.