Or­ga­ni­za­cio­nes de Chica­go exi­gen el fin de la vio­len­cia de gé­ne­ro en el tra­ba­jo

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Bel­hú Sa­na­bria LA RA­ZA

Ner­vio­sa pe­ro con de­ter­mi­na­ción es­ta­ba Ma­ría Gar­cía al com­par­tir su his­to­ria du­ran­te la pre­sen­ta­ción de un in­for­me en el Ja­ne Ad­dams Hull Mu­seum de la Uni­ver­si­dad de Illi­nois en Chica­go.

Con­tó que fue a la po­li­cía pa­ra ha­cer un re­por­te por pro­ble­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca en el ho­gar. “La po­li­cía siem­pre me de­cía que fue­ra a la cor­te de vio­len­cia do­més­ti­ca de la ave­ni­da Mi­chi­gan [aho­ra la Do­mes­tic Vio­len­ce Court­hou­se se ubi­ca en 555 W. Harrison St. en Chica­go] pa­ra ob­te­ner una or­den de ale­ja­mien­to [restricción], pe­ro yo no sa­bía dón­de es­ta­ba ese lu­gar, ni te­nía los fon­dos pa­ra lle­gar has­ta allí”, co­men­tó Gar­cía, quien di­jo que vi­vió esa pe­sa­di­lla por 17 años.

Gar­cía re­cuer­da que cuan­do la po­li­cía le di­jo so­bre los ser­vi­cios de un cen­tro co­mu­ni­ta­rio que es­ta­ba cer­ca a su ca­sa, ella no lo pen­só dos ve­ces y de­ci­dió acu­dir al lu­gar.

“En el cen­tro co­mu­ni­ta­rio re­ci­bí ayu­da co­mo te­ra­pia in­di­vi­dual y de gru­po y apo­yo pa­ra ir a la cor­te pa­ra ob­te­ner una or­den de ale­ja­mien­to pa­ra una per­so­na que es­ta­ba abu­san­do de mí”, re­ve­ló Gar­cía, quien aho­ra es so­bre­vi­vien­te de vio­len­cia do­més­ti­ca y lí­der co­mu­ni­ta­ria en Chica­go.

Al es­cu­char tan­tos tes­ti- mo­nios y ver la ne­ce­si­dad de más ser­vi­cios, Ma­ría Gar­cía co­men­zó apo­yar vo­lun­ta­ria­men­te a mu­je­res la­ti­nas víc­ti­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca y a tra­ba­ja­do­ras de ba­jos sa­la­rios que en­fren­tan aco­so se­xual en el cam­po la­bo­ral. “Pa­ra mí es una di­cha lle­var apo­yo a nues­tra co­mu­ni­dad, pe­ro lo más her­mo­so y que no tie­ne pre­cio es ver esas mi­ra­das que te bus­can en la sa­la de cor­te y que te di­cen ‘gra­cias por es­tar aquí’…”, con­tó.

Un de­ta­lla­do in­for­me so­bre vio­len­cia se­xual con­tra los tra­ba­ja­do­res de ba­jo sa­la­rio en Chica­go fue pre­sen­ta­do en el Ja­ne Ad­dams Hull Mu­seum, el pa­sa­do 10 de ju­lio.

La Coa­li­ción con­tra la Vio­len­cia Se­xual en el Lu­gar de Tra­ba­jo ini­ció el in­for­me “Dig­ging Deep in­to Our Mo­ve­ments” en 2015. Se rea­li­za­ron en­tre­vis­tas, en­cues­tas, gru­pos fo­ca­les con más de 20 or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les que in­clu­ye­ron a cen­tros de tra­ba­ja­do­res, agencias de ayu­da le­gal, cen­tros de cri­sis y al­ber­gues de vio­len­cia do­més­ti­ca.

(O HVWXGLR WLHQH FRPR ÀQ crear es­tra­te­gias que ayu­den a las víc­ti­mas y fre­nar la vio­len­cia ba­sa­da en el gé­ne­ro con­tra los tra­ba­ja­do­res de ba­jo sa­la­rio de Chica­go, se­ña­la­ron or­ga­ni­za­do­res du­ran­te el even­to.

“Nos to­mó dos años pa­ra lle­gar a es­ta in­ves­ti­ga­ción, hi­ci­mos en­tre­vis­tas con los cen­tros de tra­ba­ja­do­res, hi­ci­mos una en­cues­ta con las agencias de so­bre­vi­vien­tes y las agencias le­ga­les lo cual to­mó tiem­po pa­ra pro­ce­sar esa in­for­ma­ción”, de­ta­lló Kar­la Alt­ma­yer, co­fun­da­do­ra y co­di­rec­to­ra de Hea­ling to Action, or­ga­ni­za­ción cu­ya mi­sión es cons­truir un mo­vi­mien­to di­ri­gi­do por los tra­ba­ja­do­res que lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Hea­ling to Action sur­gió de la Coa­li­ción con­tra la Vio­len­cia Se­xual en el Lu­gar de Tra­ba­jo (CAWSV), una co­la­bo­ra­ción en­tre mo­vi­mien­tos la­bo­ra­les y an­ti­vio­len­cia de Chica­go.

Se­gún el in­for­me, los tra­ba­ja­do­res de ba­jo sa­la­rio en­fren­tan ma­yo­res re­tos en el ac­ce­so a ser­vi­cios pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual en su cen­tro la­bo­ral.

Hay li­mi­ta­cio­nes de idio­ma \ JHRJUiÀFDV SDUD WHQHU DFFHVR a los ser­vi­cios: mu­chas de las víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual no ha­blan in­glés y que los lu­ga­res don­de pue­den re­ci­bir ayu­da no es­tán cer­ca a sus ho­ga­res o cen­tros de tra­ba­jo.

El es­tu­dio in­di­có que exis­te una fal­ta de ca­pa­ci­ta­ción de per­so­nal y hay ne­ce­si­dad de más abo­ga­dos y con­se­je­ros pa­ra apo­yar a so­bre­vi­vien­tes. Tam­bién, la es­ca­sez de fon­dos im­pi­de que las per­so­nas afec­ta­das de ba­jos sa­la­rios ob­ten­gan ser­vi­cios que ne­ce­si­tan.

Elia­na Buen­ros­tro, edu­ca­do­ra co­mu­ni­ta­ria y su­per­vi­so­ra vo­lun­ta­ria de Mu­je­res La­ti­nas en Ac­ción, quien asis­tió al even­to, con­si­de­ró que los re­cor­tes en el pre­su­pues­to es­ta­tal a los ser­vi­cios so­cia­les han im­pac­ta­do los pro­gra­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca. Y es que an­te la es­ca­sez de fon­dos y re­cur­sos Buen­ros­tro di­ce que no se pue­de ser­vir a mu­chas per­so­nas. “Por ejem­plo, en el pro­gra­ma de vio­len­cia do­més­ti­ca hay una lis­ta de es­pe­ra, en­ton­ces no po­de­mos ayu­dar a los clien­tes cuan­do ne­ce­si­tan esa ayu­da”, aña­dió.

Alt­ma­yer, quien con­tri­bu­yó con el in­for­me, di­jo que lo que se bus­ca es em­po­de­rar a las per­so­nas más afec­ta­das –las víc­ti­mas de vio­len­cia– pa­ra que pue­dan ser lí­de­res de la co­mu­ni­dad. “Las tra­ba­ja­do­ras, las per­so­nas más im­pac­ta­das tie­nen que ser los lí­de­res pa­ra cam­biar esa si­tua­ción, por­que ellas tie­nen esa ex­pe­rien­cia y sa­ben lo que ellas ne­ce­si­tan en el mo­men­to”.

Tras el in­for­me Alt­ma­yer di­jo que “no­so­tros aho­ra es­ta­mos crean­do un pro­gra­ma de li­de­raz­go con la co­mu­ni­dad pa­ra que ese pro­gra­ma res­pon­da a las ne­ce­si­da­des de los tra­ba­ja­do­res que quie­ren ser OtGHUHV \ FRPEDWLU HVSHF­tÀ­ca­men­te la vio­len­cia de gé­ne­ro que ocu­rre en la ca­sa o en el tra­ba­jo”, con­clu­yó.O

Tra­ba­ja­do­res de ba­jo sa­la­rio en­fren­tan ma­yo­res re­tos en el ac­ce­so a ser­vi­cios pa­ra víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual en su cen­tro la­bo­ral, des­ta­ca un es­tu­dio

BEL­HÚ SA­NA­BRIA

Ma­ría Gar­cía es so­bre­vi­vien­te de vio­len­cia do­més­ti­ca y lí­der co­mu­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.