PRO­PUES­TA PA­RA UN MER­CA­DO ME­XI­CANO EN PILSEN 10ª SE­MA­NA LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NA DE DE­RE­CHOS LA­BO­RA­LES

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - An­to­nio Zavala

Pilsen es en el mo­men­to una mi­na de oro, es­pe­cial­men­te del la­do es­te. Si es­to es cier­to, co­mo ase­gu­ran los ex­per­tos, ¿por qué los me­xi­ca­nos no pue­den ser par­te de es­ta ofer­ta?

La co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial me­xi­ca­na tie­ne que crear es­pa­cios co­mer­cia­les en Pilsen que atrai­gan a los re­si­den­tes his­pa­nos de Chica­go y de los su­bur­bios a vi­si­tar es­te ba­rrio his­tó­ri­co que an­tes fue po­bla­do por in­mi­gran­tes del es­te de Eu­ro­pa y aho­ra aún es de in­mi­gran­tes que lle­ga­ron de Mé­xi­co.

Cier­to, Pilsen es­tá atra­ve­san­do por una len­ta pe­ro se­gu­ra trans­for­ma­cion y qui­zás en el fu­tu­ro es­ta sea ex­clu­si­va­men­te una zo­na es­tu­dian­til, ar­tís­ti­ca y pro­fe­sio­nal. Pe­ro es­te ba­rrio tam­bién de­be pre­sen­tar una opor­tu­ni­dad pa­ra los co­mer­cian­tes me­xi­ca­nos y otros his­pa­nos que bus­can nue­vos re­tos.

Una idea que quie­ro com­par­tir y que es­pe­ro ten­ga re­so­nan­cia con el con­ce­jal Danny So­lís y los co­mer­cian­tes his­pa­nos de la ciu­dad es la idea de crear una zo­na co­mer­cial que le de re­nom­bre a es­te be­llo ba­rrio.

Mi idea es trans­for­mar la Ave­ni­da Blue Is­land en­tre las ca­lles 18 y 19 en un mer­ca­do me­xi­cano.

Si bus­ca­mos un an­te­ce­den­te, te­ne­mos a la Pla­ci­ta Ol­ve­ra en Los Ángeles y aquí más cer­ca te­ne­mos a Chi­na­town Squa­re en el ba­rrio Chino. Am­bos lu­ga­res atraen bas­tan­tes tu­ris­tas de cer­cas y de le­jos.

En es­te pro­yec­to se ce­rra­ría la Ave­ni­da Blue Is­land al WUiÀFR \D TXH DFWXDOPHQWH HO WUDÀFR DKt VROR ÁX\H UXPER al sur. Ya ce­rra­da es­ta ca­lle se SXHGH SODQLÀFDU OD FRQVWUXF­ción de unas 20 tien­das en­ca­ran­do el la­do oes­te y otras 20 tien­das al la­do es­te. Es­tas es­ta­rían a es­pal­das unas de las otras.

Se de­ja­ría es­pa­cio pa­ra que la gen­te ca­mi­ne y con­su­ma lo que se ven­de en es­te mer­ca­do. Las tien­das pue­den ser de ar­te­sa­nías, cu­rio­si­da­des y co­mi­da tí­pi­ca me­xi­ca­na.

El pro­pó­si­to de es­te pro­yec­to se­ría dar­le per­ma­nen- cia a la pre­sen­cia me­xi­ca­na y ha­cer que los tu­ris­tas, tan­to his­pa­nos co­mo no his­pa­nos, vi­si­ten Pilsen.

Un mer­ca­do, tal co­mo lo ex­pli­qué, crea­ría tra­ba­jos y ofre­ce­ría una ra­zón pa­ra que sus re­si­den­tes his­pa­nos se que­den y pa­ra que otros vi­si­ten Pilsen re­gu­lar­men­te.

Si Pilsen va a ser trans­for­ma­do, que sea con la par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos e his­pa­nos tam­bién.

Hay mu­cha gen­te que ve a Pilsen co­mo su pri­mer ho­gar por­que aquí fue don­de ellos lle­ga­ron por pri­me­ra vez.

Los me­xi­ca­nos y de­más his­pa­nos tie­nen que re­ver­tir la idea de tras­la­dar­se a vi­vir a los su­bur­bios y re­cla­mar es­pa­cios den­tro de la ciu­dad. Den­tro de ca­da ba­rrio de la ciu­dad exis­ten to­dos los ser­vi­cios a po­ca dis­tan­cia, al­go que en los su­bur­bios es di­fí­cil de en­con­trar.

Así co­mo otros in­mi­gran­tes de­ja­ron su hue­lla en ca­da ba­rrio, aho­ra los me­xi­ca­nos de­ben de­jar su hue­lla en Pilsen y apro­ve­char los es­pa­cios co­mer­cia­les de la ciu­dad.O

Si quie­re sa­ber cuá­les son sus de­re­chos en el tra­ba­jo y ob­te­ner ayu­da le­gal, le in­vi­ta­mos a la 10ª Se­ma­na La­ti­noa­me­ri­ca­na de De­re­chos La­bo­ra­les 2017 que el Con­su­la­do Ge­ne­ral de Mé­xi­co en Chica­go or­ga­ni­za en co­la­bo­ra­ción con to­dos los con­su­la­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, agencias del go­bierno IHGHUDO \ HVWDWDO FRPR ÀUPDV de abo­ga­dos y or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res, del 19 de agos­to al 1 de sep­tiem­bre, de las 8:30 am a 1 pm en nues­tra se­de en 204 S. Ash­land Ave. Chica­go, IL. 60607.

Ten­drá la opor­tu­ni­dad de ha­blar, de ma­ne­ra gra­tui­ta, con es­pe­cia­lis­tas so­bre to­das las ac­cio­nes le­ga­les que un tra­ba­ja­dor pue­de tener cuan­do se han vio­la­do sus de­re­chos en el tra­ba­jo. S con­tes­ta­rán pre­gun­tas fre­cuen­tes que in­clu­yen des­de:

Qué ha­cer si se las­ti­ma cuan­do es­tá tra­ba­jan­do y su pa­trón no pa­ga las cuen­tas mé­di­cas;

Si lo des­pi­den o no le dan una com­pen­sa­ción.

A quién acu­dir si al re­vi­sar sus ta­lo­nes de pa­go us­ted no­ta que no le es­tán pa­gan­do al me­nos el sa­la­rio mí­ni­mo le­gal, que en Chica­go es $11 USD por ho­ra, a par­tir del 1 de ju­lio de 2017, o

OOO$10 en el es­ta­do de Illi­nois.

Cuá­les son sus op­cio­nes si des­pués de tra­ba­jar más de 40 ho­ras a la se­ma­na no le pa­gan sus ho­ras ex­tras.

Le co­bran uni­for­mes o he­rra­mien­tas que usa pa­ra tra­ba­jar.

Le dan me­dia ho­ra de des­can­so pa­ra co­mer, pe­ro és­ta no se la pa­gan y al fi­nal us­ted no pue­de to­mar­se el tiem­po que le co­rres­pon­de y de­be re­gre­sar a tra­ba­jar.

Si us­ted no­ta que la com­pa­ñía le exi­ge que tra­ba­je an­tes o des­pués de che­car tarjeta y es­te tiem­po no se lo pa­gan, es muy po­si­ble que su pa­trón le es­té ro­ban­do sa­la­rios.

Y la pre­gun­ta más im­por­tan­te ¿su es­ta­do mi­gra­to­rio afec­ta sus de­re­chos que tie­ne co­mo tra­ba­ja­dor? ¡La res­pues­ta es No! Es­tos de­re­chos apli­can pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res sin im­por­tar su es­ta­do mi­gra­to­rio.O

OOOOCon­su­la­do Ge­ne­ral de Mé­xi­co en Chica­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.