SA­ÑA CON­TRA PA­DRES SIN PA­PE­LES

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

La nue­va es­tra­te­gia del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal uti­li­za a los me­no­res de edad que lle­gan so­los a la fron­te­ra pa­ra cap­tu­rar a sus pa­dres, fa­mi­lia­res y guar­dia­nes que vi­ven aquí.

8QR GH ORV DUJXPHQWRV RÀ­cia­les es que se quie­re pro­te­ger a ni­ños y jó­ve­nes de los ries­gos que exis­ten en el cru­ce ile­gal de la fron­te­ra, de los pe­li­gros de es­tar en ma­nos de los ‘co­yo­tes’ cu­yo ne­go­cio es el con­tra­ban­do hu­mano. La in­ten­ción es des­alen­tar el en­vío de me­no­res des­de sus paí­ses de ori­gen y des­man­te­lar las re­des de co­yo­tes.

Pe­ro es­to im­pli­ca que no se com­pren­de bien a los adul­tos res­pon­sa­bles de los me­no­res.

Quie­nes es­tán, por ejem­plo, en Cen­troa­mé­ri­ca o en Es­ta­dos Uni­dos co­no­cen los ries­gos de la tra­ve­sía y los pe­li­gros de per­ma­ne­cer en su país a la mer­ced de las pan­di­llas y la vio­len­cia.

En­viar a un me­nor so­lo a Es­ta­dos Uni­dos es una de­ci­sión tan di­fí­cil co­mo de­ses­pe­ra­da. Los es­ti­ma­dos 5,445 me­no­res que fue­ron de­te­ni­dos en la fron­te­ra es­ca­pan de una ame­na­za ma­yor que la mis­ma tra­ve­sía.

Lo nor­mal es que es­tos jó­veQHV \ QL­xRV SDVHQ D OD 2ÀFLQD de Reasen­ta­mien­to de Re­fu­gia­dos, la que los en­tre­gan a sus cus­to­dios, pa­dres, fa­mi­lia­res a adul­tos a car­go. Ya no más.

El se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad 1DFLRQDO -RKQ ) .HOOH\ ÀU­mó en fe­bre­ro un me­mo­ran­do pa­ra cas­ti­gar a la gen­te que pa­ga a ‘co­yo­tes’ pa­ra traer ni­ños, por con­si­de­rar­los cóm­pli­ces de una vio­la­ción a la ley de in­mi­gra­ción.

Ha­ce unas se­ma­nas se co­men­zó a de­te­ner a quie­nes pa­san a re­co­ger a esos ni­ños, y su­pues­ta­men­te se ha detenido en sus ho­ga­res a per­so­nas cu­yos nom­bres tie­nen los me­no­res en su ha­ber pa­ra que se ha­gan car­gos de ellos.

Es re­prehen­si­ble e in­dig­nan­te que es­tos me­no­res sean usa­dos co­mo car­na­da pa­ra cap­tu­rar a pa­dres y fa­mi­lia­res que quie­ren lo me­jor pa­ra ellos. Es un cas­ti­go a los va­lo­res fa­mi­lia­res y una vio­la­ción al Acuer­do Flo­res que re­gu­la el tra­to que re­ci­ben los me­no­res de edad que lle­gan so­los.

Es un acuer­do le­gal es­ta­ble­ci­do en 1997 que re­gu­la el tra­to que de­ben re­ci­bir los me­no­res in­do­cu­men­ta­dos de­te­ni­dos por au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias. Por ejem­plo, es­ta­ble­ce en­tre­gar­los sin re­tra­sos in­ne­ce­sa­rios al pa­dre, guar­dián le­gal, pa­rien­te adul­to o in­di­vi­duo de­sig­na­do por los pa­dres. De la mis­ma ma­ne­ra va en con­tra de lo es­ti­pu­la­do cuan­do se los tie­ne en “con­di­cio­nes de­plo­ra­bles y po­co sa­ni­ta­rias” co­mo cuan­do no se les per­mi­te ac­ce­der a una rá­pi­da au­dien­cia pa­ra es­ti­puODU VX ÀDQ]D \ SXHVWD FRQVH­cuen­te en li­ber­tad.

Es­tos as­pec­tos fue­ron se­ña­la­dos por dos jue­ces dis­tin­tos en de­ci­sio­nes se­pa­ra­das re­cien­tes, que de­ter­mi­na­ron el in­cum­pli­mien­to del Acuer­do Flo­res.

La po­lí­ti­ca de cas­ti­gar a los pa­dres de es­tos me­no­res es otra ma­ne­ra de cri­mi­na­li­zar a tra­vés de un me­dio in­mo­ral, usan­do a sus hi­jos.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.