RE­PA­RAR EN LU­GAR DE DES­TRUIR

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Di­cen que es más fá­cil pro­me­ter que cum­plir, des­truir que cons­truir. Es­te es el re­su­men del frus­tra­do in­ten­to re­pu­bli­cano en el Con­gre­so pa­ra eli­mi­nar la Ley de Cui­da­do de Sa­lud (Oba­ma­ca­re).

Por el bien de los es­ta­dou­ni­den­ses es­pe­ra­mos que se cie­rre es­te ca­pí­tu­lo pa­ra abrir­se otro. Uno que in­clu­ya a los de­mó­cra­tas pa­ra re­pa­rar los pro­ble­mas por los que pa­sa la ley.

Pa­ra ello hay que cam­biar el equí­vo­co dis­cur­so de que Oba­ma­ca­re está mo­ri­bun­do por uno rea­lis­ta, que re­co­noz­ca que la so­lu­ción es ha­cer­le ajus­tes en vez de sa­bo­tear­lo. Y re­co­no­cer la tre­men­da im­po­pu­la­ri­dad de los pla­nes de pa­ra re­em­pla­zar­lo.

Es­te se­ría el pri­mer pa­so, pe­ro pa­ra lle­gar a ello la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na, al me­nos del Se­na­do, tie­ne que acep­tar que el ca­mino de la in­tran­si­gen­cia y el ex­tre­mis­mo ideo­ló­gi­co del ala con­ser­va­do­ra de su ban­ca­da no le ayu­da a pa­sar le­gis­la­ción al­gu­na.

La po­la­ri­za­ción den­tro de la ban­ca­da ma­yo­ri­ta­ria y la ne­ga­ti­va a acer­car­se a la opo­si­ción es lo­que tie­ne pa­ra­li­za­do al Con­gre­so.

No es pre­ci­so cul­par a los de­mó­cra­tas de obs­truc­ción. Es co­mo de­cir que ellos son los res­pon­sa­bles de que el au­to con­tro­la­do to­tal­men­te por los re­pu­bli­ca­nos –Con­gre­so y Ca­sa Blan­ca– no se mue­ve por­que la opo­si­ción no lo em­pu­ja.

No es ca­sua­li­dad que los ma­yo­res pro­ble­mas con la co­ber­tu­ra mé­di­ca lo ten­gan los es­ta­dos re­pu­bli­ca­nos que se opu­sie­ron a im­ple­men­tar Oba­ma­ca­re. Es la mis­ma ac­tihoy, tud que to­mó la opo­si­ción le­gis­la­ti­va du­ran­te el go­bierno an­te­rior que vo­tó más de 60 ve­ces pa­ra eli­mi­nar­la y nin­gu­na pa­ra re­pa­rar­la.

Aho­ra an­te la fal­ta de res­pal­do re­pu­bli­cano en el Se­na­do pa­ra re­em­pla­zar Oba­ma­ca­re, la pro­pues­ta es eli­mi­nar­lo, qui­tar­le los fon­dos y cru­zar los de­dos pa­ra que se lo­gre un acuer­do par­ti­da­rio en un fu­tu­ro plan de sa­lud.

El vo­to de la se­ma­na que vie­ne equi­va­le a re­zar pa­ra que el abis­mo en dos años sea me­nos pro­fun­do de lo que es pos­po­nien­do de­ci­sio­nes pa­ra des­pués de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Pa­ra la Ca­sa Blan­ca es una ma­ne­ra de se­ña­lar co­mo trai­do­res par­ti­da­rios a quie­nes se opon­gan.

Mien­tras tan­to, mi­llo­nes de per­so­nas per­de­rán el se­gu­ro mé­di­co y las pri­mas de los se­gu­ros su­birán por la ne­ce­si­dad de la in­dus­tria de pro­te­ger­se an­te la in­cer­ti­dum­bre. Que pe­na que tan­to es­fuer­zo se des­per­di­cie de es­ta ma­ne­ra en vez de bus­car una so­lu­ción con­sen­sua­da pa­ra ayu­dar a los es­ta­dou­ni­den­ses.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.