HAY QUE LE­VAN­TAR A PUER­TO RI­CO

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Puer­to Ri­co es­tá en cri­sis. Un hu­ra­cán de­vas­tó la is­la y des­tru­yó la in­fraes­truc­tu­ra eléc­tri­ca. Mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven en con­di­cio­nes pre­ca­rias, sin elec­tri­ci­dad, con agua y ali­men­tos es­ca­sos, y su dra­má­ti­ca si­tua­ción no recibe la mis­ma prio­ri­dad que otros es­ta­dou­ni­den­ses en si­tua­cio­nes si­mi­la­res.

El anun­cio de la vi­si­ta del pre­si­den­te Do­nald Trump a Puer­to Ri­co pa­ra el pró­xi­mo mar­tes es una bue­na se­ñal de TXH ÀQDOPHQWH OD &DVD %ODQ­ca es­tá de­di­cán­do­le la aten­ción ne­ce­sa­ria, pero re­sul­ta un tar­dío an­te la mag­ni­tud del desas­tre en la is­la.

Has­ta aho­ra el mandatario es­ta­ba ab­sor­bi­do en su pe­lea con la NFL por las ce­re­mo­nias del himno na­cio­nal. Y cuan­do re­cor­dó a Puer­to Ri­co en Twit­ter hi­zo una en­sa­la­da con el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría, la ya frá­gil in­fraes­truc­tu­ra pre­via al fe­nó­meno na­tu­ral y la ne­ce­si­dad de cum­plir con la gi­gan­tes­ca deu­da de la is­la.

Lo que de­be­ría ha­ber si­do un men­sa­je de so­li­da­ri­dad y es­pe­ran­za pa­re­ció cul­par a la is­la de su des­tino ac­tual, re­fre­gán­do­le que hay que pa­gar las cuen­tas. Una reac­ción ini­cial muy in­sen­si­ble an­te un in­men­so dra­ma hu­mano.

Se ne­ce­si­ta co­mi­da y agua po­ta­ble. No hay elec­tri­ci­dad, sin­to­nía ce­lu­lar y es­ca­sea la ga­so­li­na en gran par­te de la is­la. Hay po­bla­cio­nes aún ais­la­das. El sis­te­ma de sa­lud es­tá co­lap­sa­do. La re­co­ne­xión eléc­tri­ca de­mo­ra­rá me­ses y per­du­ra la ame­na­za de inun­da­cio­nes por los di­ques da­ña­dos y de bro­tes de en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les y de trans­mi­sión vía pi­ca­du­ras de mos­qui­tos.

La ayu­da ur­gen­te es so­lo el prin­ci­pio. Es pa­ra po­ner en pie al que es­tá caí­do. Pa­ra ha­cer­lo ca­mi­nar se ne­ce­si­ta mu­cho más, gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro con una ac­ti­tud hu­ma­na.

El hu­ra­cán des­tru­yó la eco­sión no­mía de Puer­to Ri­co. La agri­cul­tu­ra re­sul­tó da­ña­da y el tu­ris­mo se ve­rá per­ju­di­ca­do. No ha­brá nue­vas in­ver­sio­nes sin una in­fraes­truc­tu­ra ade­cua­da.

Es­to per­ju­di­ca las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les lo­ca­les, lo que au­men­ta­rá el éxo­do hu­mano ha­cia el con­ti­nen­te, re­du­cien­do aún más la ba­se im­po­si­ti­va pa­ra el era­rio is­le­ño.

Es ne­ce­sa­rio un es­fuer­zo es­pe­cial pa­ra es­ta re­cu­pe­ra­ción. Un es­fuer­zo de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les que es­té en sin­to­nía con la enor­me so­li­da­ri­dad mos­tra­da por la gen­te y nu­me­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes, den­tro y fue­ra de Puer­to Ri­co.

Es ur­gen­te ali­viar la pre- de la deu­da que pe­sa VREUH ODV ÀQDQ]DV GH 3XHU­to Ri­co. La prio­ri­dad tie­ne que ser la in­ver­sión pro­duc­ti­va que es­ti­mu­le la eco­no­mía.

No es aus­pi­cio­so que la ad­mi­nis­tra­ción Trump se nie­gue a le­van­tar la Ley Jo­nes que obli­ga a que la ayu­da se mue­va en bar­cos es­ta­dou­ni­den­ses. Es­to en­ca­re­ce los cos­tos y esa ley ya fue sus­pen­di­da en el ca­so re­cien­te del hu­ra­cán en Te­xas.

&DGD YH] TXH 7UXPS KD­bla de Puer­to Ri­co di­ce que su go­bierno es­tá ha­cien­do una bue­na la­bor, que es re­co­no­ci­da por las au­to­ri­da­des puer­to­rri­que­ñas. Lle­gó la ho­ra de de­mos­trar­lo con ac­ción y re­cur­sos de mo­do am­plio, hu­mano y so­li­da­rio.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.