DIE­GO DE LA HO­YA Pro­mi­so­ria fi­gu­ra del ring que se acer­ca al cam­peo­na­to

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Ri­car­do López Juá­rez

Es pri­mo del ‘Gol­den Boy’, pero no se fi­ja en nom­bres sino en tra­ba­jo pa­ra triun­far

Su ape­lli­do es si­nó­ni­mo de bo­xeo, sus ha­bi­li­da­des co­mo pe­lea­dor son in­ne­ga­bles y su sue­ño es dar­le a la fron­te­ri­za Me­xi­ca­li su primer cam­peón del mun­do des­de Jor­ge “Ma­ro­me­ro” Páez ha­ce más de 25 años.

Die­go de la Ho­ya es­tá cer­ca de cris­ta­li­zar ese ob­je­ti­vo. El pa­sa­do 16 de sep­tiem­bre fue él quien ter­mi­nó sien­do el gran ga­na­dor de la fun­ción en­ca­be­za­da por “Ca­ne­lo” Álvarez y Gen­nady Go­lov­kin, quie­nes em­pa­ta­ron.

De la Ho­ya, an­tes, su­peró con au­to­ri­dad al ca­li­for­niano Randy Ca­ba­lle­ro en un plei­to de in­vic­tos en pe­so su­per­ga­llo an­te una au­dien­cia mun­dial, pa­ra lle­var­se la de­ci­sión uná­ni­me, lle­var­se la co­ro­na de mo­nar­ca de Nor­téa­me­ri­ca y le­van­tar la mano pa­ra bus­car el cam­peo­na­to mun­dial.

“No de­ses­pe­rar­me, por­que eso bus­ca­ba él”, di­jo De la Ho­ya so­bre lo que le gus­tó de su ac­tua­ción. “Fue una pe­lea brus­ca, des­de el pe­sa­je [Ca­ba­lle­ro] me qui­so pro­vo­car. No caí­mos en el jue­go”.

Con ré­cord pro­fe­sio­nal de 20-0 (9 KO), De la Ho­ya es­pe­ra­rá a que los ma­ne­ja­do­res ha­gan lo su­yo y tal vez pe­lear por la glo­ria de un tí­tu­lo en 2018.

“Ser cam­peón del mun­do, co­mo to­do me­xi­cano y co­mo me­xi­ca­len­se”, di­ce so­bre su me­ta, pero a sus 23 años cum­pli­dos en agos­to, sa­be que tie­ne mar­gen pa­ra se­guir me­jo­ran­do y co­ti­zán­do­se en el de­por­te.

“Sien­to que me fal­ta tra­ba­jar más en la fuer­za, la ra­pi­dez ya la te­ne­mos, es en ba­se a en­tre­na­mien­to”, ex­pli­ca el pú­gil, quien ad­mi­ra el es­ti­lo pa­ra bo­xear que te­nía su le­gen­da­rio pri­mo Ós­car (sus pa­dres son her­ma­nos), quien in­mor­ta­li­zó su ima­gen con una ban­de­ra de Es­ta­dos Uni­dos en una mano y una de Mé­xi­co en la otra.

Die­go, quien ha he­cho 19 de sus 20 pe­leas pro­fe­sio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos (la otra fue en Ar­gen­ti­na), pe­lea por Mé­xi­co, país al que re­pre­sen­tó co­mo ama­teur y cu­ya ban­de­ra lle­va con­si­go pa­ra ce­le­brar las victorias co­mo la de la otra no­che en Las Ve­gas.

El “Gol­den Boy” ha ayu­da­do, co­mo pro­mo­tor, a im­pul­sar la ca­rre­ra de Die­go, quien a su vez es ma­ne­ja­do por Joel de la Ho­ya, her­mano de la le­yen­da. Pero Die­go ha si­do muy cla­ro des­de el prin­ci­pio que a él no le han re­ga­la­do na­da por un ape­lli­do.

“Des­de los 6 años ten­go bo­xean­do, esa pre­gun­ta siem­pre me la han di­cho, y no, nunca me han re­ga­la­do na­da, es­tu­ve re­pre­sen­tan­do a Mé­xi­co en va­rios tor­neos Die­go de la Ho­ya tie­ne al tra­ba­jo co­mo su ca­mino; lo su­yo es sa­cri­fi­car­se, li­te­ral­men­te a gol­pes, pa­ra triun­far. Cuan­do se le pre­gun­ta có­mo des­cri­be su or­gu­llo de ser his­pano, di­ce que es un or­gu­llo por­que los his­pa­nos siem­pre tra­tan de sa­lir ade­lan­te a pe­sar de to­do, y po­ne co­mo ejem­plo el no­ble es­fuer­zo de la gen­te tras el te­rri­ble te­rre­mo­to de es­ta se­ma­na en Mé­xi­co. En su ca­so, hay al­go que le sir­ve co­mo com­bus­ti­ble: “Por to­do lo que di­cen que los me­xi­ca­nos y los la­ti­nos so­mos flo­jos”.

Pa­ra Die­go, lo que dis­tin­gue a los his­pa­nos es la fa­mi­lia: “Sa­car ade­lan­te a la fa­mi­lia, co­mo to­do me­xi­cano y la­tino, tra­ba­jar pa­ra ellos. Yo aho­ra ten­go un hi­jo, ten­go que tra­ba­jar por él, y es lo que la gen­te la­ti­na ha­ce”.

Pa­dre de un be­bé del mis­mo nom­bre na­ci­do ha­ce seis me­ses, Die­go de la Ho­ya es un jo­ven dis­ci­pli­na­do, con ex­ce­len­tes pers­pec­ti­vas y que sa­be lo que quie­re. Pa­ra po­ner­lo en con­tex­to de bo­xeo, di­ce que le gus­ta­ría se­guir los pa­sos de uno de los gran­des cam­peo­nes de la his­to­ria.

“Juan Ma­nuel Márquez es­tá lim­pio fue­ra del ring, nunca se su­po na­da (ne­ga­ti­vo de él), siem­pre fue un bo­xea­dor fan­tás­ti­co, un buen ser hu­mano. Es lo prin­ci­pal, ser hu­mil­de, aun­que ten­gas mu­cho di­ne­ro, ser hu­mil­de con la gen­te”, di­ce De la Ho­ya.

Si ése es el ejem­plo que quie­re se­guir, en­ton­ces Die­go va bien.O

IMAGO7

Die­go de la Ho­ya (c) fue el gran ven­ce­dor de la ve­la­da del 16 de

sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.