NA­VI­DA­DES EN OCTUBRE PA­RA ANTIINMIGRANTES

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Ma­ri­bel Has­tings

Es­toy en Puer­to Ri­co su­mi­da en la tra­ge­dia ge­ne­ra­da por el hu­ra­cán Ma­ría, tra­tan­do de man­te­ner­me al tan­to de lo que ocu­rre en ma­te­ria mi­gra­to­ria. Es­te do­min­go leí que las co­sas y la gen­te no cam­bian.

Tras ase­gu­rar­le a los lí­de­res de­mó­cra­tas del Con­gre­so que apo­ya­ría es­fuer­zos pa­ra pro­te­ger a los la Ca­sa Blan­ca en­vió una lis­ta de me­di­das mi­gra­to­rias ma­yor­men­te po­li­cia­les, y al­gu­nas de ellas crue­les, que de­be­rían con­si­de­rar­se en cual­quier plan que abor­de el te­ma de los

La pre­gun­ta obli­ga­da es qué pre­ten­de Trump con es­to. ¿Dar pa­so a una ne­go­cia­ción mien­tras le en­vía un men­sa­je a su ba­se de que la mano du­ra en in­mi­gra­ción si­gue pre­sen­te, aun­que al Ànal mu­chas de las me­di­das no se con­si­gan? ¿O se tra­ta sim­ple­men­te de otra “Trum­pa­da”, de de­cir una co­sa y al Ànal ha­cer otra? ¿Sa­bo­tear las ne­go­cia­cia­cio­nes an­tes de que co­mien­cen?

Re­cor­de­mos que al re­vo­car DACA, Trump con­ce­dió al Con­gre­so seis me­ses pa­ra bus­car una so­lu­ción a la si­tua­ción mi­gra­to­ria de los Lue­go ce­nó en la Ca­sa Blan­ca con los lí­de­res de­mó­cra­tas Chuck Schu­mer y Nancy Pe­lo­si, del Se­na­do y la Cá­ma­ra Ba­ja, res­pec­ti­va­men­te, e hi­zo no­ti­cia por dis­cu­tir acuer­dos pre­li­mi­na­res en torno a los

No obs­tan­te, la lis­ta de re­ga­los que la Ca­sa Blan­ca de­ve­ló el do­min­go com­pren­de al­gu­nas de las me­di­das por las que du­ran­te años han abo­ga­do el se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, Jeff Ses­sions, y su exem­plea­do y aho­ra ase­sor de Trump, Step­hen Mi­ller, dos de las Àgu­ras más antiinmigrantes de es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

El mu­ro, un ata­que fron­tal a las ciu­da­des san­tua­rio, E-Ve­rify y par­ti­cu­lar­men­te la cruel pro­pues­ta de de­por­tar de for­ma ex­pe­di­ta a ni­ños y me­no­res no acom­pa­ña­dos, los cua­les arri­ban a la fron- te­ra sur hu­yen­do de la vio­len­cia y bus­can­do asi­lo, son so­lo al­gu­nas de las me­di­das que in­clu­ye el do­cu­men­to que la Ca­sa Blan­ca en­vió al Con­gre­so.

La me­di­da pa­ra le­ga­li­zar a los de­be con­si­de­rar­se de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar que es­tos jó­ve­nes se con­vier­tan en Àchas de un cruel jue­go de aje­drez.

Cla­ro es­tá, se en­tien­de que es­ta­mos li­dian­do con un Con­gre­so y una Ca­sa Blan­ca re­pu­bli­ca­nos, por lo que es de an­ti­ci­par­se que quie­ran pro­mo­ver­se cam­bios en las le­yes mi­gra­to­rias co­mo par­te de una ne­go­cia­ción en torno al fu­tu­ro de los La pre­gun­ta es cuál se­rá el al­can­ce de esos cam­bios.

Cuan­do de los se tra­ta, Trump ha que­ri­do apa­ren­tar es­tar con Dios y con el Dia­blo, y pa­re­ce que es­te úl­ti­mo lle­va las de ga­nar, pues la lis­ta de one­ro­sas pe­ti­cio­nes mi­gra­to­rias co­mo con­di­ción pa­ra so­lu­cio­nar el lim­bo mi­gra­to­rio de los

su­po­ne unas Na­vi­da­des en octubre pa­ra los antiinmigrantes.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.