JU­GA­DA CRUEL

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

La ofer­ta ini­cial de la Ca­sa Blan­ca pa­ra ne­go­ciar la per­ma­nen­cia de los be­neÀ­cia­rios de DACA es inad­mi­si­ble.

Es el ti­po de pro­pues­ta que ter­mi­na una con­ver­sa­ción an­tes de que co­mien­ce, por lo ex­ce­si­vo de las de­man­das. Es una mo­vi­da pa­ra el fra­ca­so.

Se pue­de de­cir que tam­bién sir­ve pa­ra me­dir cuán in­tere­sa­do es­tá la otra par­te en lle­gar a un acuer­do. En es­te ca­so:¿cuál es el pre­cio que se es­tá dis­pues­to a pa­gar pa­ra no de­jar ex­pues­tos a más de 800,000 so­ña­do­res a la de­por­ta­ción?

La ad­mi­nis­tra­ción Trump en­vió a los de­mó­cra­tas del Se­na­do un car­ta con una lis­ta de prin­ci­pios de in­mi­gra­ción con pro­pues­tas que de­be­rían acom­pa­ñar a la ley que pro­te­ja a los gen­te de DACA.

El pro­ce­so, por el te­nor per­ju­di­cial de lo ofer­ta­do, pa­re­ce más un chan­ta­je que una ne­go­cia­ción. Es co­mo pro­po­ner no en­car­ce­lar a al­guien a cam­bio de fa­ci­li­tar mu­chos más en­car­ce­la­mien­tos ma­ña­na.

La pro­pues­ta de la Ca­sa Blan­ca reÁe­ja to­do el ex­tre­mis­mo del se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia Jeff Ses­sions, y na­da de la ex­pre­sión más mo­de­ra­da del pre­si­den­te Trump ha­cia los so­ña­do­res. No hay nin­gu­na con­si­de­ra­ción a los mu­chos apor­tes que es­tos in­mi­gran­tes han he­cho a la na­ción.

La Ca­sa Blan­ca ha­bla de 17 pun­tos so­bre se­gu­ri­dad fron­te­ri­za, ac­cio­nes in­ter­nas y en uno pro­po­ne un sis­te­ma de in­mi­gra­ción ba­sa­da en mé­ri­tos.

En­tre es­tos prin­ci­pios es­tá am­pliar las ca­te­go­rías de los de­por­ta­bles co­mo ame­na­za a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, dar po­der a las au­to­ri­da­des pa­ra ac­tuar co­mo agen­tes de in­mi­gra­ción (y dar­les in­mu­ni­dad), eva­luar a los jue­ces de in­mi­gra­ción de acuer­do a ci­fras de de­por­ta­ción, cas­ti­gar a las ju­ris­dic­cio­nes que se deÀ­nan san­tua­rio y ace­le­rar de­por­ta­cio­nes.

En una me­sa de ne­go­cia­ción pa­ra una re­for­ma mi­gra­to­ria de es­ta mag­ni­tud por lo me­nos de­be­ría es­tar pre­sen­te una re­gu­la­ri­za­ción pa­ra los mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que lle­van una vi­da pro­duc­ti­va en nues­tro país.

Pe­ro la pro­pues­ta de Ses­sions, y aun­que se ha­ya mos­tra­do re­cep­ti­vo an­te los

tam­bién de Trump es un es­que­ma con po­si­cio­nes ex­tre­mas, que ha­cen gui­ño a las fuer­zas antiinmigrantes, pe­ro que no re­pre­sen­ta nun es­ce­na­rio don­de se pue­da lo­grar una ne­go­cia­ción. Es una pro­pues­ta en­ve­ne­na­da que, por aña­di­du­ra, no so­lo en­fren­ta la opo­si­ción de­mó­cra­ta com­ple­ta sino la de va­rias Àgu­ras re­pu­bli­ca­nas mo­de­ra­das, que apo­yan a los y re­cha­zan, por ejem­plo, re­du­cir la in­mi­gra­ción le­gal a un sis­te­ma por mé­ri­to en de­tri­men­to de la reuniÀ­ca­ción fa­mi­liar.

La reali­dad, así, es dis­tin­ta al plan de la Ca­sa Blan­ca. La cau­sa de las per­so­nas traí­das al país cuan­do eran me­no­res de edad go­za de un am­plio res­pal­do de po­pu­lar, con ciu­da­da­nía in­clui­da. En el Con­gre­so tam­bién hay apo­yo bi­par­ti­dis­ta, de­te­ni­do por la mez­quin­dad ideo­ló­gi­ca.

Si se quie­re ayu­dar a los so­ña­do­res se re­quie­re un pro­yec­to de ley lim­pio, sin la con­ta­mi­na­ción de te­mas adi­cio­na­les. Ellos se me­re­cen una le­ga­li­za­ción ple­na con jus­ti­cia y res­pe­to, en con­cor­dan­cia con los va­lo­res na­cio­na­les.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.