Drea­mers que po­drían ser más vul­ne­ra­bles a la de­por­ta­ción

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Pi­lar Ma­rre­ro pi­lar.ma­rre­ro@im­pre­me­dia.com

La pre­gun­ta más acu­cian­te pa­ra los jó­ve­nes cu­yo DACA ex­pi­ra en los pró­xi­mos me­ses es: ¿Qué tan vul­ne­ra­ble soy a una de­por­ta­ción?

Se­gún abo­ga­dos y ana­lis­tas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, la res­pues­ta es que no to­do el mun­do es­tá al mis­mo ni­vel de ries­go: la ma­yo­ría de los más GH EHQHÀFLDULRV GHO pro­gra­ma con­ti­nua­rán sien­do de “ba­ja prio­ri­dad” pa­ra ICE.

“En­tien­do que mu­chos DACA es­tén asus­ta­dos”, di­jo Mark Sil­ver­man, abo­ga­do del Im­mi­gra­tion Le­gal Re­sour­ce Cen­ter. “No creo que el te­mor sea pa­ra­noia, pe­ro sí creo que no to­dos es­tán en pe­li­gro ni de­ben en­trar en pá­ni­co”.

Se­gún Sil­ver­man, pa­ra la PD\RU­tD GH ORV EHQHÀFLDULRV de DACA, el “ries­go de de­por­ta­ción es mí­ni­mo”, aún cuan­do pier­dan sus per­mi­sos. Es­to no quie­re de­cir que no ha­ya ries­go, aler­tó Sil­ver­man. “Per­der DACA es un pro­ble­ma, al con­lle­var la pér­di­da del per­mi­so de tra­ba­jo y el au­men­to del ries­go a ser arres­ta­dos por ICE”.

Sil­ver­man y otros ex­pe­rWRV LGHQWLÀFDQ D ORV FXDWUR gru­pos de jó­ve­nes más vul­ne­ra­bles a ser de­por­ta­dos: Los que te­nían una de­por­ta­ción pen­dien­te o an­ti­gua an­tes de ob­te­ner DACA, así co­mo una sa­li­da vo­lun­ta­ria que no cum­plie­ron.

Los que co­me­tan cier­to ti­po de de­li­tos o son “sos­pe­cho­sos” de co­me­ter­los.

Los sos­pe­cho­sos de ac­ti­vi­dad pan­di­lle­ril, de acuer­do a ICE.

Los que sean arres­ta­dos al azar en es­ta­dos don­de la po­li­cía co­la­bo­ra agre­si­va­men­te con ICE es­tán en­tre los “DACA” más vul­ne­ra­bles a ser de­por­ta­dos una vez se aca­be su per­mi­so

Es di­fí­cil sa­ber qué nu­me­ro de los más de 850,000 beQHÀFLDULRV GH '$&$ HVWiQ R po­drían caer en una de es­tas ca­te­go­rías.

Al per­der DACA, el beQHÀFLR TXH SRU YDULRV DxRV

OOOO­pro­te­gió de la de­por­ta­ción a cien­tos de mi­les de jó­ve­nes in­mi­gran­tes, la pro­ba­bi­li­dad de ser arres­ta­dos y ex­pul­sa­dos del país se ele­va de in­me­dia­to, si no es po­si­ble ad­qui­rir otro estatus mi­gra­to­rio.

Ade­más, la in­for­ma­ción TXH ORV EHQHÀFLDULRV GH '$&$ die­ron a las au­to­ri­da­des al peGLU HO EHQHÀFLR HVWi HQ PDQRV del go­bierno. La pre­gun­ta es: ¿có­mo y cuan­do la usa­rían?

El uso de in­for­ma­ción en ma­nos de USCIS

8Q ULHVJR SDUD ORV EHQHÀFLD­rios de DACA es que to­da su in­for­ma­ción per­so­nal, in­clu­yen­do di­rec­ción de re­si­den­cia, es­tá en ma­nos de la agencia que tra­mi­tó el DACA: la Agencia de In­mi­gra­ción y Na­tu­ra­li­za­ción, USCIS.

Teó­ri­ca­men­te, y de acuer­do a lo es­ta­ble­ci­do por la pro­pia agencia, ca­da so­li­ci­tud de DACA lle­va con­si­go una SRO­tWLFD GH FRQÀGHQFLDOLGDG que di­ce lo si­guien­te:

“La in­for­ma­ción pro­vis­ta en una so­li­ci­tud de DACA es­tá pro­te­gi­da de la di­vul­ga­ción a ICE y CBP pa­ra pro­ce­sos de in­mi­gra­ción”, a me­nos que sea una cues­tión de se­gu­ri­dad na­cio­nal o que el in­mi­gran­te cum­pla con uno de los es­tán­da­res exis­ten­tes pa­ra que 86&,6 UHÀHUD D ,&(µ

Si es­ta po­lí­ti­ca se se­gui­rá

apli­can­do in­ter­na­men­te es una pre­gun­ta pen­dien­te. $QWHV GH DQXQFLDU HO ÀQ GH DACA, por­ta­vo­ces del go­bierno ase­gu­ra­ron que su in­ten­ción no era “en­tre­gar proac­ti­va­men­te” la in­for­ma­ción que USCIS guar­da de los DACA a ICE, a me­nos que sea en caVRV LQGLYLGXDOHV \ MXVWLÀFD­dos. Aún lo di­ce en el si­tio web de la agencia. Pe­ro esa po­lí­ti­ca po­dría cam­biar en cual­quier mo­men­to.

Ca­sos pen­dien­tes

Pa­ra Da­vid Bier, ex­per­to en in­mi­gra­ción del CATO Ins­ti­tu­te, el gru­po más vul­ne­ra­ble es el de los jó­ve­nes que, an­tes de DACA, te­nían una or­den de de­por­ta­ción pen­dien­te o una sa­li­da vo­lun­ta­ria que no lle­ga­ron a cum­plir.

“Mu­chas per­so­nas en esWDV FLUFXQVWDQFLDV FDOLÀFDURQ pa­ra DACA”, di­jo Bier. “El pro­gra­ma sim­ple­men­te re­sul­tó en el cie­rre ad­mi­nis­tra­ti­vo del ca­so y un estatus tem­po­ral. Pe­ro to­das es­tas de­por­ta­cio­nes pue­den ser re­ins­tau­ra­das de in­me­dia­to al aca­bar­se la pro­tec­ción”.

La ra­zón por la cual es­tas per­so­nas se­rían vul­ne­ra­bles es por­que ICE po­dría de­por­tar­los sin pa­sar por otro pro­ce­so en el tri­bu­nal.

Sil­ver­man re­co­mien­da acu­dir a un buen abo­ga­do GH LQPLJUDFL­yQ SDUD YHULÀ­car si la per­so­na tie­ne “otras op­cio­nes le­ga­les”, an­tes de la ex­pi­ra­ción de su per­mi­so.

Sos­pe­cho­sos de de­li­to

Bier in­di­có que los jó­ve­nes DACA que co­me­tan un de­li­to o sean sos­pe­cho­sos de ha­ber­lo he­cho po­drían no só­lo ser de­por­ta­dos tras la fe­cha de ca­du­ci­dad de su per­mi­so, sino que el go­bierno les poGU­tD TXLWDU HO EHQHÀFLR

“Tal y co­mo fun­cio­nan las prio­ri­da­des ba­jo el go­bierno de Trump, ve­mos que no bas­ta con ha­ber si­do con­vic­to de un de­li­to, co­mo ocu­rría con Oba­ma, sino la me­ra sos­pe­cha pue­de ser ex­cu­sa pa­ra per­der la ba­ta­lla y ser de­por­ta­do”, di­jo el ex­per­to.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.