MUES­TRA DE AU­TO­RI­TA­RIS­MO

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

Una di­fe­ren­cia en­tre la de­mo­cra­cia y un cuar­tel mi­li­tar es la re­la­ción de po­der. El pri­me­ro es­tá ba­sa­do en la li­ber­tad de di­sen­tir y cues­tio­nar, el se­gun­do en la de obe­de­cer sin ob­je­ción.

La Ca­sa Blan­ca es­tá con­fun­dien­do es­tos dos si­tios, una nue­va ex­pre­sión tan­to de au­to­ri­ta­ris­mo co­mo de di­vi­sión al que­rer co­lo­car en un ban­do su­pe­rior al pre­si­den­te Do­nald Trump y las Fuer­zas Ar­ma­das y en el otro al res­to de los es­ta­dou­ni­den­ses.

Es im­pro­pio que la por­ta­voz pre­si­den­cial Sarah San­ders di­ga a los pe­rio­dis­tas que es “inapro­pia­do de­ba­tir con un ge­ne­ral de cua­tro estrellas” cuan­do es­te in­ter­vie­ne en una cues­tión po­lí­ti­ca co­mo je­fe de ga­bi­ne­te en de­fen­sa del pre­si­den­te.

La ac­ti­tud del ge­ne­ral re­ti­ra­do, John F. Kelly, tam­bién es­tu­vo fue­ra de lu­gar al li­mi­tar las pre­gun­tas que se le pue­den ha­cer so­la­men­te a pe­rio­dis­tas que han co­no­ci­do a una fa­mi­lia que per­dió un hi­jo en la gue­rra. Eso com­bi­na­do con lo de San­ders es una ac­ti­tud de cen­su­ra en una reunión que de­be ser abier­ta.

La in­ter­ven­ción de Kelly en la con­tro­ver­sia crea­da por la reac­ción de Trump an­te la muer­te de cua­tro sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses en Ní­ger pro­te­ge al Pre­si­den­te y desaho­ga una frus­tra­ción mi­li­tar en es­ta era de gue­rras ili­mi­ta­das y tro­pas vo­lun­ta­rias.

El je­fe de ga­bi­ne­te to­mó la res­pon­sa­bi­li­dad del co­men­ta­rio del pre­si­den­te a los fa­mi­lia­res del sar­gen­to La Da­vid John­son que ori­gi­nó la crí­ti­ca de insensibilidad y la dispu­ta con la con­gre­sis­ta Fre­de­ri­ca Wil­son. Al mis­mo tiem­po, Kelly mos­tró un de­sen­can­to mi­li­tar por sen­tir una su­pues­ta in­com­pren­sión de la so­cie­dad ci­vil. Es­te pen­sar lo ex­pre­só en va­rias oca­sio­nes mien­tras ves­tía el uni­for­me.

Es cier­to que la bre­cha en­tre la so­cie­dad mi­li­tar y la ci­vil es ma­yor que en el pa­sa­do. La so­bre­car­ga de mi­sio­nes de los sol­da­dos vo­lun­ta­rios y la la­bor de los con­tra­tis­tas mi­li­ta­res eli­mi­na­ron la ne­ce­si­dad del re­clu­ta­mien­to obli­ga­to­rio que con­ver­tía la gue­rra en una reali­dad cer­ca­na a la so­cie­dad ci­vil. Hoy hay me­nos con­tac­to en­tre am­bos mun­dos, lo que en sí no es ne­ga­ti­vo.

Es res­pe­ta­ble el sen­tir de Kelly, quien per­dió un hi­jo en Af­ga­nis­tán, aun­que es­te no era el si­tio pa­ra ex­pre­sar­lo. Le da un in­me­re­ci­do es­cu­do a un pre­si­den­te que se ha en­ca­ra­do con fa­mi­lias que han per­di­do sol­da­dos en com­ba­te. Al mis­mo tiem­po, las im­pre­ci­sio­nes le qui­tan cre­di­bi­li­dad al je­fe de ga­bi­ne­te.

Son nu­me­ro­sas las ac­cio­nes de Trump a lo lar­go de su vi­da, y su cor­ta ca­rre­ra po­lí­ti­ca, que mues­tran insensibilidad ha­cia la vi­da mi­li­tar. Ade­más de sus ten­sio­nes con fam­lia­res de sol­da­dos caí­dos, el pre­si­den­te he­chó al rue­do el do­lor de Kelly por la muer­te de su hi­jo, y an­tes ha­bía des­pre­cia­do a los mi­li­ta­res que fue­ron pri­sio­ne­ros de gue­rra.

La pre­sen­cia de al­tos mi­li­ta­res en el go­bierno de Trump SXHGHWHQHUEHQHÀFLRV SHURVH mer­man cuan­do ello fo­men­ta una men­ta­li­dad ce­rra­da en un con­tex­to que de­be ser de crí­ti­ca, ren­di­ción de cuen­tas y aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.