Tra­ba­jan para trans­for­mar las vi­das de fa­mi­lias sin ho­gar

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Bel­hú Sa­na­bria LA RA­ZA

Des­am­pa­ra­dos que vi­ven en las ca­lles en­fren­tan el cru­do in­vierno de Chica­go y su­bur­bios usan­do co­bi­jas, man­tas, go­rras, cha­ma­rras y to­man­do ca­fé ca­lien­te.

Al­gu­nos des­am­pa­ra­dos se re­sis­ten a vi­vir en al­ber­gues para evi­tar li­diar con cier­tas per­so­nas que pa­de­cen en­fer­me­da­des men­ta­les, adic­ción a dro­gas y al­cohol y an­te la IDOWD GH FRQÀDQ]D HQ HVH OXJDU 3RU HOOR SUHÀHUHQ GRUPLU en car­pas, ban­que­tas y has­ta de­ba­jo de los puen­tes.

De­ce­nas de per­so­nas sin ho­gar se han ins­ta­la­do en el área de Up­town por­que en ese ba­rrio tie­nen a sus mé­di­cos pri­ma­rios y re­ci­ben re­cur­sos gra­tui­tos por par­te de agencias co­mu­ni­ta­rias.

5DFKHO 5DP­tUH] RUJDQL]DGRUD FRPXQLWDULD GH OD Coa­li­ción de Chica­go para los Des­am­pa­ra­dos, di­jo que la gen­te sin te­cho vi­ve en UpWRZQ SRUTXH HVR ORV EHQHÀFLD ya que en ese ba­rrio tie­nen los ser­vi­cios que ne­ce­si­tan.

“Up­town ha si­do his­tó­ri­ca­men­te un lu­gar don­de la gen­te de ba­jos re­cur­sos pue­de ir a re­ci­bir ser­vi­cios y tam­bién, co­mo ha­bía an­tes mu­cha vi­vien­da ase­qui­ble, ha­bía mu­chos ser­vi­cios allí y to­da­vía hay, en­ton­ces es un buen lu­gar para una per­so­na sin hoJDUµ GLMR 5DP­tUH] D /D 5D]D

Juan To­rres, un des­am­pa­ra­do de Chica­go, sos­te­nía un OHWUHUR TXH UH]DED ´$\~GD­me, ne­ce­si­to di­ne­ro para com­prar co­mi­da”.

To­rres pi­de li­mos­ma en la ave­ni­da Ir­ving Park con Pu­las­ki Ave. y vi­ve de­ba­jo de un puen­te del ve­cin­da­rio de AlEDQ\ 3DUN eO GLFH TXH SUHÀHUH dor­mir en las ban­que­tas que per­ma­ne­cer en un al­ber­gue por­que le mo­les­ta que “pon­gan re­glas para to­do y que en­tre des­am­pa­ra­dos se ro­ben las per­te­ne­cias”, ase­gu­ra.

El hom­bre sa­be que con las gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras en Illi­nois vi­vir a la in­tem­pe­rie se vuel­ve in­so­por­ta­ble. Sin em­bar­go, Juan se re­sis­tía a la idea de ir a un re­fu­gio de emer­gen­cia por­que para él no son una solución a la cri­sis de vi­vien­da de los sin te­cho.

Y es que mu­chos des­am­pa­ra­dos más que vi­vir en re­fu­gios de emer­gen­cia gua­rGDQ ODV HVSHUDQ]D GH WHQHU su pro­pio ho­gar.

6HJ~Q XQ LQIRUPH GH OD FLX­dad so­bre fal­ta de vi­vien­da, Chica­go te­nía 5,657 per­so­nas sin ho­gar a prin­ci­pios de 2017. Así tam­bién, los fun­cio­na­rios de la ciu­dad y los de­fen­so­res de los sin te­cho in­di­ca­ron que no sa­ben cuán­tas de esas per­so­nas es­tán ins­ta­lan­do car­pas co­mo re­fu­gios im­pro­vi­sa­dos.

En abril de 2017, la Coa­li­ción de Chica­go para las per­so­nas sin ho­gar pu­bli­có un aná­li­sis de cuán­tos ha­bi­tan­tes de &KLFDJR FDUHFHQ GH YLYLHQGD

SHUVRQDV VHJ~Q FLIUDV del Cen­so de 2015.

Ca­be des­ta­car que 82% de es­tas per­so­nas sin ho­gar vi­vían en ca­sas de otros y a me­nu­do en con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to.

Em­po­de­rar a fa­mi­lias

([LVWHQ YDULDV RUJDQL]Dcio­nes tra­ba­jan para em­po­de­rar a fa­mi­lias sin ho­gar y lo­grar que ten­gan una vi­da au­to­su­fi­cien­te fue­ra de las ca­lles, por ejem­plo Brid­ge Com­mu­ni­ties, una agen­cia VLQ ÀQHV GH OXFUR TXH VH HQ­fo­ca en trans­for­mar las vi­das de fa­mi­lias sin te­cho.

“El ob­je­ti­vo del pro­gra­ma es em­po­de­rar a las fa­mi­lias y lle­var­las a vi­vir una vi­da auWRVXÀFLHQWHµ GLFHQ RUJDQL]Ddo­res de esa agen­cia.

El pro­gra­ma que ayu­da a des­am­pa­ra­dos en Brid­ge Com­mu­ni­ties es intensivo y ho­lís­ti­co y en él las fa­mi­lias apren­den ha­bi­li­da­des có­mo ma­ne­jar un pre­su­pues­to y liWHUDWXUD ÀQDQFLHUD WXWRU­tD asis­ten­cia la­bo­ral, con­se­je­ría, cla­ses para pa­dres y más. El tiem­po de du­ra­ción del mis­mo es de dos años.

“Nues­tro equi­po ayu­da a nues­tros clien­tes con cu­rrícu­los vi­tae, ha­bi­li­da­des para en­tre­vis­tar, eva­lua­ción pro­fe­sio­nal y edu­ca­ti­va para ga­ra­nWL]DU TXH ORV SDGUHV GH %ULGJH pue­dan ob­te­ner em­pleos para man­te­ner a sus fa­mi­lias. En cuan­to a los ser­vi­cios mé­di­cos no los pro­por­cio­na­mos, pe­ro nues­tro equi­po de ad­mi­nis­tra­ción de ca­sos cier­ta­men­te pue­de ayu­dar a los clien­tes en el pro­ce­so de com­pren­der y ob­te­ner un se­gu­ro, ya sea un se­gu­ro pri­va­do o Me­diFDLGµ GLMR /LVD 'R\OH GH %ULd­ge Com­mu­ni­ties.

Al­gu­nos de los re­qui­si­tos del pro­gra­ma son que la per­so­na en ca­sa sea ma­yor de 21 años. El je­fe de fa­mi­lia ne­ce­si­ta te­ner al me­nos un KLMR PHQRU GH DxRV /D ID­mi­lia de­be vi­vir o tra­ba­jar en 'X3DJH &RXQW\ ,OOLQRLV /RV adul­tos en la fa­mi­lia de­ben te­ner una li­cen­cia de ma­ne­jar vá­li­da.

En el Con­da­do de DuPa­ge ha­bía apro­xi­ma­da­men­te 316 per­so­nas que es­ta­ban en re­fu­gios de emer­gen­cia o pro­gra­mas de vi­vien­da de tra­nVLFL­yQ VHJ~Q GDWRV GHO

Fa­mi­lias sin ho­gar la­ti­nas que so­li­ci­tan in­gre­sar al pro­gra­ma en­fren­tan ba­rre­ras a la ho­ra de pe­dir ayu­da, co­mo es no ha­blar in­glés y la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar de ma­ne­ra le­gal en Es­ta­dos Uni­dos. “Al­gu­nos de los em­plea­dos de Brid­ge Com­mu­ni­ties son bi­lin­gües pe­ro los men­to­res que ad­mi­nis­tran el pro­gra­ma so­lo pue­den ha­blar in­glés. Para que la fa­mi­lia sea au­toVXÀFLHQWH ORV DGXOWRV GHEHQ po­der tra­ba­jar le­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos para aho­rrar di­ne­ro para la fa­mi­lia”, se­ña­ló Doyle.O

Per­so­nas sin ho­gar re­ci­ben sand­wi­ches de bue­nos sa­ma­ri­ta­nos cer­ca de via­duc­tos en La­ke Sho­re Dri­ve, en el ba­rrio de Up­town en Chica­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.