Ni uni­fi­ca­dor ni in­clu­yen­te

La Raza Chicago - - FRONT PAGE - Pi­lar Ma­rre­ro pi­lar.ma­rre­ro@im­pre­me­dia.com

Ana­lis­tas di­cen que Trump usó una re­tó­ri­ca pa­ra su ba­se

El pri­mer dis­cur­so del “Es­ta­do de la Unión” pro­nun­cia­do por el pre­si­den­te Do­nald Trump acen­tuó los te­mas que mo­vi­li­zan a su ba­se: re­li­gión, ban­de­ra, fron­te­ras, tra­ba­jos pa­ra los “ciu­da­da­nos” –a di­fe­ren­cia de los que no lo son– pe­ro OHMRV GH VHU XQLÀFDGRU PDQ­tu­vo bien cla­ras las lí­neas de di­fe­ren­cia­ción en­tre quie­nes son, pa­ra el Pre­si­den­te, los ver­da­de­ros es­ta­dou­ni­den­ses, a sa­ber: los que no pro­tes­tan, ORV TXH VRQ ÀHOHV DO JRELHUQR fe­de­ral y los que no son in­mi­gran­tes.

Va­rios ex­per­tos po­li­tó­lo­gos y ana­lis­tas de re­tó­ri­ca pre­si­den­cial ana­li­za­ron pa­ra

el dis­cur­so de Trump. Na­da sor­pren­dió de­ma­sia­do, pe­ro hu­bo pe­que­ños de­ta­lles que de­ja­ron en­tre­ver que el tono del Pre­si­den­te –que qui­so ser cal­ma­do, ca­si apa­ga­do– no se con­ver­ti­ría en po­lí­ti­cas XQLÀFDGRUDV R LQFOX\HQWHV

“Po­dría de­fi­nir el dis­cur­so co­mo “los hits de Do­nald Trump con un in­ten­to de re­tó­ri­ca ele­va­da es­ti­lo Rea­gan, no se equi­vo­có al leer el dis­cur­so, lo cual es una ba­rra muy ba­ja”, di­jo Sherry Be­bitch Jef­fe, ana­lis­ta po­lí­ti­ca y pro­fe­so­ra de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia.

“Sin em­bar­go en con­te­ni­do no pu­de evi­tar regresar a los años cin­cuen­ta, a los Es­ta­dos Uni­dos de ha­ce mu­chas dé­ca­das, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do ha­bló de que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos de­bían ser lea­les y que bus­ca­ría dar a los je­fes de de­par­ta­men­tos más po­der pa­ra des­pe­dir a los que no lo fue­ran”, agre­gó la po­li­tó­lo­ga.

La in­men­sa ma­yo­ría del dis­cur­so se ocu­pó en te­mas do­més­ti­cos y hu­bo po­ca o muy pí­rri­ca men­ción de paí­ses que fue­ron cla­ve en su cam­pa­ña po­lí­ti­ca co­mo “vi­lla­nos de la pe­lí­cu­la”: Chi­na, por ejem­plo. Una so­la lí­nea la men­cio­nó co­mo “com­pe­ti­dor”, pe­ro na­da so­bre la ba­lan­za co­mer­cial o el ro­bo de pro­pie­dad in­te­lec­tual.

Ru­sia, el cen­tro de la in­ves­ti­ga­ción que le si­gue al Pre­si­den­te por po­si­ble “co­lu­sión” SDUD LQÁXHQFLDU ODV HOHFFLR­nes en las que fue elec­to, re­ci­bió ape­nas una fra­se, en la mis­ma ora­ción que Chi­na.

“El di­ce que Es­ta­dos Uni­dos es pri­me­ro, ese es su es­lo­gan, y den­tro de Es­ta­dos Uni­dos, es­tán quie­nes ca­li­fi­can y quie­nes no. Por ejem­plo, di­jo que los es­ta­dou­ni­den­ses ‘tam­bién son so­ña­do­res’ y me pa­re­ce que esa lí­nea es­ta­ba des­ti­naGD D FODULÀFDU TXH ORV RWURV drea­mers, los in­mi­gran­tes, no son ver­da­de­ros es­ta­dou­ni­den­ses”, apun­tó el pro­fe­sor de go­bierno y po­lí­ti­ca Ja­mie McKown del Co­le­gio del Atlán­ti­co en Mary­land.

La­ti­noa­mé­ri­ca no exis­te, só­lo las dic­ta­du­ras de Cu­ba y Ve­ne­zue­la, que él pre­sun­ta­men­te es­tá com­ba­tien­do. Mé­xi­co no re­ci­bió ni una so­la men­ción, ni si­quie­ra el fa­mo­so “pa­ga­rán por el mu­ro”.

“Eso ya que­dó en la his­to­ria”, di­jo McKown.

Usan­do a in­vi­ta­dos to­ma­dos del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se, Trump bus­có co­nec­tar con his­to­rias reales, un re­cur­so que han usa­do to­dos los pre­si­den­tes des­de Ro­nald Rea­gan, pe­ro en mu­chos ca­sos “el men­sa­je fue bas­tan­te du­ro, os­cu­ro, en par­ti­cu­lar al usar a los pa­dres de las dos víc­ti­mas del MS-13 pa­ra pin­tar co­mo pan­di­lle­ros y cri­mi­na­les a los in­mi­gran­tes en ge­ne­ral”, di­jo Da­vid Capu­to, pre­si­den­te emé­ri­to de Pace Uni­ver­sity en Nue­va York.

“No le pi­dió na­da o ca­si na­da al Con­gre­so, que es al­go que se ha­ce en es­tos dis­cur­sos y cuan­do men­cio­nó te­mas co­mo la cri­sis del con­su­mo de dro­gas, no pre­sen­tó so­lu­cio­nes”, di­jo la pro­fe­so­ra Don­na Hoff­man, po­li­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Io­wa.

Po­dría de­cir­se que en tono el dis­cur­so lo hi­zo lu­cir “más pre­si­den­cial”. Al me­nos, agre­gó Hoff­man, no es el tono de voz “al que nos tie­ne acos­tum­bra­dos”.

La ma­yo­ría de los pre­si­den­tes bus­can ins­pi­rar y unir al país en torno a su li­de­raz­go con sus dis­cur­sos anua­les, lo­gra­do”.. di­jo Hoff­man. “No es­tá cla­ro que es­te dis­cur­so lo ha­ya

GETTY

Con un tono más cal­ma­do, Trump se di­ri­gió al Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.