NO SO­MOS ASE­SI­NOS NI ROBAMOS EM­PLEOS

La Raza Chicago - - FRONT PAGE -

El Es­ta­do de la Unión del pre­si­den­te Do­nald Trump fue des­ti­na­do a su ba­se po­lí­ti­ca. Ese sec­tor que sue­ña con un “mo­men­to ame­ri­cano” ro­dea­dos de un mu­ro que los pro­te­ja de los “pe­li­gros” de los in­mi­gran­tes.

La par­te del dis­cur­so re­fe­ri­do a la in­mi­gra­ción re­pre­sen­ta el tono de to­do el men­sa­je. Tie­ne una par­te que di­ce ser con­ci­lia­do­ra cuan­do en los de­ta­lles se ve tan ce­rra­da y ex­tre­mis­ta que no da es­pa­cio a la ne­go­cia­ción.

7UXPS DÀUPD TXH ORV SXQ­tos de su plan eran “un com­pro­mi­so a mi­tad de ca­mino” pa­ra un sis­te­ma se­gu­ro, mo­derno y le­gal. Na­da más ale­ja­do de la reali­dad.

En el dis­cur­so el te­ma mi­gra­to­rio fue in­tro­du­ci­do co­mo una ma­ne­ra de pro­te­ger a las fa­mi­lias, a las co­mu­ni­da­des, “a su de­re­cho al Sue­ño Ame­ri­cano. Por­que los ame­ri­ca­nos tam­bién sue­ñan”.

Una in­mi­gran­te so­ña­do­ra no se mo­les­tó al es­cu­char es­ta re­fe­ren­cia de Trump. “Me sien­to ame­ri­ca­na y sue­ño”, di­jo. En cam­bio, Trump pa­re­ce creer que el de­re­cho al Sue­ño Ame­ri­cano tie­ne na­cio­na­li­dad de origen.

El ase­sino fue la ima­gen más re­pe­ti­da del in­mi­gran­te du­ran­te el men­sa­je. Hu­bo cua­tro re­fe­ren­cias a la pan­di­lla MS-13, dos pa­re­jas de pa­dres víc­ti­mas de los pan­di­lle­ros y un agen­te de la Agen­cia de In­mi­gra­ción y Adua­nas.

Allí tam­bién po­dría ha­ber un par de in­do­cu­men­ta­dos ejem­pla­res. Fue una opor­tu­ni­dad pa­ra men­cio­nar el saFULÀFLR GH ORV VROGDGRV -RVp Gutiérrez y Da­mián Ló­pez Ro­drí­guez en Irak. In­clu­so men­cio­na­do a los so­ña­do­res Alon­so Guillén y To­mas Ca­rreón, que mu­rie­ron res­ca­tan­do gen­te du­ran­te el hu­ra­cán Har­vey. Pe­ro eso no en­tra­ba en la na­ción de Trump.

El Pre­si­den­te ya no tu­vo las mis­mas pa­la­bras po­si­ti­vas de otras oca­sio­nes pa­ra los so­ña­do­res. Ellos fue­ron sim­ples “in­mi­gran­tes ile­ga­les”, par­te de una ne­go­cia­ción pa­ra en­du­re­cer las le­yes de in­mi­gra­ción. Los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos y los cien­tos de mi­les de per­so­nas aco­gi­das ba­jo la pro­tec­ción de de­por­ta­ción no exis­ten en la pro­pues­ta de Trump. No fue­ron men­cio­na­dos aun­que en la vi­da real sean una pre­sen­cia im­por­tan­te en el sec­tor de la cons­truc­ción, del área de ser­vi­cios y en la agri­cul­tu­ra. Son mu­je­res in­do­cu­men­ta­das las que cui­dan ni­ños y an­cia­nos an­glos. Son mi­llo­nes los con­tri­bu­yen­tes sin pa­pe­les los que con sus im­pues­tos pa­gan ser­vi­cios que ellos nun­ca usa­rán. Una mis­ma can­ti­dad son los pa­dres de los so­ña­do­res que con es­fuer­zo los edu­ca­ron pa­ra ser per­so­nas de bien.

En reali­dad, sí es­tán pre­sen­tes, aun­que no se los nom­bre. Ellos son la pre­sun­ta ame­na­za al Sue­ño Ame­ri­cano que hay que ex­pul­sar.

El Pre­si­den­te con sus paODEUDV GHO PDUWHV FRQÀUPy que en su “mo­men­to ame­ri­cano” no hay, ni nun­ca hu­bo in­mi­gran­tes. De esa vi­sión so­lo pue­de sa­lir una pro­pues­ta po­co real e inacep­ta­ble.O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.