‘Plank­ton ex­plo­sion’ turns Is­tan­bul’s Bospho­rus turquoise

La Semana - - TEMAS | SALUD Y ENTRETENIMIENTO -

Alar­ma­dos, mu­chos res­i­dentes de esta ci­u­dad turca ex­pre­saron su temor en las re­des so­ciales, donde se pre­gunt­a­ban si el fenó­meno po­dría de­berse a la con­tam­i­nación.

Al­gunos in­cluso lo vin­cu­laron a un ter­re­moto que sacudió la región.

Sin em­bargo, según cien­tí­fi­cos, el cam­bio en la tonal­i­dad -acom­pañado de olor po­tente- re­sponde a una causa muy difer­ente: se debe a un in­cre­mento re­pentino de una es­pecie de fi­to­planc­ton en el mar Ne­gro.

El fi­to­planc­ton está for­mado por or­gan­is­mos mi­croscópi­cos flotantes que pro­ducen su pro­pio al­i­mento a par­tir del sol y nu­tri­entes dis­uel­tos en el agua.

Y, las aguas que lle­gan al Mar Ne­gro de ríos como el Danu­bio y el Dniéper, apor­tan gran can­ti­dad de nu­tri­entes.

En este caso, la es­pecie de fi­to­planc­ton pre­sente es la que se conoce como Emil­ia­nia hux­leyi, dijo el pro­fe­sor de cien­cias am­bi­en­tales Ah­met Ce­mal Say­dam, de la Univer­si­dad de Hacettepe, a la agen­cia de noti­cias lo­cal Do­gan.

"Esto no tiene nada que ver con la con­tam­i­nación. En todo el mar Ne­gro hay una ex­plosión de Emil­ia­nia hux­leyi. Esto es una ben­di­ción para el mar Ne­gro", ase­guró el ex­perto, quien ex­plicó que este mi­croor­gan­ismo es bueno par­tic­u­lar­mente para las an­choas, un al­i­mento muy pop­u­lar en Turquía.

El fi­to­planc­ton, por lo gen­eral, es ben­efi­cioso por el al­i­mento que aporta a los peces, mariscos y otros or­gan­is­mos mari­nos.

Sin em­bargo, cuando hay de­masi­ado, puede provo­car una pér­dida de oxígeno en el agua y, como re­sul­tado, puede so­fo­car la vida ma­rina.

Una foto tomada por satélites de la NASA mues­tra clara­mente el cam­bio de col­oración.

"Este or­gan­ismo par­tic­u­lar está re­cu­bierto por car­bon­ato de cal­cio blanco y, cuando está pre­sente en grandes can­ti­dades, tiende a darle al agua un brillo blan­que­cino", ex­plicó la NASA.

No to­dos tienen el mismo efecto. Las di­atomeas, por ejem­plo, que tam­bién pueden au­men­tar re­penti­na­mente en el Mar Ne­gro, tien­den a os­cure­cer el agua y no a aclararla.

Emil­ia­nia hux­leyi es una es­pecie de co­col­itó­foro de dis­tribu­ción global y uno de los or­gan­is­mos más ex­i­tosos del plan­eta.

Su in­creíble adapt­abil­i­dad le per­mite pros­perar en aguas desde el Ecuador hasta re­giones sub­ár­ti­cas.

Si bien cada mi­croor­gan­ismo vive ape­nas unos pocos días, es­tos in­men­sos man­tos de fi­to­planc­ton pueden per­manecer en el agua por se­m­anas.

Newspapers in English

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.