Pené­lope Cruz: “Sabía que ro­dar ‘Lov­ing Pablo’ me iba a afec­tar”

"I knew that shoot­ing" Lov­ing Pablo "would have had an ef­fect on me"

La Semana - - PORTADA -

Si­ete meses de­spués de su es­treno en Es­paña, “Lov­ing Pablo”, que narra el as­censo y caída de Pablo Es­co­bar, llega a EE.UU. con una his­to­ria “to­tal­mente nueva” so­bre el nar­co­traf­i­cante colom­biano y con es­ce­nas tan duras que de­jaron en “shock” a Pené­lope Cruz, dijo la ac­triz a Efe.

“Es una visión to­tal­mente nueva”, apuntó la es­pañola so­bre las com­para­ciones que puede sus­ci­tar la cinta con series, como “El pa­trón del mal” o “Nar­cos”, que de­sar­rol­laron pre­vi­a­mente la figura de Es­co­bar en la tele­visión.

“Nunca hemos visto la his­to­ria de Es­co­bar con­tada a través de los ojos de al­guien que lo conocía tan bien”, in­dicó Cruz, en ref­er­en­cia a la pe­ri­odista Vir­ginia Vallejo -su per­son­aje en el filme-, quien com­par­tió diez años de su vida con el nar­co­traf­i­cante, in­ter­pre­tado por Javier Bar­dem en esta película es­crita y di­rigida por Fer­nando León de Ara­noa.

El largome­traje, de es­treno el 5 de oc­tubre en cines y bajo de­manda, se basa en el li­bro “Lov­ing Pablo, Hat­ing Es­co­bar”, es­crito por la propia Vallejo.

“Es in­tere­sante ver esa his­to­ria de amor en­tre la pe­ri­odista y este hom­bre que, en prin­ci­pio, no tenían nada que ver. Ella en­tró en esa relación y, cuando quiso salir, ya era de­masi­ado tarde por las ame­nazas de muerte. Su vida es­tuvo llena de riesgo y es­tará mar­cada para siem­pre por esa relación”, man­i­festó.

Además, Cruz recordó que Es­co­bar casi siem­pre ha sido un per­son­aje se­cun­dario en el tratamiento que le ha dado el cine hasta ahora, como ocur­ría en obras como “Amer­i­can Made”, “Par­adise Lost” o “Blow”.

Para Cruz y Bar­dem, mat­ri­mo­nio en la vida real, este fue su se­gundo tra­bajo en común este año (“Todos lo saben”, de As­ghar Farhadi, se acaba de es­tre­nar en Es­paña); y de to­das las co­lab­o­ra­ciones que han he­cho, “Lov­ing Pablo” ha sido posi­ble­mente la más dura de to­das.

“La es­cena de (la prisión de) ‘La Cat­e­dral’ fue cru­cial. La temía. Sabía que me iba a afec­tar y que nos íbamos a me­ter en sitios muy feos y de­sagrad­ables a nivel emo­cional”, sos­tuvo la ac­triz, en alusión al mo­mento en que Vallejo pide ayuda a Es­co­bar y este la ame­naza de muerte.

“De­spués de esa es­cena es­taba de­se­ando ter­mi­nar. Me dejó el cuerpo en shock. Tu cabeza sabe que es fic­ción, pero parte de ti está sometida a un nivel de es­trés muy fuerte. Siem­pre hay esa parte que no puedes con­tro­lar y te afecta”, declaró.

Tras el recital de Cruz en “The As­sas­si­na­tion of Gi­anni Ver­sace”, que le de­paró su primera nom­i­nación a los Emmy por su in­ter­pretación de Donatella Ver­sace, em­ple­ando un inglés con acento ital­iano, ahora en “Lov­ing Pablo” im­prime a su per­son­aje un inglés con acento colom­biano, en con­creto rolo (de Bo­gotá).

La de­cisión de ro­dar la cinta en inglés se debe a ra­zones pu­ra­mente económi­cas, según ex­plicó la in­tér­prete.

“Nosotros in­ten­ta­mos du­rante años hac­erla en es­pañol”, ex­plicó Cruz. “Javier es co­pro­duc­tor y yo vi la lucha titánica de años de sacarla ade­lante en es­pañol. Al mismo tiempo, Fer­nando es­cribió un guion muy in­tere­sante, que mez­cla el jugo y los de­talles pe­queños que saca a los per­son­ajes, que es lo más im­por­tante, con es­ce­nas de ac­ción a lo bes­tia”, agregó.

“Había que ver los dos mun­dos: qué pasaba en esas cabezas y tam­bién la parte es­pec­tac­u­lar y el hor­ror que cre­aba. Ese guion solo se podía ro­dar con una can­ti­dad, y los úni­cos que de­ci­dieron fi­nan­cia­rlo pusieron la condi­ción de hac­erla en inglés. Mu­chos hu­bieran fi­nan­ciado otro guion, pero no este en con­creto”, apuntó.

Para Cruz, esta situación es sinón­imo de que “queda mu­cho por lo que luchar” en cuanto a que el cine in­ter­na­cional pueda tener su pro­pio lu­gar, y eso pasa, en­tre otras cosas, por que haya “más gente acos­tum­brada a ver cine en ver­sión orig­i­nal”.

En el fu­turo, Cruz tiene pen­di­entes proyec­tos con Oliver As­sayas y Todd Solondz, y acaba de con­cluir el ro­daje de “Do­lor y gloria”, la nueva película de Pe­dro Almod­ó­var, donde co­in­cide con An­to­nio Ban­deras.

“Pe­dro tiene un sello único. Lo que él crea es pura ma­gia”, señaló, ad­mi­tiendo que “el cine es una es­cuela” y que trata de apren­der todo lo posi­ble de sus mae­stros para cuando se atreva a di­ri­gir una película por primera vez.

“Quiero hac­erlo desde que tenía 16 años. Siento que aún sigo es­tu­diando en los ro­da­jes”, fi­nal­izó.

Newspapers in English

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.