La paz y el es­ti­lo

El Nacional - Todo en Domingo - - ENTREVISTA - Ma­galy Ro­drí­guez @ma­ga­rods Fo­to­gra­fías [Gus­ta­vo Ban­dres] @gus­ta­vo­ban­dres

La di­se­ña­do­ra de mo­da Ma­ría Fer­nan­da Pul­gar dio un gi­ro vi­tal que no so­lo la li­be­ró de car­gas au­to­im­pues­tas, sino que la pu­so al man­do de prio­ri­da­des que la lle­nan. Aquí cuen­ta có­mo la me­di­ta­ción la cam­bió, se con­vir­tió en con­duc­to­ra del ca­nal IVC y qué se ne­ce­si­ta pa­ra ali­ge­rar­se la vi­da en tiem­pos con­vul­sos

El día de su cumpleaños, en fe­bre­ro de 2017, Ma­ría Fer­nan­da Pul­gar pen­sa­ba re­ti­rar­se a me­di­tar. Sin em­bar­go, eso no ocu­rrió. La vi­da te­nía otros pla­nes y la en­vió a un co­rrec­cio­nal en Bo­go­tá, pa­ra com­par­tir con ni­ños con eda­des en­tre 7 y 17 años pri­va­dos de li­ber­tad. Par­te de su en­tre­na­mien­to in­ten­si­vo co­mo ins­truc­to­ra de me­di­ta­ción en la Fun­da­ción El ar­te de vi­vir con­sis­tía en com­par­tir un men­sa­je de paz. “Re­sul­tó un día ma­ra­vi­llo­so. Sen­tir que me pu­de co­nec­tar tan­to con esos ni­ños fue el me­jor re­ga­lo”.

Aquel es un con­tras­te in­tere­san­te con otra fa­ce­ta que tam­bién ocu­pa sus días. Des­de ha­ce ocho me­ses, la di­se­ña­do­ra con­du­ce el seg­men­to de mo­da y ten­den­cias del pro­gra­ma In­ter­me­dio, de Ro­mán Lo­zins­ki, por el ca­nal IVC. Ad­mi­te que cuan­do la lla­ma­ron a ha­cer la prue­ba pen­só que era una broma, pe­ro ac­ce­dió a in­ten­tar­lo. “Pen­sé que to­do el cas­ting ha­bía si­do un desas­tre por­que ese día mi te­lé­fono se vol­vió lo­co y el re­loj se le atra­só, así que lle­gué me­dia ho­ra tar­de. Con el apu­ro, no me dio tiem­po de po­ner­me ni los zar­ci­llos ni los ta­co­nes. Su­per­te­le­vi­si­va, pues”, re­la­ta con gra­cia. Sin em­bar­go, su na­tu­ra­li­dad y su co­no­ci­mien­to del asun­to le per­mi­tie­ron fluir sin ne­ce­si­dad de mu­cho adorno.

Des­de en­ton­ces pro­cu­ra ser vi­tri­na de pro­pues­tas bien he­chas. Sus pre­gun­tas son dis­tin­tas; su sen­si­bi­li­dad crea­ti­va la dis­tin­gue. Se­ña­la que es­te nue­vo pa­pel le ha per­mi­ti­do re­des­cu­brir a sus co­le­gas y apre­ciar sus tra­ba­jos de otro mo­do. “Des­de el pri­mer día di­je que no sa­bía mu­chas co­sas, pe­ro que es­ta­ba dis­pues­ta a apren­der y tu­ve la suer­te de con­tar con com­pa­ñe­ros que me en­se­ña­ron mu­chí­si­mo. Qui­zás lo que me ayu­da es que soy muy cu­rio­sa”. Le gus­ta in­da­gar so­bre el pro­ce­so crea­ti­vo de ca­da di­se­ña­dor y mos­trar­lo pa­ra que el es­pec­ta­dor en­tien­da có­mo na­cen esas pie­zas y se con­vier­ten en lo que son. Quie­re que se evi­den­cie que la mo­da es más que una ten­den­cia. “Es un men­sa­je que al­guien quie­re trans­mi­tir, y cuan­do tú eli­ges lle­var­lo pues­to tam­bién de­ci­des com­par­tir­lo”. La di­se­ña­do­ra del Lab de Mo­da MFP apun­ta que en Ve­ne­zue­la que­da mu­cha gen­te va­lio­sa que es­tá ha­cien­do co­sas de ca­li­dad. “Tam­bién hay quie­nes emigraron, pe­ro man­dan sus tra­ba­jos pa­ra que aquí se con­si­gan. Abrir­se ho­ri­zon­tes en otros lu­ga­res no es al­go de juz­gar mien­tras no ol­vi­des de dón­de vie­nes”, opi­na. “Aquí siem­pre se han he­cho pro­duc­tos con un ni­vel muy al­to, y to­da­vía hay gen­te in­vir­tien­do con la con­cien­cia de que tie­nen que mo­ver­se pa­ra que las co­sas pa­sen, por­que creen en su tra­ba­jo y en el país. Ese apren­di­za­je es­tá abrien­do un aba­ni­co enor­me de op­cio­nes, y cuan­do to­do es­to me­jo­re esa ola va a cre­cer con mu­chí­si­ma fuer­za”.

LA VI­DA SIN APEGOS. Su via­je es­pi­ri­tual co­men­zó a tra­vés de su pa­dre, quien fa­lle­ció ha­ce unos años. Él siem­pre la in­vi­ta­ba a me­di­tar y ella se ne­ga­ba pa­ra no des­cui­dar sus la­bo­res, has­ta que, lue­go de su par­ti­da, ella se de­ci­dió a in­ten­tar­lo con la Fun­da­ción El ar­te de vi­vir. Fue su ma­ne­ra de re­en­con­trar­se con aque­lla pre­sen­cia amo­ro­sa. Pul­gar via­jó a la In­dia y lue­go a Co­lom­bia en esa bús­que­da in­te­rior. “Me­di­tar fue mi ta­bla de sal­va­ción. A ve­ces so­mos muy ter­cos en di­se­ñar pla­nes de vi­da en los que nos em­pe­ña­mos que es­to tie­ne que ser así en tan­to tiem­po. Y nos frus­tra­mos si no se da, cuan­do la ver­dad es que con­tro­la­mos muy po­cas va­ria­bles. Cuan­do suel­tas la pla­ni­fi­ca­ción, en­tien­des que no eres in­dis­pen­sa­ble y con­fías. Si te mo­les­tas con la vi­da, eso no va a ha­cer que las co­sas pa­sen más rá­pi­do o me­jor. Es más fá­cil tra­ba­jar con­fian­do en que hay al­go más allá que nos va a po­ner en los ca­mi­nos co­rrec­tos pa­ra apren­der y co­nec­tar­nos con lo que ne­ce­si­ta­mos”, re­fle­xio­na.

Ad­mi­te que en un tiem­po qui­so ser una di­se­ña­do­ra fa­mo­sa. “Y tu­ve mu­chas opor­tu­ni­da­des. Pu­de es­tu­diar, mon­té un ta­ller, abrí una tien­da, tu­ve tres mar­cas”, cuen­ta quien se for­mó en Bri­vil y el Is­ti­tu­to Ma­ran­go­ni de Ita­lia, fue di­rec­to­ra crea­ti­va de Du­rant y Die­go, ade­más de sus mar­cas MFP y 2:AM, con Au­dra Blan­co. Pe­ro aun­que re­co­no­ce que fue­ron mo­men­tos es­pe­cia­les, hoy se da cuen­ta de que aque­llo no era to­do. “Las dos lle­ga­mos a un pun­to de no re­torno. Cuan­do re­gre­sé de esos via­jes, yo no era la mis­ma que se ha­bía ido”.

Ade­más de me­di­tar y ha­cer vo­lun­ta­ria­do so­cial, Pul­gar ac­tual­men­te tra­ba­ja con un es­tu­dio crea­ti­vo pa­ra desa­rro­llar un con­cep­to del que aún no pue­de ade­lan­tar mu­cho y se pre­pa­ra pa­ra ini­ciar pro­yec­tos fa­mi­lia­res. “La gen­te me pre­gun­ta si de­jé de di­se­ñar y la ver­dad es que nun­ca he pa­ra­do, so­lo que aho­ra lo ha­go sin mu­cho rui­do. Lo dis­fru­to y ya. Si­go ha­cien­do pie­zas a la me­di­da y tra­jes de no­via y ha­ce unos me­ses cree una co­lec­ción cáp­su­la que to­da­vía no he lan­za­do, pe­ro en al­gún mo­men­to lo haré”, di­ce di­ver­ti­da. Ese ni­vel de des­pren­di­mien­to, la re­car­ga. “Aho­ra me pa­re­ce más im­por­tan­te lo­grar una co­ne­xión con otras per­so­nas que ser una ‘bue­na o ma­la’ di­se­ña­do­ra, por­que to­do es tran­si­to­rio. Si no te lo to­mas co­mo al­go per­so­nal, la vi­da se te ha­ce más li­via­na”, re­fle­xio­na. “Sa­lir de mis zo­nas de con­fort y sen­tir que pue­do ha­cer al­go bueno por los de­más le dio más sen­ti­do a mi vi­da”.

En Ins­ta­gram: mfer­nan­da­pul­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.