La be­lle­za de los pla­tos de au­tor

El Nacional - Todo en Domingo - - REPORTAJE - [Ro­san­na Di Tu­ri] rdi­tu­ri@el-na­cio­nal.com @Ro­san­na­di­tu­ri Fo­to­gra­fías [Gus­ta­vo Ban­dres] @gus­ta­vo­ban­dres

Las me­sas de mu­chos res­tau­ran­tes se en­ga­la­nan con va­ji­llas que mar­can ten­den­cia y que cuen­tan una his­to­ria en sí mis­mas: son he­chas a mano por quie­nes se de­di­can con ca­ri­ño al ofi­cio. Aquí se com­par­ten los es­me­ros de em­pren­de­do­res ve­ne­zo­la­nos que apues­tan su crea­ti­vi­dad al gres

LOS LO­GROS DE MIKU

Key­la To­res y Dar­win Mo­li­na son me­ri­de­ños, di­se­ña­do­res in­dus­tria­les de for­ma­ción y pro­fe­so­res en la Uni­ver­si­dad de los An­des. En 2008, cuan­do ce­rra­ron su es­tu­dio de di­se­ño, el úl­ti­mo pro­yec­to con­cen­tra­do en ce­rá­mi­ca les mos­tró un ca­mino nue­vo. “Co­men­zó nues­tro in­te­rés por apren­der. De­ci­di­mos bus­car ayu­da y con­se­gui­mos a un maes­tro que nos con­ta­gió con su en­tu­sias­mo, Gil­bert Díaz, que tie­ne 20 años dan­do cla­ses en la ULA”, com­par­te To­rres.

Así mol­dea­ron su nue­vo ofi­cio a fue­go len­to. “To­ma­mos cla­ses de ce­rá­mi­ca por cua­tro años. Y en 2012 em­pe­za­mos a ha­cer nues­tras pie­zas. Pa­sa­mos dos años desa­rro­llan­do esa pro­pues­ta”. En el pro­ce­so apren­die­ron la es­me­ra­da téc­ni­ca orien­tal del ra­ku y los se­cre­tos del gres. Cuan­do la cri­sis los ha­bía lle­va­do a pen­sar en la po­si­bi­li­dad de emi­grar, lle­gó un pe­di­do providencial. El jo­ven chef Kar­los Pon­te, me­ri­de­ño ra­di­ca­do en Di­na­mar­ca, les en­co­men­dó la va­ji­lla de su res­tau­ran­te Ta­ller, lo­ca­li­za­do en Co­pen­ha­gue. Allí co­men­za­ría una es­ca­la as­cen­den­te de bue­nos lo­gros. “De allí en ade­lan­te ha si­do una lo­cu­ra. Abri­mos nues­tro ta­ller Miku Ce­rá­mi­ca en la sa­la de la ca­sa, y cuan­do ya no ca­bía lo mu­da­mos a otro lu­gar”. Lue­go lle­ga­rían las pe­ti­cio­nes de chefs co­mo Car­los Gar­cía, que les en­co­men­dó la va­ji­lla de Al­to res­tau­ran­te; Víc­tor Mo­reno, que en­car­gó la de Mo­reno. Tam­bién idea­ron los pla­tos de San­to Bo­ka­do, al­gu­nas ta­zas de Fran­ca, en Ca­ra­cas, y las del res­tau­ran­te La Era, en Mé­ri­da. “To­dos quie­ren al­go es­pe­cial. Aho­ra te­ne­mos tres ti­pos de pe­di­do: uno, en el que el chef es coau­tor de la va­ji­lla se­gún lo que bus­ca; otro, en la que le adap­ta­mos el re­per­to­rio que te­ne­mos qui­zá con tex­tu­ras; y el ter­ce­ro, que son las pie­zas que he­mos desa­rro­lla­do”. En sus fae­nas sa­ben el sig­ni­fi­ca­do de es­tas pro­pues­tas. “Tie­nen el va­lor de lo he­cho a mano e in­flu­ye en el dis­cur­so gas­tro­nó­mi­co, que se com­ple­men­ta con los pla­tos y ha­ce una di­fe­ren­cia”. Pa­ra en­car­gar­los ha­cen una en­tre­vis­ta pre­via. “Hay gen­te que tie­ne cla­ro lo que quie­re. Otras no tan­to y los orien­ta­mos pa­ra que que­de una pro­pues­ta cohe­ren­te”.

Las pie­zas son to­das en gres, lo­gra­das en el torno. En el ca­mino ce­le­bran es­te ha­llaz­go. “La ce­rá­mi­ca nos cam­bió la vi­da. Aho­ra gi­ra­mos al­re­de­dor de es­ta pa­sión. Lo que he­mos lo­gra­do en es­te ofi­cio nos lle­na de gra­ti­fi­ca­ción”.

LAS OBRAS DE MA­RÍA RA­QUEL

En la an­te­sa­la del ta­ller de Ma­ría Ra­quel Fe­rrer en La Flo­ri­da, Ca­ra­cas, dan la bien­ve­ni­da, es­plén­di­das, unas flo­res de ja­de que son ce­lo­sas a la ho­ra de cre­cer en al­gún lu­gar. De­la­tan que allí hay ma­nos que sa­ben tra­tar­las. De he­cho, el amor por las plan­tas fue la gé­ne­sis de las obras en gres que crea Fe­rrer: “Mi es­po­so es bo­tá­ni­co y co­men­cé a ha­cer ma­te­ros pa­ra nues­tras plan­tas”, cuen­ta es­ta jo­ven di­se­ña­do­ra oriun­da de Ma­ra­cai­bo, que lle­gó a Ca­ra­cas ha­ce cin­co años y sin­tió la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­se con las ma­nos.

La ce­rá­mi­ca fue la res­pues­ta. Apren­dió los se­cre­tos y ha­ce año y me­dio em­pe­zó a tor­near las va­si­jas de un pro­yec­to que to­mó nom­bre pro­pio: Spec­ta­bi­lis.shop. Allí ini­ció una di­ná­mi­ca or­gá­ni­ca en las que las vi­si­tas to­ma­rían la pa­la­bra. “Mu­cha gen­te me de­cía ‘be­llos los ma­te­ros, pe­ro ¿no ha­ces pla­tos o ta­zas?”. Ha si­do así tes­ti­go de los afec­tos que se te­jen al­re­de­dor de esas pie­zas. “Mu­chos tie­nen un ne­xo afec­ti­vo con es­tos uten­si­lios. Me co­men­za­ron a pe­dir cuen­cos co­mo los que te­nían sus ma­dres, ta­zas pa­ra re­ga­lar a sus her­ma­nas si­mi­la­res a las que se ha­bían ro­to. La gen­te quie­re re­pro­du­cir una sen­sa­ción “. Las pe­ti­cio­nes se fue­ron trans­for­man­do en pie­zas de gres con su se­llo, en las que se con­cre­tan an­he­los: so­pe­ras con ta­pa pa­ra al­guien que no so­por­ta que se en­fríe la so­pa, ta­zas que res­ca­tan re­cuer­dos.

En el ca­mino, Fe­rrer or­ga­ni­zó un equi­po de ar­te­sa­nos con un ve­te­rano en el torno –Pepe Mi­llán, que tie­ne más de tres dé­ca­das de ex­pe­rien­cia– pa­ra ha­cer reali­dad esas pe­ti­cio­nes. Y lle­ga­ron los res­tau­ran­tes: “La pri­me­ra va­ji­lla que me pi­die­ron fue de 80 pie­zas pa­ra Ama­ran­to, en Mar­ga­ri­ta. Lue­go hi­ce una de 100. El ho­tel JW Ma­rriott Ca­ra­cas nos pi­dió otra. Tam­bién un ca­fé de Ma­ra­cai­bo”. Ella ela­bo­ra pla­tos de gres de acuer­do con los an­he­los de sus clien­tes, que sa­ben que las me­sas ad­quie­ren otra ca­li­dez con pie­zas he­chas a mano.

Cuan­do esos uten­si­lios se im­pu­sie­ron de­ci­dió abrir mar­ca pro­pia, a la que bau­ti­zó Ti­di’uma, que lle­va con su so­cia Me­li­na Fer­nán­dez. En sus do­mi­nios pros­pe­ran pla­tos de co­lo­res y las “pel­tri­cas”, ta­zas en gres que re­cuer­dan el pel­tre. A la ho­ra de crear pa­ra res­tau­ran­tes man­tie­ne un diá­lo­go con los chefs pa­ra ela­bo­rar lo que quie­ren. “Bus­ca­mos ca­li­dad y du­ra­bi­li­dad: que nues­tros pla­tos aguan­ten el trote de un res­tau­ran­te, que las me­di­das se adap­ten a lo que ne­ce­si­tan, com­pla­cer a los chefs y que que­den fe­li­ces. Ha si­do un re­to lo­grar­lo en cri­sis, pe­ro es­te año no pa­ra­mos. Es­ta es una for­ma de re­sis­tir. Si no hay es­mal­te, apren­do a ha­cer­lo. Cuan­do la gen­te lle­ga con el im­pul­so de sus pro­yec­tos, te mo­ti­va”.

LAS VA­JI­LLAS DE OL­GA

Alos 82 años de edad, Ol­ga Fer­nán­dez tie­ne la vi­ta­li­dad y lo­za­nía de quie­nes se ocu­pan de sus pa­sio­nes y afi­cio­nes. Tra­ba­jó du­ran­te 26 años en La Elec­tri­ci­dad de Ca­ra­cas, im­par­tió cla­ses de ce­rá­mi­ca en la es­cue­la Can­di­do Mi­llán en San Ber­nar­dino y so­lía ha­cer ce­rá­mi­cas pa­ra ex­po­ner. Cuan­do el via­je de los nie­tos al ex­te­rior de­jó es­pa­cios en blan­co, la vo­ca­ción de crear con las ma­nos fe­liz­men­te con­si­guió cau­ce. Su hi­ja, Ma­ría Fer­nan­da Co­rrea, es­tu­dió co­ci­na en el Ins­ti­tu­to Cu­li­na­rio de Ca­ra­cas y a la ho­ra de ha­cer la te­sis, se lu­ció con pla­tos li­te­ral­men­te he­chos en ca­sa por la pro­ge­ni­to­ra. Al chef Héc­tor Ro­me­ro, quien di­ri­ge esa ins­ti­tu­ción, le gus­ta­ron y en­car­gó va­rios.

Se­ría el co­mien­zo de una ta­rea que ha con­se­gui­do una va­rie­dad de fie­les. El chef José Antonio Ca­sa­no­va, cuan­do es­ta­ba en Mal­va Res­tau­ran­te, co­no­ció la ini­cia­ti­va y le en­co­men­dó la va­ji­lla del lu­gar. Lue­go ha­ría lo mis­mo Eduardo Mo­reno, quien le en­car­gó los pla­tos de La Isa­be­la. Y lle­ga­ría des­pués la en­co­mien­da de 300 pla­tos pa­ra la piz­ze­ría Por­ta­ros­sa, en Mar­ga­ri­ta, y del ho­tel Re­nais­san­ce, en Ca­ra­cas. Fer­nán­dez, con su bue­na dis­po­si­ción y ofi­cio, asu­mió el re­to en el que cuen­ta con la ayu­da de Pe­dro Mi­llán en el torno.

En el ca­mino ha ad­qui­ri­do el apren­di­za­je ne­ce­sa­rio, co­mo que pre­fie­re pe­di­dos pe­que­ños de 30 pie­zas por en­car­go. Tam­bién, que en el re­per­to­rio eli­ge los co­lo­res que cum­plen una ecua­ción in­elu­di­ble: que sal­gan bien y sea po­si­ble con­se­guir­los. “Hay un diá­lo­go con los chefs pa­ra po­der com­pla­cer­los en lo que bus­can”, afir­ma Ma­ría Fer­nan­da, que la acom­pa­ña en las fae­nas. Fer­nán­dez, quien ha ex­pues­to sus obras en ga­le­rías, tam­bién ha lo­gra­do pie­zas en ra­ku -una de­li­ca­da téc­ni­ca orien­tal-, ha tra­ba­ja­do el vi­drio y en la ac­tua­li­dad apren­de jo­ye­ría. “Eso me man­tie­ne ocu­pa­da”, com­par­te ri­se­ña.

Fo­to­gra­fías: Cortesía Miku Ce­rá­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.