MA­DRE A PRUE­BA DE OLAS

El Nacional - Todo en Domingo - - ESPECIAL -

Adria­na Ayala es una ma­má 4x4. No so­lo se su­mer­ge en el mar pa­ra prac­ti­car ki­te­surf. Tam­bién ofre­ce con­ver­sa­to­rios lla­ma­dos “Aquí es­ta­mos”, una ven­ta­na pa­ra re­afir­mar que son mu­chos los que quie­ren apos­tar por la is­la de Mar­ga­ri­ta, lu­gar don­de vi­ve ha­ce ocho años. Ade­más, pro­mue­ve do­na­cio­nes pa­ra el Hos­pi­tal Cen­tral Luis Or­te­ga de Nue­va Es­par­ta, pre­pa­ra un cor­to­me­tra­je y di­se­ña la lí­nea de bi­ki­nis pa­ra ki­te­sur­fis­tas Dri­ka, ac­ti­vi­da­des que sa­be ad­mi­nis­trar pa­ra de­di­car­le el tiem­po ne­ce­sa­rio a su hi­jo, Jesús Ma­rino, y com­par­tir con­se­jos con sus se­gui­do­res en la cuen­ta de Ins­ta­gram @ma­ma­sur­fis­ta.

La de­por­tis­ta se mo­ti­vó a na­rrar su ex­pe­rien­cia por­que ha­bía muy po­ca in­for­ma­ción so­bre mu­je­res grá­vi­das que prac­ti­ca­ran de­por­tes acuá­ti­cos ex­tre­mos. “Abrí la cuen­ta cuan­do mi bebé te­nía dos me­ses de na­ci­do. Ne­ce­si­ta­ba com­par­tir in­for­ma­ción que con­si­de­ra­ba útil y po­co co­mún en el aba­ni­co de pá­gi­nas exis­ten­tes so­bre em­ba­ra­zo, lac­tan­cia y crian­za. Con el em­ba­ra­zo en­tras en un mun­do con mu­cho por des­cu­brir y más cuan­do, fi­nal­men­te, na­ce tu bebé.

En mi ca­so sen­tía que te­nía que dre­nar tan­to nue­vo con­te­ni­do, que ade­más es­ta­ba lleno de da­tos cu­rio­sos de co­sas únicas que vi­ví”, sub­ra­ya Ayala, quien prac­ti­ca ki­te­surf to­dos los días.

Du­ran­te el em­ba­ra­zo le con­sul­tó al mé­di­co, que la au­to­ri­zó a con­ti­nuar con su ru­ti­na y lo hi­zo has­ta los sie­te me­ses de ges­ta­ción sin su­frir nin­gún ma­les­tar. La cuen­ta si­guió con su pro­pio es­ti­lo, y aun­que ex­po­ne su fa­ce­ta de ma­dre, aho­ra es­tá más en­fo­ca­da en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal. Ayala apren­dió que ser ma­má pue­de ser más sen­ci­llo de lo que mu­chos ima­gi­nan. Ella acon­se­ja asu­mir­lo co­mo al­go na­tu­ral, sin tan­to pro­to­co­lo, con más in­tui­ción y me­nos ra­zón. “Des­cu­brí el amor más pu­ro, la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos las mu­je­res pa­ra adap­tar­nos a lo que ven­ga, la fle­xi­bi­li­dad de la piel y la metamorfosis del cuer­po; el he­cho de po­der dar vi­da es in­creí­ble”, afir­ma.

Por ser una ma­dre que ama el de­por­te tie­ne mu­chos se­gui­do­res que in­ter­ac­túan con ella cons­tan­te­men­te.

Es­toy de­di­ca­da a que mi ni­ño sea un mu­cha­chi­to fe­liz con lo que tie­ne al­re­de­dor: la na­tu­ra­le­za. So­mos de po­cos ju­gue­tes por­que hay mu­cha are­na y mol­de­ci­tos pa­ra cons­truir cas­ti­llos con agua de mar. Me gus­ta la vi­da al na­tu­ral, lo más res­pe­tuo­sa po­si­ble. Va­mos jun­tos a la pes­ca­de­ría y él mis­mo, con sus tres añi­tos, ya sa­be pe­dir lo que quie­re

“In­ten­to res­pon­der to­dos los men­sa­jes. Te­ne­mos una co­mu­ni­dad que es­tá de­jan­do de ser vir­tual. He­mos he­cho reunio­nes aquí en Mar­ga­ri­ta pa­ra co­no­cer­nos, apo­ya­dos por Li­ve en Ins­ta­gram, con gen­te de to­das par­tes. Creo que las re­des nos acer­can y real­men­te nos co­nec­tan de una for­ma ins­tan­tá­nea y efi­caz. Es más que un pun­to de en­cuen­tro, es una fuen­te de in­for­ma­ción de to­do ti­po. Lo uso pa­ra ins­pi­rar­me, en­tre­te­ner­me y tam­bién pa­ra in­for­mar­me”.

Fotografía: Ti­le­na Sze­pe­si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.