De­pre­sión a ra­ya

El Nacional - Todo en Domingo - - SALUD -

En fun­ción de las di­fi­cul­ta­des dia­rias, re­nun­ciar a per­so­nas, co­sas y si­tua­cio­nes se ha vuel­to más la nor­ma que la ex­cep­ción. ¿Qué di­fe­ren­cia la tris­te­za por cau­sa de un due­lo de una de­pre­sión for­mal? La psi­quia­tra Eva Sa­las ofre­ce al­gu­nas lu­ces so­bre có­mo iden­ti­fi­car­la y abor­dar­la

Pe­ro si se veía tan bien y pa­re­cía que dis­fru­ta­ba tan­to la vi­da… ¿Qué le pa­só?”. Es­ta reac­ción al sui­ci­dio del chef y pre­sen­ta­dor Anthony Bour­dain fue re­cu­rren­te. Efec­ti­va­men­te, ¿qué le pa­só? “Una co­sa es lo que uno per­ci­be y otra es la for­ma en la que el otro se sien­te”, ex­pli­ca la psi­quia­tra Eva Sa­las. “Pue­de ser que es­tu­vie­ra de­pri­mi­do des­de ha­ce tiem­po y solo su entorno más cer­cano se die­ra cuen­ta; ca­da quien tie­ne su ma­ne­ra de ma­ne­jar­lo. Hay otros tras­tor­nos que tam­bién pue­den evo­lu­cio­nar tan­to que fa­ci­li­tan ese ti­po de ac­cio­nes”.

In­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias so­cio­eco­nó­mi­cas, fa­mi­lia­res o so­cia­les de ca­da quien, na­die es­tá exen­to de de­pri­mir­se en al­gún mo­men­to. Al­gu­nos ga­ti­llos pue­den ser esen­cial­men­te or­gá­ni­cos; otros res­pon­den a un even­to pun­tual que des­en­ca­de­na un pro­ce­so de­pre­si­vo y es­te es­ca­la más de la cuen­ta. “Den­tro de los due­los se pre­sen­ta una eta­pa de tris­te­za pro­fun­da, pe­ro al mis­mo tiem­po uno va en­con­tran­do la ma­ne­ra de readap­tar­se. Pro­gre­si­va­men­te ha­lla­mos for­mas de sen­tir­nos me­jor o de ha­cer otras co­sas pa­ra es­tar bien con no­so­tros mis­mos”, ex­po­ne la ex­per­ta. “Al­guien que siem­pre ha si­do ape­ga­do a las per­so­nas o a las co­sas y se le di­fi­cul­tan mu­cho las se­pa­ra­cio­nes pue­de pre­sen­tar es­tos pro­ble­mas en un mo­men­to da­do, por ejem­plo. Es al­go que pue­de de­to­nar, pe­ro evi­den­te­men­te no to­das las si­tua­cio­nes ad­ver­sas dis­pa­ran una de­pre­sión”.

¿Qué di­fe­ren­cia la tris­te­za de un due­lo de una de­pre­sión for­mal? Sa­las lo ex­pli­ca en es­tos tér­mi­nos. “Una per­so­na pue­de sen­tir­se muy tris­te por al­go que le pa­só (le ro­ba­ron el ca­rro, se mu­rió su mas­co­ta, dis­cu­tió con un fa­mi­liar, la des­pi­die­ron, ter­mi­nó una re­la­ción, un ser que­ri­do mi­gró) y es­tar de­caí­da por va­rios días mien­tras pro­ce­sa esa pér­di­da, pe­ro po­co a po­co va en­con­tran­do su cau­ce y vuel­ve a ope­rar nor­mal­men­te. Ese se­ría el cur­so na­tu­ral. Pe­ro si en lu­gar de ali­viar­se con el tiem­po, esa tris­te­za tien­de a ins­ta­lar­se o pro­fun­di­zar­se y ade­más va res­tan­do ca­da vez más ca­pa­ci­da­des (con cam­bios co­mo dor­mir y/o co­mer en ex­ce­so o muy po­co, desa­rro­llar adic­cio­nes, dis­mi­nuir ca­da vez más el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co o la­bo­ral, des­cui­dar la hi­gie­ne o la ima­gen, per­der la ener­gía y la ca­pa­ci­dad de dis­fru­te, ais­lar­se, sen­tir­se una car­ga pa­ra el entorno, man­te­ner una sen­sa­ción de de­s­es­pe­ran­za per­ma­nen­te, te­ner ga­nas de des­co­nec­tar­se del mun­do o de dor­mir por años, re­la­cio­nar­se ne­ga­ti­va­men­te con el entorno) es cuan­do de­ci­mos que esa tris­te­za se con­vier­te en una en­fer­me­dad que es la de­pre­sión, y que co­mo to­da en­fer­me­dad re­quie­re tra­ta­mien­to”.

Mu­chas ve­ces quie­nes lo ro­dean lo no­tan pri­me­ro. En otros ca­sos, el mis­mo in­di­vi­duo re­co­no­ce que no tie­ne ga­nas de ha­cer na­da ni de ha­blar con na­die y que ya na­da le en­tu­sias­ma. “Tam­bién pue­de pa­sar que no ma­ni­fies­te una tris­te­za pro­pia­men­te di­cha o que aún se man­ten­ga fun­cio­nal en mu­chos as­pec­tos, pe­ro que es­té irritable o muy reac­ti­vo ha­cia el entorno. Esa pue­de ser otra for­ma de de­tec­tar que es­tá atra­ve­san­do por una de­pre­sión”. De no aten­der­se, hay cua­dros que avan­zan ha­cia las au­to­le­sio­nes o los pen­sa­mien­tos sui­ci­das. Los des­equi­li­brios neu­ro­quí­mi­cos son par­te fun­da­men­tal del pro­ble­ma. “Mu­cha gen­te no le da ma­yor im­por­tan­cia has­ta que de­tec­ta es­tas co­sas, pe­ro lo ideal es evi­tar que esa tris­te­za pun­tual, que en prin­ci­pio pue­de re­pre­sen­tar una reac­ción na­tu­ral a uno o más even­tos y que ya de­be­ría ha­ber me­jo­ra­do en al­go a las dos o tres se­ma­nas, se arrai­gue de tal ma­ne­ra que se con­vier­ta en una en­fer­me­dad. En lu­gar de es­pe­rar du­ran­te me­ses ‘a ver qué pa­sa’, lo re­co­men­da­ble es abor­dar­la pron­to pa­ra que no se ins­ta­le”.

¿QUÉ NO HA­CER? Mu­chas ve­ces se acu­sa a la per­so­na de­pri­mi­da de no “po­ner de su par­te” o se le obli­ga a que “pien­se en po­si­ti­vo”. Sa­las se­ña­la que al in­ter­ac­tuar con ella hay que

evi­tar cri­ti­car­la por­que eso no con­tri­bu­ye. “Por el con­tra­rio, al en­jui­ciar­la con­ti­nua­men­te, la me­te­mos más en el fo­so. Ella sa­be que no es­tá bien y tam­bién se en­jui­cia a sí mis­ma, lo cual si­gue gol­pean­do su au­to­es­ti­ma”. En lu­gar de acu­sar, to­ca en­ten­der que ha en­tra­do en un pro­ce­so de en­fer­me­dad que res­pon­de más a pro­ce­sos neu­ro­quí­mi­cos que a fal­ta de vo­lun­tad y pro­pi­ciar que acu­da un es­pe­cia­lis­ta. “Ha­cer­le ver que ne­ce­si­ta ayu­da no tie­ne por­qué in­vo­lu­crar un ser­món don­de la aplas­te­mos y la obli­gue­mos, por­que eso no fun­cio­na. Cuan­do una per­so­na va por la fuer­za des­de la pre­sión de los de­más, por más te­ra­pia que ha­ga, lo más se­gu­ro es que no vea re­sul­ta­dos. Es fun­da­men­tal que ha­ya al me­nos un mí­ni­mo de dis­po­si­ción de bus­car y re­ci­bir la ayu­da pa­ra que fun­cio­ne”. ¿Có­mo se le de­mues­tra a al­guien de­pri­mi­do que ne­ce­si­ta asis­ten­cia pro­fe­sio­nal? Una de las ma­ne­ras es sen­tar­se a con­ver­sar y ha­cer­le pre­gun­tas pa­ra que se res­pon­da a sí mis­mo y va­ya ca­yen­do en cuen­ta del pro­ble­ma. Le­jos de in­te­rro­gar des­de una ac­ti­tud agre­si­va, ha­cer­lo con ecua­ni­mi­dad pro­du­ce me­jo­res re­sul­ta­dos. “Le po­de­mos pre­gun­tar si se sien­te có­mo­do co­mo es­tá, si es­tá dur­mien­do bien o no, si es­tá co­mien­do de más o de me­nos, si en­cuen­tra dis­fru­te en su tra­ba­jo, en sus re­la­cio­nes o en sus pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos, có­mo se sien­te, si se cui­da co­mo siem­pre o si al­go ha cam­bia­do, si hay co­sas que le pro­du­cen ale­gría o no, des­de cuán­do se sien­te así, qué ha in­ten­ta­do ha­cer pa­ra sen­tir­se me­jor, in­da­gar si ese ma­les­tar emo­cio­nal se ha ali­via­do po­co a po­co o si más bien se ha pro­fun­di­za­do con el tiem­po, si sien­te que va a po­der re­sol­ver­lo por su cuen­ta”. Una vez que el in­di­vi­duo to­ma cier­ta con­cien­cia de es­tos cam­bios des­de sus pro­pias res­pues­tas, es pro­ba­ble que es­té un po­co más dis­pues­to a re­co­no­cer el pro­ble­ma y con­si­de­rar la idea de bus­car tra­ta­mien­to.

El uso de fár­ma­cos es co­mún pa­ra tra­tar­lo, aun­que mu­chos se nie­gan a acu­dir a un psi­quia­tra pa­ra eva­dir esa in­di­ca­ción por mi­tos que aún per­sis­ten. “Los an­ti­de­pre­si­vos no pro­du­cen de­pen­den­cia: el pro­ble­ma se pre­sen­ta cuan­do la gen­te se los qui­ta ar­bi­tra­ria­men­te. Lo que pue­de pa­sar es que esa per­so­na se es­té sin­tien­do me­jor, los sus­pen­da de gol­pe cre­yen­do que ya no los ne­ce­si­ta, y co­mo el cuer­po to­da­vía no ha ter­mi­na­do de ajus­tar­se, ha­ya otro ba­jón y asu­ma que más nun­ca va a po­der vol­ver a sen­tir­se bien sin to­mar­los”, ex­pli­ca la ex­per­ta. “Lo in­di­ca­do es que sea el psi­quia­tra quien va­ya con­tro­lan­do có­mo se va a in­tro­du­cir y sus­pen­der la me­di­ca­ción, por­que ese pro­ce­so tie­ne que ser pro­gre­si­vo. La idea es que el or­ga­nis­mo va­ya re acos­tum­brán­do­se po­co a po­co a pro­du­cir sus pro­pios neu­ro­trans­mi­so­res en la can­ti­dad ade­cua­da ”.

¿To­das las per­so­nas con es­te cua­dro ne­ce­si­tan an­ti­de­pre­si­vos? De acuer­do con Sa­las, una eva­lua­ción psi­quiá­tri­ca ofre­ce la res­pues­ta. “A es­ta es­ca­la es­ta­mos ha­blan­do de un des­equi­li­brio neu­ro­quí­mi­co que ne­ce­si­ta so­lu­ción. Así co­mo uno to­ma an ti hi­pert en si vos pa­ra equi­li­brar­se la ten­sión cuan­do el cuer­po no lo lo­gra na­tu­ral­men­te, lo mis­mo apli­ca pa­ra la de­pre­sión”. Adi­cio­nal­men­te, el tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co tam­bién se ha­rá acom­pa­ñar de otras re­co­men­da­cio­nes. “Una es ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co, por­que es una ma­ne­ra muy sen­ci­lla de pro­du­cir na­tu­ral­men­te en­dor­fi­nas. Si bien la per­so­na de­pri­mi­da no sue­le te­ner ga­nas de ha­cer na­da, se le ex­pli­ca que es ne­ce­sa­rio pa­ra me­jo­rar. Si an­tes dis­fru­ta­ba de ha­cer al­gún de­por­te, se le acon­se­ja que lo re­to­me po­co a po­co o que por lo me­nos ca­mi­ne va­rios días a la se­ma­na”.

La fa­mi­lia pue­de con­tri­buir ani­man­do al pa­rien­te de­pri­mi­do con su acom­pa­ña­mien­to. “Mu­chas ve­ces ve­mos que quie­nes ro­dean a esa per­so­na la van ais­lan­do sin dar­se cuen­ta. No le ha­blan por si se ha vuel­to agre­si­va, o no la in­vi­tan a par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des por­que pro­ba­ble­men­te no es­té de hu­mor”. Sa­las re­co­mien­da man­te­ner un con­tac­to bien dis­pues­to y ha­cer­le sa­ber que es­tá allí pa­ra lo que ne­ce­si­te. “Si va­mos a al­gún si­tio que le pue­de gus­tar, in­vi­tar­lo de to­dos mo­dos, o in­vo­lu­crar­lo en re­to­mar po­qui­to a po­co co­sas que dis­fru­te. Ro­dear­se de ni­ños y de mas­co­tas tam­bién es po­si­ti­vo por­que in­vi­ta al in­ter­cam­bio y co­nec­ta con la es­pe­ran­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.