Apa­go­nes de­jan a pro­duc­to­res de lác­teos al bor­de de la quie­bra

Por lo me­nos 500 fin­cas en Pe­ri­já, la re­gión del es­ta­do Zu­lia que su­mi­nis­tra ca­si 3 cuar­tas par­tes de la le­che y los que­sos que se con­su­men en el país, pier­den dia­ria­men­te 90% de su pro­duc­ción, pues no pue­den cum­plir los pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos pa­ra l

El Nacional - - PORTADA - MARIELA NA­VA / CRÓNICA.UNO MA­RA­CAI­BO

La Unión de Ga­na­de­ros de La Vi­lla del Ro­sa­rio de­nun­ció la as­fi­xia eco­nó­mi­ca de sus agre­mia­dos. El úl­ti­mo mes ha con­ta­bi­li­za­do pér­di­das que su­pe­ran los 9 mi­llo­nes de li­tros. “Des­pués de que la le­che re­ba­sa cier­to por­cen­ta­je de aci­dez no sir­ve pa­ra ha­cer que­so, ni si­quie­ra pa­ra con­su­mo ani­mal”, se­ña­ló Omar Már­quez, pre­si­den­te

del or­ga­nis­mo. La cri­sis se ve agra­va­da por la fal­ta de com­bus­ti­ble, de dis­po­ni­bi­li­dad de efec­ti­vo pa­ra pa­gar la nó­mi­na se­ma­nal de los obre­ros, y por los ín­di­ces de in­se­gu­ri­dad que tam­bién afec­tan la pro­duc­ción de car­ne, re­ve­la un tra­ba­jo re­sul­ta­do de la alian­za en­tre El Na­cio­nal y Crónica.Uno.

En 3 días he bo­ta­do 1.500 li­tros de le­che por la fal­ta de luz. Yo no ten­go plan­ta eléc­tri­ca. In­ten­té ha­cer que­so, pe­ro no con­se­guí cua­jo, y tam­po­co sal, un pro­duc­to tan ele­men­tal pa­ra los ga­na­de­ros. Da do­lor ver có­mo se cor­ta y se po­ne áci­da y no po­de­mos ha­cer na­da”

Gerardo Fe­rran­tes, ha­cen­da­do de 59 años de edad

La cri­sis eléc­tri­ca que des­de ha­ce 10 me­ses azo­ta al es­ta­do Zu­lia con­ti­núa ha­cien­do es­tra­gos. Vi­lla del Ro­sa­rio, en Pe­ri­já, uno de los mu­ni­ci­pios que pro­du­ce la ma­yor can­ti­dad de le­che y car­ne del país, pier­de 300.000 li­tros de le­che dia­rios por los cor­tes eléc­tri­cos “pro­gra­ma­dos”, que en es­te ca­so du­ran en­tre 10 y 12 ho­ras ca­da día. La lla­ma­da des­pen­sa de Ve­ne­zue­la, otro­ra res­pon­sa­ble del abas­te­ci­mien­to de más de 60% de le­che y car­ne en Ve­ne­zue­la, está va­cián­do­se de­bi­do a la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da que im­pi­de man­te­ner la pro­duc­ción ga­na­de­ra na­cio­nal.

La Unión de Ga­na­de­ros de La Vi­lla del Ro­sa­rio (Uga­vi) de­nun­ció la as­fi­xia eco­nó­mi­ca de sus agre­mia­dos an­te el co­lap­so de los ser­vi­cios por fal­ta de ener­gía eléc­tri­ca, que des­de ha­ce un mes se agu­di­zó en la zo­na. Al me­nos 500 fin­cas en las ca­rre­te­ras La Cu­le­bra y Aquí me quedo pier­den dia­ria­men­te 90% de su pro­duc­ción láctea por no te­ner có­mo re­fri­ge­rar la le­che.

Ac­tual­men­te 70% de la pro­duc­ción láctea de Ve­ne­zue­la se con­cen­tra en esa zo­na que co­lin­da con Co­lom­bia. Uga­vi cal­cu­la que es­te mes se per­die­ron 9 mi­llo­nes de li­tros de le­che, que se ge­ne­ran en apro­xi­ma­da­men­te 500 ma­te­ras.

Omar Már­quez, pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción gre­mial, con­si­de­ra que la si­tua­ción es in­sos­te­ni­ble. “Des­pués de que la le­che re­ba­sa cier­to por­cen­ta­je de aci­dez, ni si­quie­ra sir­ve pa­ra ha­cer que­so; es más, ni pa­ra con­su­mo ani­mal. Es­to nos afec­ta de dis­tin­ta ma­ne­ra, pues aquí se or­de­ña dos ve­ces al día. Cuan­do en la ma­dru­ga­da no hay elec­tri­ci­dad, así sea con lám­pa­ras lo­gra­mos or­de­ñar; pe­ro des­pués no po­de­mos al­ma­ce­nar la le­che de­bi­do a que cuan­do no hay luz nos ve­mos obli­ga­dos a de­jar en el tan­que la de la tar­de an­te­rior, que ya está fría. No le po­de­mos agre­gar la ca­lien­te por­que se nos da­ñan las dos”, ex­pli­ca.

Vi­lla del Ro­sa­rio está di­vi­di­da en dos cir­cui­tos pa­ra efec­tos de Cor­poe­lec: Cir­cui­to Au­ro­ra y Cir­cui­to La Vi­lla. El pri­me­ro, que com­pren­de el cas­co cen­tral de la lo­ca­li­dad, ali­men­ta las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ban­cos y ne­go­cios, mien­tras que el se­gun­do, que abar­ca las ca­rre­te­ras Aquí me quedo y La Cu­le­bra, don­de se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de pro­pie­da­des, afec­ta di­rec­ta­men­te la pro­duc­ción.

La fal­ta de com­bus­ti­ble tam­bién cau­sa pro­ble­mas en el su­mi­nis­tro lác­teo. A las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio del pue­blo –igual­men­te gol­pea­das por el ra­cio­na­mien­to– les re­sul­ta im­po­si­ble sur­tir los ca­mio­nes que tras­por­tan la le­che cru­da de las fin­cas a las re­cep­to­ras, y la pro­ce­sa­da a Ma­ra­cai­bo u otras zo­nas.

Sin em­bar­go, Már­quez afirma que el pro­ble­ma va más allá: “Ob­via­men­te, den­tro de la fin­ca per­noc­ta per­so­nal y no te­ner elec­tri­ci­dad afec­ta su ren­di­mien­to y su ca­li­dad de vi­da. No so­lo se pier­de la le­che, sino tam­bién la co­mi­da que está en la ne­ve­ra de los obre­ros. Las plan­tas pas­teu­ri­za­do­ras y que­se­ras no tie­nen có­mo ope­rar en ca­so de que no ha­ya elec­tri­ci­dad por­que no pue­den pro­ce­sar. No to­das po­seen plan­tas. De es­ta for­ma las fa­llas eléc­tri­cas afec­tan to­da la

ca­de­na de pro­duc­ción”.

La Unión de Ga­na­de­ros con­fía en la per­se­ve­ran­cia de sus agre­mia­dos, que han de­di­ca­do su vi­da a esas tie­rras, pa­ra se­guir ade­lan­te. Pe­ro Már­quez, sien­do rea­lis­ta, con­si­de­ra in­mi­nen­te que se apro­xi­men “al lle­ga­de­ro” a fi­na­les de sep­tiem­bre.

Pér­di­das im­pa­ra­bles. So­lo 5% de las fin­cas de la su­bre­gión cuen­ta con plan­tas eléc­tri­cas pa­ra sub­sis­tir du­ran­te los apa­go­nes, que no tie­nen ho­ra­rio fi­jo. Es­tos pue­den ocu­rrir en la ma­ña­na, en la tar­de o en la no­che. Las plan­tas que­se­ras y re­cep­to­ras de le­che tie­nen sus pro­pias li­mi­ta­cio­nes pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to, pues la in­se­gu­ri­dad en la ca­rre­te­ra que con­du­ce al mu­ni­ci­pio li­mí­tro­fe con Co­lom­bia es tal que los fle­tes han subido al do­ble. Por eso les han da­do fa­ci­li­da­des a los ga­na­de­ros pa­ra que no de­jen per­der el pro­duc­to, co­mo agre­gar­le ti­ras de hie­lo con el fin de pro­lon­gar el en­fria­mien­to mien­tras lo­gran lle­var­lo a Ma­ra­cai­bo.

El ga­na­de­ro Gerardo Fe­rran­tes, de 59 años de edad, di­jo que es­ta se­ma­na sus pér­di­das fue­ron gro­tes­cas. “En tres días he bo­ta­do 1.500 li­tros de le­che por el pro­ble­ma de la luz. Yo no ten­go plan­ta. In­ten­té ha­cer que­so, pe­ro no con­si­go cua­jo; y me­nos sal, una co­sa tan ele­men­tal pa­ra los ga­na­de­ros. El do­lor de ver có­mo la le­che se cor­ta y se po­ne áci­da es te­rri­ble por­que no se pue­de ha­cer na­da cuan­do eso pa­sa, y las re­cep­to­ras no te la quie­ren acep­tar. Una fin­ca ve­ci­na per­dió 38.000 li­tros por­que se con­fia­ron en que la plan­ta ha­bía en­cen­di­do, y re­sul­ta que el mo­tor fa­lló por­que ha­bía es­ta­do mu­cho tiem­po pren­di­do du­ran­te el apa­gón pa­sa­do y se les da­ñó”.

La si­tua­ción tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio, des­ta­ca Án­gel Rin­cón, di­rec­ti­vo de la Fe­de­ra­ción de Ga­na­de­ros de Ve­ne­zue­la. “Es muy du­ro, no­so­tros no po­de­mos aguan­tar es­to por mu­cho tiem­po, por múl­ti­ples ra­zo­nes. Pri­me­ro las fa­llas eléc­tri­cas, la fal­ta de efec­ti­vo pa­ra pa­gar­les a los tra­ba­ja­do­res, la in­se­gu­ri­dad; en fin, an­tes era por un tiem­po, aho­ra es el caos per­ma­nen­te. Es­ta­mos lle­gan­do al pun­to de no re­torno y, aun­que siem­pre he si­do muy op­ti­mis­ta, ya pre­ve­mos un co­lap­so por­que no aguan­ta­mos; el que no ven­da su fin­ca ten­drá que de­jar­la bo­ta­da”.

La pro­duc­ción de car­ne no es­ca­pa de esa si­tua­ción. Los ga­na­de­ros se abs­tie­nen de be­ne­fi­ciar un ani­mal pa­ra evi­tar que se les pu­dra en las ca­vas. Jo­sé Ocan­do, de 73 años de edad, di­jo fren­te a una en­ti­dad ban­ca­ria –don­de aca­ba­ban de ne­gar­le el pa­go de su nó­mi­na en efec­ti­vo– que es­ta se­ma­na su ve­cino de fin­ca sa­cri­fi­có 8 re­ses, que equi­va­len a 4 to­ne­la­das de car­ne, pe­ro se pu­drie­ron por la fal­ta de frío des­pués de 12 ho­ras sin ser­vi­cio eléc­tri­co.

Sin efec­ti­vo no hay

pro­duc­ción. La fal­ta del pa­pel mo­ne­da en las po­cas ca­lles de Vi­lla del Ro­sa­rio agra­va el caos que vi­ve to­do ga­na­de­ro de la re­gión.

His­tó­ri­ca­men­te los tra­ba­ja­do­res del cam­po –jor­na­le­ros, or­de­ña­do­res, co­ci­ne­ras y en­car­ga­dos de fin­cas– han co­bra­do su sa­la­rio en efec­ti­vo de­bi­do

a que en esas zo­nas la com­pra y ven­ta de ali­men­tos y otros pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad es al con­ta­do.

Sin em­bar­go, des­de la en­tra­da en vi­gen­cia del nue­vo cono mo­ne­ta­rio, en agos­to, con­se­guir efec­ti­vo en las en­ti­da­des ban­ca­rias pa­ra pa­gar la nó­mi­na de los em­plea­dos es sim­ple­men­te im­po­si­ble.

Már­quez se­ña­la que el pro­ble­ma es más gra­ve de lo que pa­re­ce. “Si no te­ne­mos elec­tri­ci­dad pa­ra el pun­to de ven­ta, mu­cho me­nos pa­ra trans­fe­ren­cias. El per­so­nal obre­ro siem­pre se ma­ne­jó con efec­ti­vo y ha ga­na­do his­tó­ri­ca­men­te más que el de la ciu­dad. An­tes del au­men­to ga­na­ban 5 mi­llo­nes de bo­lí­va­res, más las 3 co­mi­das que se da­ban en la fin­ca. Aho­ra su jor­na­da se­ma­nal de­be ser can­ce­la­da de la mis­ma ma­ne­ra, pe­ro de dón­de va­mos a sa­car 45 mi­llo­nes de los vie­jos si los ban­cos so­lo dan 10 bo­lí­va­res so­be­ra­nos se­ma­na­les”.

La ma­yo­ría de los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios con­fie­san que han sub­sis­ti­do com­pran­do efec­ti­vo en el mer­ca­do a los buho­ne­ros pa­ra po­der cum­plir con sus em­plea­dos, pe­ro eso se ha vuel­to in­sos­te­ni­ble por­que quien ma­ne­ja efec­ti­vo lo ven­de con dos por­cen­ta­jes: si al­guien desea com­prar­lo con el cono mo­ne­ta­rio nue­vo, le cos­ta­rá 700% más, mien­tras que si pre­fie­re el cono an­te­rior le cos­ta­rá 500%. Ade­más, si desea pa­gar al­gún pro­duc­to o ser­vi­cio por trans­fe­ren­cia de­be­rá can­ce­lar 1.000%.

La ma­yor preo­cu­pa­ción re­cae nue­va­men­te en el sec­tor pro­duc­tor, pues si no se cuen­ta con qué pa­gar­les a los tra­ba­ja­do­res –se cal­cu­la que hay 10.800 obre­ros en la­bo­res en las fin­cas–, la ma­yo­ría aban­do­na­rá sus pues­tos.

“Los obre­ros so­lo quie­ren re­ci­bir efec­ti­vo por­que es­ta­mos en una zo­na ru­ral. Cuan­do no hay luz –o sea, 10 ho­ras al día– no lle­ga In­ter­net ni se­ñal del ce­lu­lar, no hay pun­to, en­ton­ces los ne­go­cios en es­ta zo­na to­do lo ma­ne­jan con efec­ti­vo. Al no te­ner­lo, la gen­te no pue­de com­prar sus co­sas. Los pro­duc­to­res del cam­po nun­ca nos he­mos ne­ga­do a pa­gar; más bien con­si­de­ra­mos que aho­ra el suel­do es jus­to, pe­ro se nos ha he­cho im­po­si­ble. Los obre­ros, sim­ple­men­te, han to­ma­do la de­ci­sión de ir­se de las fin­cas por­que no es­tán ban­ca­ri­za­dos. Si es­to no se so­lu­cio­na an­tes de fin de mes, pu­dié­ra­mos per­der la mi­tad del per­so­nal; es­ta­ría­mos ha­blan­do de más de 4.000 per­so­nas que de­ja­rían sus em­pleos”.

Esa si­tua­ción ha­ría que los ga­na­de­ros re­cor­ten la pro­duc­ción aún más por fal­ta de mano de obra. Tam­bién se ve­ría afec­ta­da la pro­duc­ción de car­ne.

“De ver­dad se­ría la­men­ta­ble. En es­te mu­ni­ci­pio se pro­du­cen al­re­de­dor de 300.000 li­tros de le­che al día. Aho­ra, por el pro­ble­ma eléc­tri­co y por la es­ta­ción del año, ba­jó la pro­duc­ción en 157.000 li­tros du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na, pe­ro en oc­tu­bre vol­ve­rá a in­cre­men­tar­se por­que van a pa­rir los ani­ma­les. To­do es­to se per­de­ría por­que có­mo ha­ce­mos si no te­ne­mos obre­ros pa­ra or­de­ñar y pa­ra ha­cer las la­bo­res del cam­po. Con el pro­ble­ma de la ga­so­li­na no te­ne­mos trac­to­res y nos es­ta­mos ayu­dan­do de ma­ne­ra ma­nual, pe­ro aho­ra se­rá mu­cho más di­fí­cil”, ad­vir­tió Már­quez.

Ocan­do di­ce que lle­va to­da una vi­da en esas tie­rras, pe­ro pa­ra él es un he­cho iné­di­to la si­tua­ción. “Si va­mos tem­prano pa­ra el ban­co, no hay luz, no hay lí­nea, no hay efec­ti­vo; cual­quier ex­cu­sa es bue­na. No sé có­mo voy a ha­cer pa­ra pa­gar­les es­te fin de se­ma­na a los tra­ba­ja­do­res. Ten­go tres días con do­lor de ca­be­za de tan­to pen­sar. En mi fin­ca la pro­duc­ción irá a ba­jar por­que se­gu­ro se me van los obre­ros. Es­ta­mos pa­san­do al­go que nun­ca en mi vi­da, ni cuan­do em­pe­cé con ha­cha, ma­che­te y ga­ra­ba­to ha­bía ocu­rri­do. Pien­so en el fu­tu­ro de mis nie­tos y lo veo negro, no sé qué ira a pa­sar; pe­ro lo más se­gu­ro es que se aca­be, por­que es­to no lo aguan­ta na­die”.

De los 50 obre­ros con los que con­ta­ba Ocan­do, le que­dan 3, y lo úni­co que pue­de ha­cer es po­ner los be­ce­rros a ma­mar de sus ma­dres pa­ra evi­tar que se le pier­da ma­yor can­ti­dad de le­che y pre­ve­nir la mas­ti­tis en las va­cas, una me­di­da con la que in­ten­ta so­bre­vi­vir un día más.

» Vi­vi­mos alar­ma­dos y pi­dién­do­le a Dios

que nos cui­de por­que no es fá­cil es­tar pa­san­do por aquí, no te­ne­mos ga­ran­tía de na­da”

Dios­vis Mar­tí­nez

Vi­ce pre­si­den­te de Uga­vi

» No so­lo se pier­de la le­che, sino tam­bién la co­mi­da que está en la ne­ve­ra de los obre­ros. Las plan­tas pas­teu­ri­za­do­ras y que­se­ras no tie­nen có­mo ope­rar en ca­so de que no ha­ya elec­tri­ci­dad por­que no pue­den pro­ce­sar”

Omar Már­quez Pre­si­den­te de Uga­vi

CRÓNICA.UNO / AR­CHI­VO

Las fa­llas eléc­tri­cas oca­sio­nan se­ve­ras di­fi­cul­ta­des pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de la le­che, lo que afec­ta to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.