Pa­ca­rai­ma un pre­ca­rio re­fu­gio pa­ra los ve­ne­zo­la­nos

En un cen­so rea­li­za­do en di­ciem­bre de 2017 en el mu­ni­ci­pio bra­si­le­ño ha­bía 10.443 ha­bi­tan­tes pe­ro en la ac­tua­li­dad po­drían ser 4.000 per­so­nas más

El Nacional - - MUNDO - PABLEYSA OS­TOS »Pa­ca­rai­ma, Bra­sil

¡Are­pa, are­pa! ¡Em­pa­na­da, ca­fé, ci­ga­rros!, se es­cu­cha re­pe­ti­das ve­ces en la ca­lle prin­ci­pal de Pa­ca­rai­ma; mu­ni­ci­pio bra­si­le­ño ubi­ca­do al no­res­te del es­ta­do de Ro­rai­ma, en la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la. A sim­ple vis­ta son per­so­nas dis­tin­tas, pe­ro con al­go en co­mún: “Sa­li­mos de Ve­ne­zue­la por la cri­sis del país. En bus­ca de una me­nor ca­li­dad de vi­da”.

Se ga­nan la vi­da ven­dien­do co­sas en la ca­lle, otros ha­cien­do ma­gia, ma­la­ba­res y al­gu­nos han op­ta­do por tra­ba­jar en los ne­go­cios que hay en el lu­gar. El ob­je­ti­vo: ha­cer al­go de di­ne­ro pa­ra en­viar­le a sus fa­mi­lias en Ve­ne­zue­la.

“Du­ran­te 15 años tra­ba­jé en Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la, pe­ro la si­tua­ción se hi­zo ca­da vez más y más apretada, y no tu­vi­mos más op­ción que re­nun­ciar y emi­grar. Yo me vi­ne des­de Su­cre, con mi es­po­so y mis hi­jos”, co­men­ta una mu­jer que tan so­lo te­nía 4 días de ha­ber em­pe­za­do a tra­ba­jar en un co­mer­cio de Pa­ca­rai­ma, en Bra­sil.

Al­gu­nos tra­ba­ja­do­res ve­ne­zo­la­nos co­men­ta­ron que el suel­do mí­ni­mo es de 1.200 reais (lo que equi­va­le a cer­ca de 4.560 bo­lí­va­res so­be­ra­nos), pe­ro ter­mi­nan co­bran­do ca­si 400 reais (BsS 1.520) si no tie­nen la do­cu­men­ta­ción co­rres­pon­dien­te, es de­cir, per­mi­so de tra­ba­jo.

Ha­ce un mes se vi­vie­ron ho­ras de ten­sión en las ca­lles de Pa­ca­rai­ma, cuan­do un gru­po de bra­si­le­ños des­tru­ye­ron los cam­pa­men­tos im­pro­vi­sa­dos de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos tras la agre­sión a un co­mer­cian­te de la lo­ca­li­dad du­ran­te un ro­bo.

“Eso fue muy feo, nos to­có co­rrer. Mu­chos per­di­mos las per­te­nen­cias que te­nía­mos. No ne­ga­mos que ha­ya ve­ne­zo­la­nos de­lin­quien­do, pe­ro las­ti­mo­sa­men­te nos juz­gan a to­dos por igual”, co­men­tó Ma­ría Quiroz. Los ve­ne­zo­la­nos se­ña­la­ron que vi­vie­ron mo­men­tos ten­sos y aún te­men que un he­cho así se re­pi­ta.

Xe­no­fo­bia. En una de esas ca­lles de Pa­ca­rai­ma tra­ba­jan dos ado­les­cen­tes de 16 y 14 años de edad; son her­ma­nas y se vi­nie­ron des­de Cu­ma­ná, en el es­ta­do Su­cre, con su ma­má, que tra­ba­ja en un res­tau­ran­te del lu­gar. Ella co­bra 400 reais men­sua­les y se­ña­la que pa­ra ob­te­ner el suel­do que de­be­ría co­rres­pon­der­le de­be ir has­ta Boa Vis­ta –a dos ho­ras y

me­dia– pa­ra sa­car el per­mi­so la­bo­ral, “y eso es per­der prác­ti­ca­men­te un día de tra­ba­jo”, co­men­tó Ye­li­mar Ren­gel.

Se­ña­ló que ella te­nía un ne­go­cio en Cu­ma­ná y su es­po­so tra­ba­ja­ba en el abas­to Bi­cen­te­na­rio. “Yo tu­ve que ce­rrar mi ne­go­cio de­bi­do a que con­se­guir los ali­men­tos se hi­zo ca­da vez más di­fí­cil y a mi es­po­so lo li­qui­da­ron, así que nos vi­mos en la ne­ce­si­dad de emi­grar”, aña­dió la mu­jer de 37

años. Ella y sus dos hi­jas re­si­den en una vi­vien­da hu­mil­de que al­qui­la­ron a las afue­ras de Pa­ca­rai­ma; mien­tras ca­mi­na­ban a su ca­sa tras su jor­na­da la­bo­ral –las ado­les­cen­tes ven­den are­pas a 2 reais ca­da una–, dos mu­je­res les gri­ta­ban: “Eles não são bra­si­lei­ros” –“ellas no son bra­si­le­ñas”–. Las jó­ve­nes ad­mi­tie­ron que no es la pri­me­ra vez que les gri­ta­ban co­sas así, o eran se­ña­la­das co­mo “ve­ne­cas”.

Mien­tras el equi­po re­por­te­ril de El Na­cio­nal es­tu­vo en la zo­na fron­te­ri­za, un ve­ne­zo­lano fue de­te­ni­do por la po­li­cía bra­si­le­ña tras ro­bar dos co­mer­cios. Un hom­bre co­men­ta­ba al­go mo­les­to: “Co­mo é ve­ne­zue­lano a po­lí­cia cui­da dis­so pa­ra que não o lin­chem. Cer­ta­men­te, se fos­se bra­si­lei­ro, a ques­tão se­ría di­fe­ren­te”, es de­cir, “co­mo es ve­ne­zo­lano la po­li­cía lo cui­da pa­ra que no lo lin­chen. De se­gu­ro si fue­ra bra­si­le­ño la cues­tión se­ría dis­tin­ta”.

Cons­tan­te­men­te las au­to­ri­da­des pa­tru­llan las ca­lles de Pa­ca­rai­ma, a fin de evi­tar al­gún he­cho de vio­len­cia. En un cen­so rea­li­za­do en di­ciem­bre de 2017 en Pa­ca­rai­ma ha­bía 10.443 ha­bi­tan­tes, pe­ro fuen­tes li­ga­das a la pre­fec­tu­ra ase­gu­ran que ac­tual­men­te la ci­fra as­cen­dió has­ta en 4.000 per­so­nas más.

Ayu­da. Je­sús Boa­di­lla es el pá­rro­co de Pa­ca­rai­ma, el pri- mer pue­blo de Bra­sil lle­gan­do des­de Ve­ne­zue­la, y des­de las 5:00 has­ta las 7:00 am lle­va a ca­bo al­go de­no­mi­na­do el Ca­fé Fra­terno.

En la ac­ti­vi­dad en­tre­gan pan y ca­fé a los más de 500 ve­ne­zo­la­nos que día tras día van has­ta el lu­gar. “An­tes de los he­chos de vio­len­cia que se re­gis­tra­ron el mes pa­sa­do, en­tre­gá­ba­mos unos 1.600 de­sa­yu­nos, des­pués de eso ha ba­ja­do a 1.200. Va­rios ve­ne­zo­la­nos se fue­ron de Pa­ca­rai­ma por mie­do a que se re­pi­ta al­go co­mo eso”.

Boa­di­lla tam­bién se­ña­ló que dia­ria­men­te atien­den a cer­ca de 200 niños in­dí­ge­nas wa­raos, a los cua­les les im­par­ten ma­te­rias co­mo Ma­te­má­ti­ca y Cas­te­llano, en­tre otras. A pe­sar de su la­bor, el pa­dre Je­sús no es una fi­gu­ra que­ri­da por to­dos; es­pe­cial­men­te en­tre mu­chos bra­si­le­ños de Pa­ca­rai­ma: “Me re­cla­man la ayu­da que le doy a los ve­ne­zo­la­nos”.

El sa­cer­do­te se­ña­ló que mu­chos de los ve­ne­zo­la­nos que ha vis­to pa­sar por su igle­sia lle­gan “con una mano ade­lan­te y otra atrás”, pe­ro ad­mi­ra “la es­pe­ran­za con la que em­pren­den es­tos via­jes. Tie­nen mu­cha es­pe­ran­za”.

La Gobernación del es­ta­do Bo­lí­var in­for­mó que en las úl­ti­mas se­ma­nas más de 2.000 ve­ne­zo­la­nos han cru­za­do en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des la fron­te­ra de la en­ti­dad des­de el es­ta­do bra­si­le­ro de Ro­rai­ma.

“El pa­sa­do fin de se­ma­na, el go­ber­na­dor del es­ta­do Bo­lí­var jun­to a la Fuer­za Ar­ma­da Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na re­ci­bió y brin­dó aten­ción a 63 con­na­cio­na­les re­pa­tria­dos de la ciu­dad bra­si­le­ña de Boa Vis­ta de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria –26 hom­bres, 18 mu­je­res y 17 niños–”, se­ña­la­ron.

Pe­ro en las ca­lles de Pa­ca­rai­ma si­gue ha­bien­do mu­chos ve­ne­zo­la­nos, en­tre ellos una mu­jer que se mu­dó des­de Puer­to La Cruz, con su es­po­so, hi­ja y nie­to: “¿Có­mo nos re­gre­sa­mos a Ve­ne­zue­la sin na­da? Te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do; acá al me­nos con­se­gui­mos pa­ra co­mer, pe­ro allá ni pa­ra eso te­nía­mos”.

PABLEYSA OS­TOS

Los ve­ne­zo­la­nos desem­pe­ñan di­fe­ren­tes ofi­cios pa­ra ga­nar­se la vi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.