La de­lin­cuen­cia cre­ce más rá­pi­do que Po­li­za­mo­ra en sec­to­res de Gua­ti­re

El Nacional - - SUCESOS - ROSIBEL CRIS­TI­NA GON­ZÁ­LEZ »rc­gon­za­lez@el-na­cio­nal.com

Gua­ti­re, ca­pi­tal del mu­ni­ci­pio Za­mo­ra, de­jó de ser un pue­blo pe­que­ño pa­ra con­ver­tir­se en el re­fu­gio de de­lin­cuen­tes cu­ya ac­ti­vi­dad cri­mi­nal ha va­ria­do en los úl­ti­mos cin­co años, afir­man fuen­tes po­li­cia­les, de­bi­do a los asen­ta­mien­tos de fa­mi­lias in­va­so­ras de te­rre­nos bal­díos si­tua­dos en el sur de es­ta lo­ca­li­dad mi­ran­di­na con 370.000 ha­bi­tan­tes.

Es­ta ciu­dad dor­mi­to­rio cuen­ta apenas con 300 fun­cio­na­rios de Po­li­za­mo­ra, pe­ro cal­cu­lan que se re­quie­ren al me­nos 2.000 hom­bres más pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia que azo­ta ese sec­tor y que po­dría re­ba­sar el nú­me­ro de agen­tes.

Mien­tras del or­ga­nis­mo po­li­cial es­pe­ran au­men­tar su con­tin­gen­te con el re­clu­ta­mien­to de 1.000 as­pi­ran­tes que cur­san es­tu­dios en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ex­pe­ri­men­tal de la Se­gu­ri­dad, y de otros 300 que co­men­za­rían a en­tre­nar­se en enero del año en­tran­te “si se ade­cuan es­pa­cios en es­ta lo­ca­li­dad mi­ran­di­na pa­ra su for­ma­ción”, la in­se­gu­ri­dad que vi­ven los ha­bi­tan­tes de esa ciu­dad se in­cre­men­ta.

An­te es­ta si­tua­ción, el cuer­po po­li­cial re­qui­rió el apo­yo de otros com­po­nen­tes de se­gu­ri­dad, co­mo la Fuer­za de Ac­cio­nes Es­pe­cia­les de la Po­li­cía Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na y la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na, re­ve­ló una fuen­te de Po­li­za­mo­ra. “Cuan­do exis­ten si­tua­cio­nes de ma­yor ries­go co­mo un se­cues­tro o si­tua­ción de rehe­nes, nos ve­mos en la obli­ga­ción de lla­mar a la Di­vi­sión Ge­ne­ral de Con­train­te­li­gen­cia Mi­li­tar y has­ta al Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal”, di­jo.

In­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res rea­li­za­das por el or­ga­nis­mo de­ter­mi­na­ron que el ín­di­ce de cri­mi­na­li­dad en Gua­ti­re su­peró 90% en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do da­do la lle­ga­da de hom­bres pro­ve­nien­tes del eje de Bar­lo­ven­to, prin­ci­pal­men­te de los mu­ni­ci­pios Ace­ve­do, Brión y Bu­roz, que mi­gra­ron del sec­tor co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca que obli­gó al cie­rre de in­dus­trias y fá­bri­cas de esas zo­nas.

Los gru­pos de de­lin­cuen­tes ya es­ta­ble­ci­dos en las pa­rro­quias Gua­ti­re y Bo­lí­var, am­bas per­te­ne­cien­tes al mu­ni­ci­pio Za­mo­ra, te­nían un com­por­ta­mien­to me­nos agre­si­vo, ex­pli­có el fun­cio­na­rio, quien ade­más di­jo que “eran mu­cha­chos

Se re­quie­ren más de 2.000 hom­bres pa­ra for­ta­le­cer el pie de fuer­za del or­ga­nis­mo po­li­cial y, a la es­pe­ra de que es­to ocu­rra, otros com­po­nen­tes de se­gu­ri­dad ha­cen fren­te a quie­nes co­me­ten de­li­tos co­mu­nes y or­ga­ni­za­dos en una ciu­dad mi­ran­di­na que de­jó de ser una pro­vin­cia

“Cuan­do exis­ten si­tua­cio­nes de ma­yor ries­go co­mo un se­cues­tro o si­tua­ción de rehe­nes, nos ve­mos en la obli­ga­ción de lla­mar a la Di­ge­cim y has­ta al Se­bin”

Fuen­te po­li­cial

que hur­ta­ban sin ar­mas y no he­rían a las víc­ti­mas. No te­nían li­de­raz­go fuer­te y no eran or­ga­ni­za­dos en cuan­to al cri­men. Pe­ro es­te año la in­ci­den­cia de de­li­tos tie­ne otras ca­rac­te­rís­ti­cas: son de­li­tos más pla­ni­fi­ca­dos, más agre­si­vos y las tác­ti­cas son de quie­nes vi­nie­ron de Bar­lo­ven­to, hom­bres que qui­sie­ron es­tar más cer­ca de la ur­be por­que el apa­ra­to pro­duc­ti­vo de su re­gión ha­bía mer­ma­do”, di­jo.

La mar­ca. Ac­tual­men­te exis­ten cua­tro ban­das asen­ta­das en el sur de Gua­ti­re. “Aun­que no tie­nen nom­bre que las de­fi­na, se ha de­tec­ta­do que sus in­te­gran­tes po­seen una es­tre­lla ta­tua­da a la al­tu­ra del cue­llo y en el la­do iz­quier­do. Quie­ren ha­cer­se no­tar, quie­ren ser re­co­no­ci­dos. Es una cul­tu­ra que habla de las ban­das me­xi­ca­nas; por tan­to, es una cul­tu­ra co­pia­da”, di­jo la fuen­te.

Pa­ra la co­lo­ni­za­ción de gru­pos pro­ve­nien­tes de Bar­lo­ven­to ha­cia otras lo­ca­li­da­des, de­ben res­pe­tar­se al­gu­nos có­di­gos de co­mu­ni­ca­ción que, de ser apro­ba­dos, dan pa­so al re­ci­bi­mien­to del mi­gran­te.

A tra­vés de gru­pos deWhat­sapp, es­tos nue­vos ocu­pan­tes de­ben coor­di­nar los per­mi­sos de ins­ta­la­ción con los po­bla­do­res ori­gi­na­rios. Son co­mu­ni­ca­cio­nes que pa­san por va­rios fil­tros has­ta en­viar la res­pues­ta de­fi­ni­ti­va que cul­mi­na ca­si siem­pre con la

acep­ta­ción del fo­rá­neo, co­mo sue­len lla­mar­los en el ar­got del de­lin­cuen­te.

“No se han re­se­ña­do lu­cha de poderes en­tre los miem­bros de ban­da, lo que sí he­mos de­ter­mi­na­do es que el plan pa­ra los nue­vos de­li­tos pro­vie­nen de los hom­bres de Bar­lo­ven­to, que son los au­to­res in­te­lec­tua­les”, di­jo el fun­cio­na­rio.

Aun­que los de­lin­cuen­tes de Bar­lo­ven­to ha­yan mi­gra­do a Gua­ti­re, el lu­gar de pro­ce­den­cia si­gue sien­do el fo­co pa­ra ac­ti­vi­da­des co­mo el se­cues­tro, el si­ca­ria­to o la muer­te por ven­gan­za, ca­sos re­se­ña­dos en la pren­sa re­gio­nal.

El pa­sa­do 18 de agos­to, Fro­ye­mar Vi­lla­lo­bos, de 25 años de edad, Ru­bén Mar­tí­nez y Randy Cas­tro, de 27 años de edad, fue­ron se­cues­tra­dos en Bar­lo­ven­to cuan­do re­gre­sa­ban de un via­je a Puer­to La Cruz. Los cap­to­res les so­li­ci­ta­ron al­tas su­mas de di­ne­ro en dó­la­res y eu­ros a sus pa­rien­tes, a cam­bio de pre­ser­var sus vi­das. Fue­ron li­be­ra­dos 14 días des­pués en Pa­pa­ro.

En abril de es­te año, Al­do Jo­sé Méndez, de 32 años de edad, resultó muer­to lue­go de re­ci­bir va­rios im­pac­tos de ba­la. El hom­bre era agri­cul­tor y via­ja­ba en una ca­mio­ne­ta de trans­por­te pú­bli­co. Va­rios de­lin­cuen­tes que iban a bor­do lo obli­ga­ron a ba­jar y le dis­pa­ra­ron. La víc­ti­ma ve­nía de vi­si­tar a su es­po­sa y cua­tro hi­jos re­si­den­cia­dos en el sec­tor Ca­ño Negro, en Ta­pi­pa, mu­ni­ci­pio Ace­ve­do, es­ta­do Mi­ran­da, y se di­ri­gía a su re­si­den­cia en una fin­ca ubi­ca­da en el asen­ta­mien­to La Ma­ro­ma, en la re­gión bar­lo­ven­te­ña. Cuer­pos po­li­cia­les ma­ne­ja­ron la ven­gan­za, co­mo mó­vil del he­cho.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.